• Buscar
Publicidad

Tu noveno mes de embarazo

Tu noveno mes de embarazo

¡Enhorabuena! Por fin has entrado en la recta final de tu embarazo. En tan sólo 4 semanas tendrás a tu hijo en casa, el momento que tantas veces te has imaginado a lo largo de estos Es el último periodo que te queda para terminar todos los preparativos antes del nacimiento del bebé: créenos, después de dar a luz, no vas a dar abasto. Entre el cuidado del bebé, tu cansancio, las visitas de familiares y amigos…

Publicidad

Indice

 

Cambios en el noveno mes de embarazo

Desde la semana 39ª vas a notar contracciones que se acentúan y se vuelven más regulares, largas e intensas que las que has sentido anteriormente. Si duran unos 30 segundos y las sientes con una frecuencia de cada 5 minutos durante una hora, es el momento de acudir al hospital. Y, recuerda que romper aguas significa una salida inmediata a la maternidad, con o sin contracciones, ya que significa que el bebé ha dejado de estar protegido contra las infecciones.

También es posible que pierdas el tapón mucoso entre la semana 37 y la 40. Esto significa que queda menos para el parto, pero pueden pasar desde horas hasta 2 semanas, por lo que no es motivo para ir a urgencias. El tapón mucoso es una especia de moco pegajoso de color blanco o rosado que puede caerse de una vez o poco a poco.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Y, recuerda que romper aguas significa una salida inmediata a la maternidad, con o sin contracciones, ya que significa que el bebé ha dejado de estar protegido contra las infecciones. Si el líquido es transparente, puedes ir con calma; si es verdoso, significa que el bebé ha expulsado el meconio dentro, lo cual es grave, por lo que debes ir de urgencias. También ha llegado el momento de ir cuando las contracciones son cada vez más regulares y dolorosas, llegando a tener más de 2 cada 10 minutos durante dos horas seguidas si eres primeriza.

En estas semanas es posible que te entre un instinto maternal muy fuerte que te obliga a limpiar y ordenar todo para la llegada del bebé. Es lo que se conoce como síndrome del nido y es normal, pero ten cuidado de no hacer excesos o cosas imposibles para tu estado que pongan en riesgo.

Además, lo normal es que te sientas muy cansada, molesta, irritada y dolorida. El bebé ya está encajado y notarás mucha presión y dolor en la pelvis, además de tener que orinar muy a menudo.
 

Consejos para el mes nueve de embarazo

Una de las primeras cosas que debes de tener preparada es la bolsa para llevar al hospital; a partir de la semana 36ª puedes tener que ir en cualquier momento. Además, quizá sea el momento de decidir si el padre va a acudir o no al parto. Igualmente, te aconsejamos no dejar para el último momento cosas como buscar un buen pediatra y una buena escuela de educación infantil, comprar e instalar la sillita del coche para que el pequeño viaje seguro o la preparación de su habitación y de su ropita.

Debes estar lista y preparada, pero a la vez tranquila y sin miedos. El parto es algo natural que lo normal es que transcurra sin problemas y, si surge algo, tu equipo médico sabrá qué hacer, déjate guiar por ellos. Practica ejercicios de relajación y respiración.

Es normal que desde la semana 37 vayas al médico todas las semanas para que te realicen los monitores fetales para controlar el bienestar fetal y la actividad uterina y comprueben cómo está el bebé por si hay que adelantar el parto.

Y, una vez nacido el bebé, encárgate de recordar a los que están a tu alrededor, que aunque el pequeño sea el protagonista, tú también vas a necesitar tu dosis de atención y de cariño…
 

¿Cómo es el desarrollo del bebé?

¡Tu bebé está listo para nacer! Su longitud varía entre 48 y 53 cm y su peso puede estar entre los 3 y 4,5 kg. Depende del sexo, normalmente los niños son más altos y pesan más.

La mayor parte de la vermix (la grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Lo mismo pasa con el lanugo.

Los huesos del cráneo de tu bebé todavía están separados y se quedarán así para permitirlos comprimirse y caber por el canal de nacimiento durante el parto (las fontanelas se cierran meses después de haber nacido).

Y, una vez nacido el bebé, encárgate de recordar a los que están a tu alrededor, que aunque el pequeño sea el protagonista, tú también vas a necesitar tu dosis de atención y de cariño…

¡¡Feliz maternidad…!!

 

 


Fuentes:

Dr. Ramón Usandizaga, obstetra. 

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 28-01-2021

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×