• Buscar
Publicidad

¿Por qué el feto deja de moverse?

¿Por qué el feto deja de moverse?

Una de las mayores ilusiones de una mujer embarazada es empezar a sentir a su bebé. Al principio es una sensación indescriptible y sutil, pero con el tiempo, a medida que el feto crece y el espacio en el útero es cada vez menor, sus movimientos son más notables y habituales. Es por eso  que, si llevas varios días notando que la actividad del feto ha disminuido considerablemente, te preguntes qué puede estar pasando. ¿Por qué no se mueve el bebé?

Publicidad

Índice

 

Primeros movimientos del bebé


Aunque el feto empiece a moverse de manera involuntaria al mes y medio, estirando brazos y piernas, la madre no lo notará hasta bastante más tarde. El bebé es aún muy pequeño y tiene mucho espacio, por lo que si sientes algún movimiento no esperes volverlo a sentir al día siguiente, ya que en este periodo son muy esporádicos.
 

Cambios en el segundo trimestre


Las madres primerizas sienten los primeros movimientos del feto entre la semana 18 a 22, mientras que las que hayan tenido más bebés o aquellas con un menor peso, lo sentirán aún antes, entre las semanas 14 a 16.

Si la placenta está ubicada en la cara anterior del útero, puede que esté amortiguando el movimiento del bebé, por lo que aún se tardaría más en sentir las pataditas.

Una vez que empieces a sentir al bebé los golpes se irán volviendo más potentes a medida que sus músculos se fortalezcan y desarrollen.

Al sexto mes de embarazo, los movimientos del bebé parecerás más acelerados, incluso podrías llegar a decir que parecen seguir un patrón, aunque acaben siendo impredecibles.

Cada bebé y cada madre son únicos, tienen una forma de moverse y sentir respectivamente, por lo que es difícil describir cómo son esos primeros movimientos del bebé. Hay madres que los describen como una mariposa revoloteando, otras como una burbuja que se explota o como un pez que nada. Da igual cómo sientas a tu bebé, lo importante es que está ahí.

No compares los ritmos del movimiento de tu bebé con anteriores embarazos o con los de amigas, cada bebé tiene su ritmo.

Lo que sí es más común entre mujeres son los momentos en los que sienten más movimiento.

- Después de comer, el azúcar en sangre aumenta y parece que el bebé ha recibido de repente un chute de energía.

- Cuando estás nerviosa, la adrenalina provoca el mismo efecto que el azúcar.

- Lo que más habrás escuchado: a la hora de dormir. Es cuando estás más relajada y más atenta a lo que pasa dentro de ti.
 

Cambios en el tercer trimestre


Tu bebé es cada vez más grande y parece que el útero empieza a quedarse pequeño. Los movimientos no serán tan acrobáticos como en el trimestre anterior, pero notarás más que nunca cómo se gira y cómo golpea con sus codos o pies.

En el último mes de embarazo y con el bebé casi con la altura y peso del nacimiento, las patadas son menos rápidas por la falta de espacio, pero las seguirás notando, dado que es cuando más fuerza tiene.

Quizá notes una sensación de picor en las costillas, como si sus pies estuvieran allí. Moverse o cambiar de posición puede aliviarte.
 

Causas de que el feto no se mueva


Como hemos dicho antes, si la placenta está en la cara anterior del útero, será más difícil para la madre sentir los movimientos del feto. También si la madre sufre obesidad notará menos al bebé.

El problema viene cuando a partir de la semana 26 ya se ha notado al bebé de forma diaria y este deja de moverse por más de 24 horas. Esto puede deberse a problemas de salud o enfermedades como:

- No recibe el oxígeno o nutrientes que necesita de la placenta

- El nivel de líquido amniótico no es el suficiente

- El cordón umbilical está enrollado en su cuello

- El bebé no crece al ritmo que debería
 

¿Qué hacer si el feto deja de moverse?


Si notas que tu bebé lleva parado más tiempo del normal debes ir inmediatamente a comentar tu situación con un profesional de medicina. Si lo considera, te realizará una NST o cardiotocografía en reposo, que dará información sobre la frecuencia cardiaca del feto. Otra opción sería una ecografía tridimensional, donde se pueden observar los movimientos del bebé con más exactitud, además de comprobar si su desarrollo está siendo el correcto. Si se está en el tercer trimestre y hay algún problema, se puede adelantar el parto. 

Tips que puedes seguir para atraer esos movimientos después de consultar con tu médico si ves que tu bebé se mueve todos los días, pero lo hace de forma muy vaga, pueden ser: comer un snack para que suba un poco el azúcar en sangre, darte toquecitos en la tripa interactuando con el feto, tumbarte para ayudarte a sentir sus movimientos, hablarle, ponerle música…


Fuentes:

Beyond the headlines: Fetal movement awareness is an important stillbirth prevention strategy. Women Birth. 2019 Feb;32(1):1-2. [PubMed]

Centro Nacional para la Información Biotecnológica, Maryland

Zanna Franks, Rachael Nightingale: Decreased fetal movements: a practical approach in a primary care setting Volume 43, No.11, November 2014

Fecha de actualización: 08-01-2021

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×