Higiene bucal en el embarazo

Higiene bucal en el embarazo
comparte

El embarazo es un momento en el que debe prestarse una especial atención al cuidado de dientes y encías. Los cambios hormonales que experimenta el organismo de la mujer durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de que llegue a desarrollar una enfermedad gingival

Cambios hormonales y enfermedad gingival

 

El embarazo provoca fluctuaciones hormonales que aumentan el riesgo de enfermedad gingival. Los cambios de los niveles hormonales del organismo de una embarazada pueden hacer que sus encías manifiesten mayor sensibilidad a la nociva placa dental, que es una capa pegajosa e incolora de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes y una de las principales causas de enfermedad gingival. Si no se elimina a diario mediante el cepillado de los dientes y limpieza interdental, puede producir gingivitis, el primer estadio de la enfermedad gingival.

 

Además, si la embarazada ya presenta algunos indicios de enfermedad gingival, éstos pueden empeorar durante el embarazo. Por eso, en la gestación se debe prestar aún más atención al cepillado diario y a la limpieza interdental.

 

Los signos

 

Hasta un 70% de las embarazadas padece alguna forma de enfermedad gingival. Estas son las señales a las que hay que prestar atención:

 

- Encías sensibles, hinchadas o enrojecidas.

 

- Encías que sangran al cepillarse los dientes o al hacer la limpieza interdental.

 

- Dificultades a la hora de eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca.

 

Si se detecta y trata en sus primeros estadios, la enfermedad gingival puede controlarse en la mayoría de los casos. Si hay sospechas de estar padeciéndola, se debe acudir rápidamente al dentista para hacerse una limpieza y una revisión.

 

La caries dental

 

Desgraciadamente, durante el embarazo también aumenta el riesgo de caries dental debido a los ácidos producidos cuando hay vómitos, así como también a un mayor consumo de dulces. Hay que evitarlo cepillándose los dientes y realizando una correcta limpieza interdental.

 

Una buena higiene dental

 

Es conveniente cepillarse los dientes como mínimo dos veces al día, preferiblemente por las mañanas y antes de acostarse y tomarse el tiempo necesario, ya que hay que dedicar como mínimo dos minutos para cepillarse y poder eliminar la placa que continuamente se forma sobre los dientes.

 

- Utilizar un cepillo de dientes con filamentos suaves o un cepillo eléctrico de buena calidad, con un diseño moderno, que sea seguro y cómodo de usar. Muchos cepillos eléctricos incorporan una tecnología avanzada que permite eliminar la placa de una manera más eficaz que los cepillos de dientes manuales ordinarios.

 

- Utilizar una pasta de dientes con flúor. Está demostrado que el flúor previene la formación de caries.

 

- Realizar limpiezas interdentales a diario. Utilizar hilo dental u otros productos de limpieza interdental para eliminar la placa de las zonas donde no llega el cepillo de dientes. Si no se usa hilo dental, se está dejando de tocar y limpiar hasta un 40% de la superficie dental.
 

 

Cita con el dentista

 

Tan pronto como se crea que se puede estar embarazada, hay que informar al dentista, porque someterse a una radiografía durante el embarazo representa un riesgo. Las mujeres que estén intentando quedarse embarazadas también deberían acudir a su dentista, de forma que éste pueda planificar las radiografías u otros tratamientos.

 

Asimismo, es aconsejable informar al odontólogo acerca de los medicamentos que se estén tomando y si los médicos han dado algún consejo específico, ya que ello podría afectar al tratamiento prescrito.

 

La dieta

 

El cuerpo de una mujer embarazada es la única fuente de alimentación del futuro bebé. Su médico le facilitará información detallada sobre los alimentos que debe tomar durante el embarazo. En lo que se refiere a la dentadura, hay que tratar de comer más alimentos ricos en calcio, que son especialmente indicados para el desarrollo de huesos y dientes.

 

Los dientes del bebé

 

Cuanta más sana sea la dieta de la madre, más probabilidades habrá de que los dientes y encías del bebé estén también sanos. Hay que tener en cuenta que el primer diente del bebé empezará a desarrollarse a los tres meses del embarazo.

 

Cuando nazca, aún antes de que aparezcan los primeros dientes, hay que empezar a cuidarlos. Después de darle de comer, utilizar una toallita o un trozo de gasa humedecida para limpiar las encías: esto eliminará la placa que se haya formado. Es aconsejable pedir al odontopediatra o pediatra que indique la mejor manera de hacerlo. Una vez que le han salido los dientes, hay que cepillárselos después de comer con un cepillo de dientes con filamentos suaves.

 

Evitando futuros problemas

 

Como futura madre, todo lo que la mujer haga por su salud (dieta incluida) afectará al desarrollo de los dientes y encías del bebé. Y, a medida que el cuerpo de la madre vaya cambiando, será también importante prestar una atención a la higiene bucal. Mantener una buena rutina de higiene bucal diaria puede ayudar a evitar que aparezcan o que se desarrollen eventuales problemas.

 

No hay que olvidar que es una etapa de la vida en la que la mujer puede disfrutar de los cambios naturales que experimenta su cuerpo. Nada mejor que acompañar esta sensación, irradiando salud y manteniendo una sonrisa brillante.

 

En resumen…

 

- Cepilla minuciosamente los dientes como mínimo dos veces al día con un cepillo dental de filamentos suaves y una pasta de dientes con flúor.

 

- Realiza limpiezas interdentales diariamente para eliminar la placa entre los dientes y debajo de la línea de las encías.

 

- Sigue una dieta equilibrada, rica en calcio, que aporte todos los nutrientes que necesitáis tu bebé y tú.

 

- A ser posible, utiliza siempre que puedas un cepillo recargable de última generación.

 

- Informa al dentista sobre el embarazo y los cambios de medicación.

 

- Visita regularmente al dentista para las revisiones periódicas.

 

No te puedes perder ...

Encías inflamadas y sangrantes en el embarazo

Encías inflamadas y sangrantes en el embarazo

Las encías es una de las partes que más se resienten con el embarazo. El aumento del volumen sanguíneo en esta etapa está detrás de este malestar que puede llegar a convertirse en un problema realmente serio si no se previene o se trata adecuadamente.

 


Te puede interesar:
Hay algunas parejas que exploran la idea de combinar los nombres de los padres para el bebé. Esta práctica tiene como ventaja que hace que el nombre resulte original pero, por contra, puede que el resultado no sea muy afortunado y no guste a todo el mundo.


Fuentes: Oral B

Fecha de actualización: 21-05-2010

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>