×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo hacer que el bebé se mueva?

¿Cómo hacer que el bebé se mueva?

A partir de la semana 18 de embarazo, más o menos, empiezas a notar los movimientos de tu bebé dentro de ti, una sensación maravillosa pero también un poco estresante ya que, en cuanto pase un rato sin notarle, empezarás a preocuparte pensando si le pasa algo. Para que no te vuelvas loca, te damos unos sencillos trucos para hacer que el pequeño se mueva.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Es normal si mi bebé se mueve mucho?

¿Es normal si mi bebé se mueve mucho?

Cuando estamos embarazadas todo nos preocupa, y es posible que te preguntes si es normal que tu bebé se mueva tanto dentro de ti o si puede estar ocurriéndole algo que le haga moverse tanto. No te preocupes, los movimientos siempre son signo de bienestar.

Y tambien:

Indice

 

¿Cuándo empieza a moverse el feto?

Los bebés se mueven dentro del útero desde la semana 13 de embarazo, cuando acaba el periodo embrionario y empieza el periodo fetal. No obstante, lo normal es que no lo notes hasta la semana 16 o 17, si es tu segundo embarazo, y un poco más tarde si eres una mamá primeriza (en torno a la semana 20).

Dentro del útero los bebés tienen hipo, bostezan, dan pataditas… todos estos movimientos se pueden notar, lo cual es una sensación maravillosa. Sin embargo, también hay ratos que están dormiditos y tranquilos, sin moverse apenas, lo que puede traducirse en una enorme preocupación para la mamá si piensa que no se mueve porque le pasa algo. Y es que los médicos siempre dicen que hay que acudir a Urgencias si no notas al bebé moverse en unas 24 horas. Pero tú, a las 3 horas, ya estarás hecha un manojo de nervios y deseando acudir al médico para que te confirme que tu pequeño está bien.

¿Cómo hacer que se mueva?

- Bebe un vaso de agua con azúcar o una bebida azucarada.

- Come algo y túmbate sobre el lado izquierdo. Permanece así un buen rato para que la energía del alimento le llegue. En esta postura os nutrientes llegan antes y, en cuanto notan la glucosa, el bebé se moverá.

- Siéntate o túmbate tranquila en el sofá y da pequeños golpecitos sobre tu abdomen, a la vez que le llamas. Algunas mamás dicen que solo con pensar en él bebé y hablarle mentalmente, conseguían que se moviera. Puede ayudarte generar espacios de relajación, acostaba boca arriba, respirar profundamente, relajarte y concentrarte en imaginar dónde está el bebé. Este ejercicio te ayuda a percibir los movimientos más leves del bebé.

- Ponle algo de música, la que suelas ponerle, o cántale, pero no a un volumen demasiado alto.

- Habla con el bebé: una de las mejores maneras de estimular el movimiento del bebé es hablarle. Además, hablar a los bebés cuando aún están en el vientre ayuda al desarrollo de su lenguaje y estrecha el vínculo con la madre. Puede hacerlo su padre también, así también lo reconocerá a él y después del nacimiento le retransmitirá paz y seguridad.

- Tranquilízate y estate tumbada, preferiblemente sobre el lado izquierdo, ya que de pie se notan menos sus movimientos y lo mismo se ha estado moviendo pero no te has dado cuenta.

- Haz actividades en el agua: hacer ejercicios en el agua es una buena idea, puedes practicar ejercicio físico y relajarte al mismo tiempo. Una madre relajada es sinónimo de un bebé cómodo. Esto hace que el bebé se mueva tranquilamente en el vientre, ya que el agua ayuda a aliviar el peso y la presión de la gravedad en los cuerpos.

- Estimulación con luz: el bebé es capaz de diferenciar entre la claridad y la oscuridad, si apuntas con una fuente de luz tu barriguita (entre la semana 22 y 26), es muy probable que el bebé intente huir de la claridad, ya que le molesta.

Es importante tener en cuenta que cada bebé es un ser humano único, y tendrá diferentes formas de responder a los estímulos externos. Con el tiempo, las futuras madres irán descubriendo qué es lo que más agrada a su hijo y cómo reacciona a cada estímulo, aún dentro del vientre. Prueba estas recomendaciones durante varias horas, estando lo más tranquila posible. Si pasa el tiempo y sigues sin notar nada, ve al médico por si acaso.

Recuerda también que no todos los bebés se mueven igual, por lo que no debes compararle con el bebé de tu prima ni con el de una amiga, lo que debes tener en cuenta es el movimiento diario que hace tu pequeño para saber si ese día se está moviendo más o menos de lo habitual.

Y, como decíamos, antes de ir a Urgencias prueba los trucos que antes hemos mencionado, es muy raro que al bebé le pase algo de repente si todo el embarazo transcurre con normalidad. Piensa siempre en positivo.

¿Con qué frecuencia se mueve un bebé?

Como ya hemos dicho, la frecuencia de movimientos de un bebé varía, no todos los bebés se mueven igual. Ten en cuenta que un bebé sano no se mueve de manera ininterrumpida sino de manera irregular a lo largo del día. A veces el bebé solo se moverá unos segundos, en cambio, en otras ocasiones puede parecer que el bebé está “haciendo gimnasia” ya que se mueve más de una hora. No se puede predecir el número de patadas ni la frecuencia que estas van a tener.

Algunos movimientos pueden ser molestos, como las patadas en  las costillas, pero hay otros movimientos del bebé que ni siquiera los vas a sentir (porque duran poco o porque no estás prestando atención a lo que pasa en tu interior). Sin embargo, a lo largo del embarazo, la mayoría de las mujeres se acostumbran al ritmo de movimientos del bebé y saben que todo está en orden.

El bebé tiene fases de reposo total, estas pueden durar entre 40 minutos y varias horas. Piensa que el bebé está descansando o durmiendo. Muchos niños por la noche están más activos que durante el día, por eso necesitan descansar.

El bebé en la barriga (al igual que los bebés recién nacidos), tiene su propio ritmo de sueño.

Además, existen varios causantes que hacen que el bebé no se mueva mucho, por ejemplo la reducción de espacio por la escasez de líquido amniótico o la ubicación de la placenta.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de peso en el embarazo según la altura con el fin de facilitar al máximo el control de esta variable. Aumentar más kilos de los debidos a lo largo de la gestación acarrea problemas de salud tanto a la madre como al feto.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 28-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad