¿En qué semana se debe hacer la prueba de embarazo?

¿En qué semana se debe hacer la prueba de embarazo?
comparte

Hacer la prueba de embarazo es uno de los momentos más importantes y excitantes de todo el proceso de gestación. Pero si no lo hacemos cuando debemos corremos el riesgo de obtener resultados falsos en el test. La beta hCG –hormona Gonadotropina Coriónica –, comúnmente conocida como la hormona del embarazo, se manifiesta más según la mujer, el periodo y, sobre todo, el día que decidamos comprobar si estamos embarazadas o no.

La hormona hCG aparece cuando el embrión se implanta en las paredes del útero. Es decir, cuando el embrión es fecundado, el cigoto (producto de la fecundación del óvulo por el espermatozoide) migra desde las trompas hacia el útero. Esta migración dura de 6 a 12 días. Durante este tiempo, el cigoto se convierte en un embrión y desarrolla el trofoblasto, un grupo de células que darán lugar a la placenta. Es el trofoblasto quien produce la hormona hCG. Esta producción, sin embargo, comienza solamente cuando el embrión se implanta en la pared del útero.

 

Precisamente las pruebas se encargan de detectar si esta hormona está o no en la orina o la sangre de la mujer con posibilidad de embarazo. Esta hormona comienza a ser producida por las células del embrión en los primeros días después de la concepción, por lo que ayuda saber la fecha exacta de la fecundación para saber de cuánto tiempo podríamos estar embarazadas. Aun así, los niveles de hCG no aparecen inmediatamente después de la fecundación y se manifiestan más intensamente después del retraso del periodo, donde las pruebas de embarazo ya pueden identificarlo correctamente.  Durante el primer trimestre de embarazo, esta hormona se hace más patente cada día, por lo que cuanto más esperemos, más fiable será.

No te puedes perder ...

¿Cómo superar la depresión posparto?

¿Cómo superar la depresión posparto?

Este trastorno de la salud mental puede afectar a madres de todo tipo: primerizas, multíparas, que han tenido un embarazo sencillo o que han pasado por un embarazo problemático… Independientemente de la situación de cada caso, se trata de una alteración 100% tratable.

 

Pero a veces es muy difícil esperar y es importante fijar un día para realizar la prueba y que, en caso de estar embarazada, los niveles de la beta hCG estén lo suficientemente altos para que no exista ninguna duda. Como casi todo en estos casos, no se puede generalizar en exceso, pues cada mujer es única y su proceso de gestación también. Por lo que te mostramos los diferentes métodos que existen:

 

Test de farmacia

 

Sin duda el test más popular y accesible para comprobar si estamos embarazadas o no es la prueba ‘casera’ que podemos comprar en farmacias. Se recomienda hacerlo 5 días después del retraso de la regla para que el resultado no dé falsos negativos. Pero si tienes prisa, puedes hacerlo al día siguiente pues ya se empieza a detectar si está o no la hCG.

 

Recomendado sobre todo a las mujeres que son regulares con su ciclo menstrual. Hay infinidad de marcas y lo mejor es que nos fijemos en las características del producto. Procura comprar uno que sea lo más sensible posible: debe ser capaz de detectar una concentración muy baja de hCG, a partir de 20 mIU/ml (miliUnidades Internacionales por mililitro de orina). Dependiendo de cuál selecciones, encontrarás que algunas marcas pueden detectar la hCG con 1 día de retraso menstrual en el 97% de las mujeres embarazadas, pero hay otras cuya sensibilidad es solamente del 54%.

 

La realización de la prueba es muy sencilla, debes proceder como lo harías para un análisis de orina normal, introduciendo el test en la orina y esperando a que aparezca el resultado. Dependiendo del producto que hayas elegido, te mostrarán el resultado de forma digital, mostrarán una o dos rayitas, o un signo “-“ de negativo o “+” de positivo. Es cómodo y práctico, pues puedes realizarlo casi en cualquier lugar y la espera no suele superar los tres minutos. Algunas de estas pruebas ya incluyen el valor cualitativo y te dicen cuánto tiempo tiene el feto. Para ayudar al test a detectar a localizar la hormona es mejor que hagas la prueba con la primera orina del día y sin haber bebido mucho líquido, ya que de esta forma está más concentrada y es más fácil que el resultado sea correcto.

 

Si tu ciclo es completamente irregular este test es menos seguro para ti. Al no llevar un cálculo exacto del ciclo, no puedes calcular qué día te tiene que venir la regla y tienes más posibilidades de que no sepas si se te ha retrasado o no. Por tanto, no puedes saber si estás haciendo la prueba cuando los niveles de la hormona están altos o no. Pero no desesperes: puedes repetir la prueba de farmacia cuando haya pasado una semana de la primera. Después de diez días de retraso las posibilidades de que el test no acierte son prácticamente nulas. Tienen una fiabilidad del 95-97%.

 

Test de sangre

Es muy similar al de la orina, con la diferencia de que mide el fluido analizado, la sensibilidad o límite de detección y permite obtener un valor hormonal determinado. Debe ser un especialista el que determine si el valor –superiores a 10 mUI/ml– corresponde a la gestación o no. En este caso se recomienda repetir la prueba para comprobar que la hormona se duplica cada 48 horas o no, para verificar que el embarazo sigue su curso natural.


La detección en este tipo de pruebas suele ser efectiva antes que la prueba de orina, pero depende muchísimo de cada caso. La mayoría a los dos o cuatro días de la implantación del embrión en el útero, después de la fecundación. Pero no siempre se detecta tan fácil y en muchos casos la hCG solamente se encuentra de 4 a 6 días antes de la fecha en la que nos tiene que bajar la regla. Incluso casos más excepcionales el día anterior, dos días antes, o el mismo día de la fecha esperada para la menstruación. En este último caso las probabilidades de acertar son de un 99%. Si quieres estar completamente segura, puedes repetirlo a los cinco días de haber realizado la primera prueba.

 

Falso negativo


El riesgo que corremos al hacer una prueba de embarazo demasiado pronto es que el test nos diga que no estamos embarazadas cuando sí lo estamos. Los niveles de hCG van en aumento una vez se produce la implantación del embrión en la cavidad uterina hasta el final del primer trimestre.

 

Si sabemos exactamente qué día tuvimos relaciones sexuales o estamos en tratamiento de reproducción asistida, podemos hacer la prueba hasta 15 días después. Si por el contrario es un embarazo natural, lo mejor es que esperes a que te baje la regla, y si se retrasa más de siete días procedas a hacer el test de embarazo. Así las probabilidades de que el resultado sea un falso negativo son casi nulas.


Falso positivo


Que un test de embarazo nos confirme que estamos en proceso de gestación cuando no es verdad es muy poco común. En estos casos es porque la prueba ha detectado la hormona por embarazos anómalos como el ectópico, el anembroniado o el bioquímico. Si es un embarazo por reproducción asistida es más probable que sea porque a la mujer se le inyectan fármacos que contienen esta hormona para desencadenar la ovulación y la prueba los haya detectado. O, en casos más extremos, puede tratarse de un crecimiento anómalo de células cancerígenas, produciendo tumores ováricos. En cualquier caso, lo mejor es que acudas a un especialista.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>