• Buscar
Publicidad

Embarazo e higiene bucal

Embarazo e higiene bucal

Consejos para asegurar unos dientes y encías sanos para ti y para tu bebé. El embarazo es un momento en que debe prestarse una especial atención al cuidado de dientes y encías. Los cambios hormonales que experimenta el organismo de la mujer durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad gingival

 

Publicidad

Indice

 

Cambios hormonales y enfermedad gingival

El embarazo provoca fluctuaciones hormonales que aumentan el riesgo de enfermedad gingival. Éstas puede hacer que las encías de la embarazada manifiesten mayor sensibilidad a la nociva placa dental, que es una capa pegajosa e incolora de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes y una de las principales causas de enfermedad gingival. Si no se elimina a diario mediante el cepillado de los dientes y limpieza interdental, puede producir gingivitis, el primer estadío de la enfermedad gingival.

Además, si la embarazada ya presenta algunos indicios de enfermedad gingival, éstos pueden empeorar durante el embarazo. Por eso, durante el embarazo se debe prestar aún más atención al cepillado diario y a la limpieza interdental.


Las claves del impacto del embarazo en la salud bucal

Hasta un 70% de las embarazadas padece alguna forma de enfermedad gingival. Estas son las señales a las que hay que prestar atención:

- Encías sensibles, hinchadas o enrojecidas.

- Encías que sangran al cepillarse los dientes o al hacer la limpieza interdental.

- Dificultades a la hora de eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca.

Hay que actuar con rapidez. Si se detecta y trata en sus primeros estadios, la enfermedad gingival puede controlarse en la mayoría de los casos. Si hay sospechas estar padeciéndola, se debe acudir rápidamente al dentista para hacerse una limpieza y una revisión.


La caries dental

Desgraciadamente, durante el embarazo también aumenta el riesgo de caries dental, debido a los ácidos producidos cuando hay vómitos, así como también a un mayor consumo de dulces. Hay que evitarlo cepillándose los dientes y realizando una correcta limpieza interdental.


Una buena higiene dental

Es conveniente cepillarse los dientes como mínimo dos veces al día, preferiblemente por las mañanas y antes de acostarse y tomarse el tiempo necesario, ya que hay que dedicar como mínimo dos minutos para cepillarse y poder eliminar la placa que continuamente se forma sobre los dientes.

Utilizar un cepillo de dientes con filamentos suaves o un cepillo eléctrico de buena calidad, con un diseño moderno, que sea seguro y cómodo de usar. Muchos cepillos eléctricos incorporan una tecnología avanzada que permite eliminar la placa de una manera más eficaz que los cepillos de dientes manuales ordinarios.

Utilizar una pasta de dientes con flúor. Está demostrado que el flúor previene la formación de caries.

Realizar limpiezas interdentales a diario. Utilizar hilo dental u otros productos de limpieza interdental para eliminar la placa de las zonas donde no llega el cepillo de dientes. Si no se usa hilo dental, se está dejando de tocar y limpiar hasta un 40% de la superficie dental.

 

Informar al dentista del estado de gestación

Tan pronto como se crea que se puede estar embarazada, hay que decirlo al dentista o profesional de medicina, porque someterse a una radiografía durante el embarazo representa un riesgo. Las mujeres que estén intentando quedarse embarazadas también deberían informar a su dentista, de forma que éste pueda planificar las radiografías u otros tratamientos.

Asimismo, es aconsejable informar al dentista acerca de los medicamentos que se estén tomando y si los médicos han dado algún consejo específico, ya que ello podría afectar al tratamiento prescrito.


La dieta en el embarazo

El cuerpo de una mujer embarazada es la única fuente de alimentación del futuro bebé. Su médico le facilitará información detallada sobre los alimentos que debe tomar durante el embarazo. En lo que se refiere a la dentadura, hay que tratar de comer más alimentos ricos en calcio, que son especialmente indicados para el desarrollo de huesos y dientes.

 

 


Glosario

Gingivitis

Definición:

Es una enfermedad que afecta a las encías y a las estructuras de soporte de los dientes. La etapa más temprana de la enfermedad periodontal es la gingivitis, que si no se trata, puede progresar hacia periodontitis, donde se producen daños irreversibles en las encías.

En las embarazadas es muy común que sangren las encías y se produzca gingivitis, tanto, que se la conoce como la "gingivitis del embarazo". También se produce un aumento de la secreción de saliva. Durante el embarazo, este proceso es más frecuente por el aumento de diversas hormonas, entre ellas la relaxina, una hormona que sirve para relajar las articulaciones, facilitando el parto. Pero sus efectos también afectan a los ligamentos de la boca, provocando la movilidad de las piezas dentales y facilitando la entrada de restos de alimentos entre los dientes y las encías, lo que provoca la inflamación. Además, durante estos 9 meses hay un mayor flujo de sangre por el cuerpo que puede causar hinchazón, sensibilidad y malestar en las encías.

Síntomas:

- Las encías sangran al cepillarse los dientes. - Encías rojas, inflamadas o dolorosas. - Dolor en algún diente. - Encías flojas y sueltas. - Mal aliento persistente. - Pus entre los dientes y las encías. - Dientes sueltos o que se están separando. - Cambios en la mordida. - Cambios en la adaptación de las dentaduras parciales.

Tratamiento:

En las etapas iniciales de la enfermedad, el tratamiento consiste en raspaje, curetaje y alisado radicular. Esto implica extraer la placa y cálculos de las bolsas alrededor de los dientes puliendo y alisando las raíces. Así se eliminan las bacterias y los irritantes que causan la inflamación. Normalmente el tratamiento permite que la encía se adhiera de nuevo al diente o se contraiga lo suficiente para eliminar la bolsa.

Los casos más avanzados pueden requerir tratamiento quirúrgico. Incluso si hay dientes flojos, el odontólogo puede verse obligado a tratar la mordida; por ejemplo, uniendo los dientes con férulas temporales para reducir el movimiento obteniendo más comodidad y mejor función.

Fuentes:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 28-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×