×
Publicidad

¿En qué semana se comienza a sentir al bebé?

¿En qué semana se comienza a sentir al bebé?

Sentir al bebé es una experiencia mágica, una de las más hermosas del embarazo que, además, ayuda a hacer del embarazo algo más real ya que, al notar cómo se mueve, somos más conscientes de que realmente dentro hay una personita creciendo y desarrollándose. ¿A partir de qué semana es posible notar al bebé moverse?

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

¿Cuándo empieza a moverse el feto?

El feto comienza a moverse en torno a la semana 9 de embarazo ya que, para este momento, el cerebro está completamente creado y las neuronas empiezan a dividirse formando el sistema nervioso. Esto permite que el pequeño empiece a mover brazos y piernas.

Poco después empezará a moverse por el útero, aunque no será hasta la semana 20, aproximadamente, cuando tú puedas notar estos movimientos. No obstante, hay mujeres que lo sienten en torno a la semana 18 y, las secundíparas, que ya saben lo que tienen que notar, pueden hacerlo incluso en la semana 15 o 16 de la gestación.

En estas primeras semanas el movimiento es muy tenue, por eso puede pasar desapercibido o confundirlo con movimientos del aparato digestivo o gases. Las mamás lo definen como un aleteo de mariposas o una especie de cosquillas. Estos primeros movimientos no pueden notarse desde fuera, por lo que el papá no podrá sentirlo todavía.

A partir de la semana 20 el feto, totalmente formado, comienza a engordar y crecer. Así, si en esta semana pesa en torno a 350 gramos, 7 semanas después ya pesa casi un kilo. Por eso a partir de la semana 20 sus movimientos se hacen mucho más notorios e incluso molestos ya que puede patear tus costillas y dejarte sin aire o presionar tu vejiga. Aun así, seguro que no te importa ya que estas patadas y manotazos confirman que está perfecto y se encuentra bien.

Y es que los bebés tienen un gran repertorio de movimientos dentro del útero. Mueven brazos y piernas, bostezan, tienen hipo… Este último se nota como una serie de movimientos rítmicos, más repetitivos y constantes. La primera vez quizá te sorprenda pero pronto aprenderás a reconocer cuándo tiene un ataque de hipo. Y verás que suelen tener muchos ya que dentro del útero tragan el líquido amniótico, en preparación para cuando tengan que comer fuera del útero.

Esto hace que entre la semana 20 y la 35 sus movimientos sean muy fuertes y frecuentes, tanto, que a veces pueden notarse a simple vista, sin necesidad de poner la mano en el vientre. Es posible ver cómo su brazo o su pierna sobresalen durante unos segundos a través de la piel en uno de sus múltiples movimientos. ¡No lo dudes y grábalo! Es un recuerdo precioso.

Y a partir de la semana 35 sus movimientos se vuelven más lentos y se notan menos ya que comienza a quedarse sin espacio dentro del útero, lo que hace que en estas últimas semanas de embarazo, generalmente, se noten con menos vigor sus patadas. Eso no significa que no se mueva, sino que se nota menos ya que apenas tiene sitio para desplazarse o mover brazos y piernas.

A pesar de ello, los movimientos fetales son un indicativo fundamental del bienestar del bebé, por eso debes tener en cuenta, sin obsesionarte, si hay algún cambio importante en ellos y dejas de notarle. Los médicos indican que, si no notas ningún movimiento en 24 horas, debes acudir de inmediato a Urgencias. Pero no debes alarmarte si llevas un par de horas sin sentirle, es posible que esté dormido o que se haya movido y tú no lo hayas notado porque estabas haciendo algo y no te has dado cuenta. Y es que llega un momento que los movimientos del feto forman parte de nosotras, por lo que es habitual que alguno se te pase.

¿Cómo puedo hacer que mi bebé se mueva?

Bebe un vaso de agua con azúcar, una bebida azucarada o come algo, después túmbate sobre el lado izquierdo. Con esa postura llegan antes los nutrientes y, en cuanto nota la glucosa, se moverá. No te desesperes, no es algo momentáneo. Deberás permanecer quieta un buen rato para notar los movimientos del bebé.

- Siéntate tranquila en la cama o en el sofá y con la mano date suaves golpes en al abdomen mientras le hablas o le cantas. Habrá un momento en el que reconozcas dónde están los pies, la cabeza o la espalda del bebé.

- Pon música cerca del abdomen. Hazlo con un volumen adecuado, no pongas la música demasiado alta ya que puedes llegar a incomodarlo. Da igual el tipo de música que sea, escoge una que te agrade. Al probar en diferentes ocasiones este truco podrás observar como con un tipo de música se mueve más que con otra.

- Lo mejor es que te mantengas quieta, tranquila y sentada. Si te mantienes agitada, de pie y caminando es mucho más difícil notar los movimientos. Puede que el bebé se esté moviendo y no lo notes debido a tu propio movimiento.

Antes de correr al hospital, haz una prueba. Come algo dulce y túmbate tranquila en el sofá o al cama apoyada sobre el lado izquierdo. Así le llegará rápidamente la glucosa al bebé y hará que se mueva. Espera al menos una hora así por si acaso está muy dormido y le cuesta empezar a moverse. Si pasa el tiempo y sigues sin notarle, no pierdes nada por ir al médico por si acaso.

Si aún así no notas ningún movimiento en 24 horas, los médicos aconsejan acudir a Urgencias. Espera pacientemente, los bebés también duermen dentro del vientre materno. Seguramente se mueva cuando menos te lo esperas.

Piensa que al final del embarazo el bebé tiene menos sitio, por lo que tiene menor libertad de movimiento. Además, si está próxima la fecha del parto, puede que tu bebé esté ya encajado, lo que dificulta aún más su movimiento.

Es normal que te preocupes, pero mantenerte tranquila es esencial a la hora de detectar los movimientos fetales.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 17-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.