¿Cómo saber si estoy embarazada?

¿Cómo saber si estoy embarazada?
comparte

La prueba del aceite en la orina, la del péndulo, la del cloro, la de la cebada, el test de la rana… A lo largo de la historia han sido muchos y muy curiosos los métodos para conocer si una mujer estaba embarazada

Afortunadamente, en la actualidad, no hace falta recurrir a estos trucos caseros (la mayoría ineficaces, y a veces peligrosos) para confirmar una gestación. Hoy, la mejor forma, y la más sencilla, es con un análisis de sangre o de orina que determine la presencia de la hormona gonadotropina coriónica humana en sangre o en la orina. Esta hormona aumenta rápidamente su concentración en sangre u orina tras la concepción, lo que significa que si los resultados de estos test dan positivo es que han detectado la hormona y por lo tanto hay embarazo.

 

Si bien, la aparición temprana de algunos síntomas típicos de la gravidez pueden hacer sospechar de un embarazo antes de llevar a cabo alguna de estas pruebas.

 

Es el caso de la amenorrea o falta de regla. El retraso de la menstruación es un indicativo clave. Aunque no siempre es determinante, pues esta demora o ausencia puede atender a otros factores distintos del embarazo, como ciclos irregulares, enfermedades, etc.

 

Los demás síntomas pueden aparecer o no. Depende en gran medida de cada mujer y en muchos casos, especialmente si una está pensando en concebir, pueden tratarse de percepciones subjetivas, a veces distorsionadas por el deseo de quedarse embarazada. De igual modo, también una mujer puede estar encinta y no experimentar ningún síntoma.

 

Por ello no dejamos de insistir en que la manera más eficaz de comprobar que existe embarazo es mediante confirmación médica (con una ecografía o un análisis de sangre) o en su defecto a través de un test casero de embarazo, cuya fiabilidad es de entre el 98 y 99%.
 

Otros signos que pueden indicar que estás embarazada son…

 

Hipersensibilidad e inflamación mamaria. Durante las primeras semanas tras la concepción los pechos empiezan ya a cambiar. Aumentarán ligeramente y puedes notarlos más sensibles, e incluso dolorosos, especialmente los pezones que también comenzarán su transformación, para prepararse para la lactancia (se oscurecen, se agrandan y se vuelven más sensibles).

 

Cansancio inusual. Este síntoma es uno de los primeros malestares del embarazo. Se debe principalmente al aumento del nivel de progesterona, que provoca sueño.

 

Leve sangrado vaginal. A veces, la implantación del embrión en el endometrio causa una ligera hemorragia, que se conoce con el nombre de sangrado de implantación. Suele ocurrir alrededor de 10 días después de la implantación, por lo que no es extraño confundirlo con la regla.

 

Molestias en el vientre. Algunas mujeres experimentan, al principio del embarazo, dolores abdominales similares a los de la menstruación.

 

Náuseas, mareos y/o vómitos. Suelen aparecer por la mañana, al levantarse, aunque no siempre se limitan a este momento del día y hay mujeres que las sufren a lo largo de toda la jornada. Se cree que se debe a la acción de las hormonas.

 

Intensificación del sentido del olfato. No se sabe a ciencia cierta la razón por la que, en el embarazo, el olfato está más desarrollado, pero es un hecho que las gestantes perciben los olores de forma más intensa.

 

Aumento de la micción. Las ganas de hacer pis aumentan considerablemente durante el embarazo.

 

Incremento de la temperatura basal. La temperatura corporal basal inicial aumenta levemente durante la ovulación. Si no hay concepción vuelve a descender los días posteriores a los días fértiles. Cuando hay embarazo sin embargo, la temperatura se mantiene estable durante al menos dos semanas después de la ovulación.

 

Alteraciones de humor. Las hormonas también pueden estar detrás de los cambios emocionales que ocurren en las etapas iniciales del embarazo.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×