×
  • Buscar
Publicidad

Alimentación para combatir el cansancio durante el embarazo

Alimentación para combatir el cansancio durante el embarazo

¡Agotada! Esta es una de las palabras que más puede repetir una mujer durante la gestación. En el primer trimestre la acción de las hormonas y los requerimientos adicionales del organismo demandan energía extra ocasionando que los niveles desciendan repentinamente causando una permanente sensación de somnolencia. 

Publicidad

A medida que transcurre el embarazo, el cansancio irá remitiendo, haciendo del segundo trimestre la etapa más vital, si bien, el crecimiento del feto, el aumento de peso, la presión del bebé sobre los órganos, sus necesidades alimenticias, etc.  suelen hacer del cansancio un compañero habitual en las últimas 12 semanas, en ocasiones muy difícil de soportar.

La alimentación durante esta etapa es fundamental para el correcto desarrollo del feto, pero también para ti, especialmente si te notas constantemente fatigada. Seguir unas pautas dietéticas puede ayudarte a sobrellevar el agotamiento de los meses finales:

· El cansancio extremo puede tener su origen en una anemia. Un análisis de sangre te sacará de dudas; consulta a tu médico y consume alimentos ricos en hierro, como la carne, los cereales enriquecidos, las legumbres…

. Si consumes alimentos ricos en hierro de origen vegetal (cereales, legumbres, verduras de hoja verde, etc.) acompáñalos de otros que contengan vitamina C (zumo de naranja, tomate…), así mejorarás la absorción de este mineral, de difícil asimilación cuando no proviene de la carne animal.

No te puedes perder ...

Y tambien:

· Mantente hidratada bebiendo mucho líquido y mejor si es en forma de agua o zumos naturales.

· Añade verduras a todos tus menús. Sé creativa y tómalas de distinta maneras para no aburrirte: crudas, a la parrilla, en zumos, en salsas, ralladas, en forma de ensalada…

· Para mantener los niveles de azúcar en sangre y evitar altibajos de energía haz que los hidratos de carbono formen parte de tu alimentación diaria. Elige los no refinados, como el pan y los cereales integrales, ya que se absorben más lentamente y liberan la glucosa poco a poco. Por esta razón tendrás la sensación de estar llena durante más tiempo.

· Come frutas con índice glucémico bajo o medio, que sacian más y favorecen un nivel equilibrado de azúcar. Elige manzanas, ciruelas, melocotones, cerezas, kiwis, uvas, naranjas, etc. Por el contrario, limita el consumo de plátanos, pasas, sandia, melón…

· Si tu cansancio se debe al insomnio, toma alimentos que contengan triptófano a la hora de la cena, ya que favorece el sueño.

· No abuses de la cafeína. Durante el embarazo se aconseja no pasar de 3 tazas o vasos de café, té o bebida de cola, pues un exceso de esta sustancia puede poner en riesgo el correcto desarrollo del feto. Asimismo, la cafeína deshidrata e inhibe la absorción del hierro, lo que resulta contraproducente para luchar contra el cansancio.

Además de adoptar estas medidas alimenticias, incorpora estos hábitos para que el cansancio no te impida seguir tu jornada:

- Si estás trabajando haz pausas regulares. Si este requiere que estés muchas horas sentada, haz descansos frecuentes para estirar las piernas, moverlas y tomar aire.

- Baja el ritmo dentro de casa. Prioriza, delega o aplaza tareas domésticas.

- Mantente activa realizando ejercicio moderado. Esto puede ayudarte a conciliar el sueño por la noche y tener un mejor descanso. Nadar o caminar son los deportes más recomendables en este caso.

- La dificultad para dormir, propia del final del embarazo, también contribuye a la sensación de cansancio continuo. Asegúrate de dormir lo suficiente tomando medidas para favorecer el sueño. Saca tiempo, no hace falta más de media hora, para hacer alguna siesta durante el día. Intenta irte pronto a dormir o al menos, tómate un momento para relajarte antes de acostarte.

- Escucha a tu cuerpo. Si te pide descanso, descansa.

- Controla los kilos que ganes.


Fecha de actualización: 12-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.