Embarazo con la beta baja

Embarazo con la beta baja
comparte

La beta es la determinación en sangre de los niveles de una hormona llamada beta-hCG, que produce el embrión y que pasa a la madre a través de la placenta. Es la primera señal que envía el embrión y que se puede medir como prueba de su implantación. Es decir, es la prueba que se realiza para saber si se ha producido un embarazo.

Esta prueba permite confirmar el embarazo muy pronto: a los 11-13 días contando desde que se produce la punción ovárica en el caso de Fecundación In Vitro o desde que se produce la ovulación en los casos de embarazos naturales.

Aunque cuando hablamos de prueba beta-hCG siempre pensamos en una analítica de sangre, hay otra forma muy común de medirla, mediante los test de embarazo por orina. Lo único a tener en cuenta es que estos son mucho menos precisos al necesitar más cantidad de hormona para detectarla, por lo que es posible que al realizar un test de embarazo el resultado salga negativo simplemente porque el nivel de hormona es tan bajo que no lo detecta (es decir, un falso negativo).

En general, un valor de beta por debajo de 50 mUI/ml puede ser puede ser considerado bajo, pero este porcentaje no es una máxima inquebrantable. Algunos laboratorios establecen que un resultado de beta-hCG es positivo a partir de valores superiores a 5 mUI/ml, otros consideran que es positivo a partir de 50 mUI/ml, por lo que es importante verificar los valores de referencia del laboratorio que analice el test de embarazo.

Otra variable que influye en que la beta sea baja o no es el día en el que se haya realizado el análisis, ya que si se hace en un momento incorrecto el test puede arrojar valores bajos, o incluso dar negativo. Por este motivo se recomienda hacer la prueba un par de días más tarde para evitar dudas con el resultado.

Los expertos recomiendan que se determine la beta-hCG a partir de los 14 días de la fecundación. Por ejemplo, si hubiéramos señalado que el día de la fecundación era el 1 de enero, el test deberíamos realizarlo a partir del día 15 de ese mes. El problema radica, muchas veces, en determinar el día de la fecundación. Para conseguirlo tenemos que fijarnos en cómo se ha conseguido ese embarazo: de forma natural, por inseminación artificial, por fecundación in vitro o por transferencia de embriones congelados.

- Embarazo natural. Si los ciclos son regulares (28 días), la fecundación se habrá producido 14 días antes del día previsto para que empiece la regla. Si llega esa fecha y no aparece la regla, es mejor esperar un par de días antes de realizar el test de embarazo.

- Embarazo por Inseminación Artificial. En este caso el cálculo es mucho más sencillo ya que la fecundación se produce el mismo día que se realiza la inseminación.

Emprende y crea una comunidad de consumo con ¡La Colmena Que Dice Sí!

Emprende y crea una comunidad de consumo con ¡La Colmena Que Dice Sí!

Si te gusta comer bien, apoyar a los productores locales y quieres ganar un ingreso extra, ¡ahora puedes abrir una Colmena en tu barrio con ¡La Colmena Que Dice Sí!! Una Colmena es una comunidad de consumidores y productores locales en un barrio o localidad. Cada Colmena está gestionada por un Responsable de Colmena, que es una persona (o personas) que quiera emprender y crear su propio proyecto. ¿Te gustaría ser tú?


- Embarazo por Fecundación in Vitro. La fecundación se produce el mismo día de la extracción de los óvulos.


- Embarazo por transferencia de embriones congelados. Cuando se utiliza esta técnica de reproducción asistida, para saber el día de la fecundación tenemos que determinar en qué día de cultivo se encontraban los embriones. Como normalmente los embriones congelados se transfieren en día 3 o en día 5, el día de la fecundación en estos casos sería el día cero.

¿El embarazo puede evolucionar correctamente a pesar de que el test nos diga que hay un nivel bajo de beta-hCG?

En general, podríamos decir que si un test de embarazo realizado en el día correcto arroja un resultado de beta por debajo de 50 mUI/m puede indicar que la evolución del embarazo está comprometida. En ese caso será necesario que se repita el análisis al día siguiente o a los dos días para ver la evolución. Normalmente los valores suelen duplicarse cada 48 horas y siguen aumentando hasta estabilizarse en la semana 12 de gestación.

Estos resultados bajos en la prueba suelen indicar que ha habido implantación, pero no es evolutiva, es decir, que no se está desarrollando. Es lo que se llama una gestación bioquímica, no confirmada por ecografía. Sin embargo, existen casos en los que ha ocurrido una implantación tardía y el embarazo puede ser perfectamente evolutivo. Como hemos dicho, la única forma de asegurarlo es repetir el análisis y ver cómo evoluciona el valor de la beta-hCG

En caso de endometriosis

En mujeres con endometriosis, el desarrollo del embrión se produce más lentamente, lo que hace que haya menos liberación de beta-hCG.

Beta baja en casos de obesidad

En mujeres embarazadas obesas el nivel de hormona es más bajo, aunque la duplicación se lleva a cabo igual que en el resto, es decir, tiene el mismo desarrollo.

Beta más baja en mujeres fumadoras

Entre otros problemas de infertilidad, el tabaco provoca implantación tardía de los embriones, por lo que los niveles van retrasados respecto a la normalidad.


Fuentes:

- Beta baja y embarazo evolutivo, preguntas y respuestas. Por instituto de reproducción CEFER. https://www.institutocefer.com/blog/beta-baja-embarazo-evolutivo-preguntas-respuestas/

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar