¿Puede una embarazada empastarse una muela?

¿Puede una embarazada empastarse una muela?
comparte

Los cambios hormonales, las náuseas y vómitos del primer trimestre y los cambios dietéticos de estos meses pueden favorecer la aparición de caries durante el embarazo, por lo que deberás acudir al dentista para tratarla cuanto antes y evitar complicaciones mayores. Es posible que te dé miedo hacerte un empaste embarazada por si pudiera afectar al feto, pero no hay nada por lo que debas preocuparte.

Durante el embarazo es habitual que surjan problemas bucodentales, y hay algunos tratamientos que se aconseja evitar en estos meses a no ser que sean totalmente necesarios, por eso se recomienda acudir al dentista antes de quedarse embarazada para que haga una revisión completa y, si hace falta, lleve a cabo los tratamientos necesarios para evitar problemas posteriores. El odontólogo también te dará las pautas más importantes para evitar en estos meses el desarrollo de gingivitis (inflamación de las encías) y caries (destrucción de los tejidos de los dientes), los dos problemas más habituales durante el embarazo por los siguientes motivos:


- Los ácidos que se producen al vomitar, que dañan el esmalte dental, debilitándolo.

- Cambios dietéticos y antojos, que hace que se consuman más dulces y alimentos azucarados que afectan a la salud dental y que se coma más a menudo.

- Los cambios hormonales que pueden causar gingivitis, granulomas, lesiones, caries, etc.

- La saliva puede variar tu pH, favoreciendo la aparición de caries.

Nombres que significan princesa

Nombres que significan princesa

¿El bebé que estás esperando va a ser niña? Si sigues todavía buscando el nombre adecuado para ella, a continuación te vamos a mostrar una lista con una serie de nombres que significan “princesa” procedentes de diferentes orígenes. 


¿Puedo empastarme una muela embarazada?


Si te duele la boca, te sangran las encías o notas cualquier molestia en la boca es importante que vayas al dentista cuanto antes, ya que son muchos los tratamientos que sí se pueden realizar en el embarazo y es mucho mejor tratarlos cuanto antes para evitar complicaciones y tener que recurrir a tratamientos más serios y complejos.


En cuanto a los tratamientos que se pueden llevar a cabo sin problemas durante el embarazo encontramos justamente los empastes. No obstante, debes advertir siempre a tu dentista que estés embarazada para que ajuste la dosis de anestesia si es necesaria y tome las precauciones necesarias en caso de tener que hacer radiografías. En cuanto a la anestesia, al ser local y aplicarse en dosis mínimas no afecta al feto. Se pueden usar todos los anestésicos a dosis bajas, aunque se recomienda no usar la epinefrina si tienes hipertensión arterial, ya que contrae los vasos sanguíneos y dilata los conductos de aire. Mientras que las radiografías bucales tampoco son peligrosas ya que apenas emiten radiación que pueda afectar al desarrollo del feto, aunque hay que avisar al radiólogo para cubrir el abdomen con un delantal de plomo y protegerlo de las radiaciones.


Otros tratamientos, como los blanqueamientos, los implantes o las cirugías completas es mejor dejarlos para después del embarazo, sobre todo si no son urgentes, como el caso de los blanqueamientos. En el caso de tener que hacer una endodoncia, se puede aplicar el tratamiento de urgencia, pero no se sellarán los conductos hasta después de dar a luz. Tampoco se aconseja realizar una ortopantomografía, una técnica exploratoria de los maxilares, aunque sí radiografías sencillas.


Por otra parte, el dentista necesitará conocer también las semanas de gestación ya que la mayoría de los tratamientos es mejor dejarlos para el segundo trimestre de embarazo, pasadas las primeras semanas en las que se forman la mayoría de los órganos. Las ocho primeras semanas son las más peligrosas, por eso en este tiempo solo se llevarán a cabo intervenciones urgentes que no se puedan posponer.


También hay que tener cuidado durante el tercer trimestre, puesto que algunos tratamientos pueden provocar un parto prematuro. Por tanto, el mejor trimestre para llevar a cabo los tratamientos dentales es el segundo.


Consejos para una buena higiene en el embarazo


Para evitar la caries y otros problemas dentales en el embarazo, y así no tener que hacerte ningún tratamiento, debes seguir estos consejos:


1- Cepíllate los dientes después de cada comida y de vomitar para evitar que los restos de los alimentos o el ácido de los vómitos dañan el esmalte dental.


2- El cepillado debe durar al menos dos minutos y hacerse correctamente sobre todos los dientes para eliminar la placa.


3- Usa un cepillo de dientes con filamentos suaves o un cepillo eléctrico seguro y cómodo para evitar dañar tus encías al cepillarte. Recuerda cambiar el cepillo cada 2 o 3 meses. 


4- Usa una pasta de dientes con flúor, que evita la aparición de caries.


5- No te olvides de pasarte el hilo dental y usar enjuague para evitar que se queden restos en las zonas a las que no llega el cepillo.


6- Intenta no picar entre horas y, si lo haces, comer alimentos más saludables como una manzana. Evita los azúcares.


7- Ante cualquier molestia o dolor, acude de inmediato al médico y no lo dejes pasar, o podría ser peor.

 

 


Fuentes:

Julia Cárdenas, odontóloga de la Clínica Perio Plénido 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×