En qué semana se hace la prueba del azúcar

En qué semana se hace la prueba del azúcar
comparte

Detectar una posible diabetes gestacional es indispensable para poder seguir un tratamiento y que no resulte en ninguna complicación para el embarazo ni el feto. Las pruebas de glucosa son una sencilla prueba que no tiene efectos secundarios y que es fundamental para detectar cualquier posible problema de azúcar.

La prueba de glucosa, también conocida como el Test O’ Sullivan, es totalmente rutinaria en todos los embarazos y ayuda a detectar el nivel de azúcar en la sangre de la mujer gestante para descartar o diagnosticar una posible diabetes gestacional. Esta enfermedad se manifiesta durante el embarazo y suele desaparecer tras el alumbramiento, pero al sufrir este padecimiento durante el periodo de gestación la mujer tiene más posibilidades de desarrollar una diabetes tipo 2, por lo que siempre es recomendable seguir llevando un control médico.

 

Afecta en la manera en que las células hacen uso del azúcar causando un elevado nivel de esta en sangre. Este trastorno, aunque es una complicación del embarazo, no es grave y se puede controlar modificando la dieta para que sea más saludable y equilibrada, haciendo ejercicio moderado siempre que no esté contraindicado y, en algunos casos, tomando ciertos medicamentos. La diabetes gestacional no produce ningún síntoma en la mayoría de las mujeres y por eso es tan importante realizarse la prueba del azúcar. Además, algunas embarazas cumplen más factores de riesgo que deben tener en cuenta:

No te puedes perder ...

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.

 

Los antecedentes personales y familiares aumentan el riesgo de contraer diabetes gestacional. Si la mujer tiene prediabetes, es decir, el azúcar en sangre ligeramente elevado que puede ser el antecesor de la diabetes tipo 2. Así mismo, si un miembro cercano de la familia, como un padre o un hermano, padece diabetes tipo 2 las probabilidades aumentan. Otros factores a tener en cuenta son si ya se ha tenido un embarazo anteriormente, haber tenido embarazo múltiple, si se tuvo un embarazo con muerte fetal o si se ha dado a luz a un bebé con peso elevado.

 

-Tener más de 25 años en el momento del embarazo también aumenta los riesgos de padecer este tipo de diabetes. Asimismo, a partir de los 35 las probabilidades aumentan aún más.

-Si se padece de sobrepeso la probabilidad de sufrir este trastorno durante el embarazo es mayor, sobre todo, si el índice de masa corporal es igual o superior a 30.

-También se ha comprobado que el grupo étnico al que se pertenezca influye en esto. Las mujeres hispánicas, asiáticas, afroamericanas y las indígenas estadounidenses tienen un mayor riesgo de padecer la diabetes gestacional, aunque todavía no se tienen claras las razones. 

Por estas razones, la prueba de glucosa durante el embarazo está indicada para realizarse entre la semana 24 y 27 de gestación. En el caso de las mujeres con factores de riesgo mayores se aconseja realizarse las pruebas antes, durante el primer trimestre de embarazo.

 

La prueba tiene como objetivo medir la capacidad que tiene el organismo para metabolizar la glucosa. La mujer embarazada deberá beber un jarabe azucarado con 50 gramos de glucosa y, tras pasar una hora, se le realizará una extracción de sangre para establecer el nivel de azúcar en sangre. Se determina que la prueba ha dado positivo si al pasar una hora los niveles de glucosa son mayores de 140 mg/dl. Esto se debe a que, en condiciones normales, los niveles de azúcar alcanzan el máximo nivel tras pasar una hora de su consumición y, luego, comienzan a descender. Tras dar un primer resultado positivo se hace una segunda prueba llamada “curva larga” o sobrecarga para confirmar los resultados.

 

Esta segunda prueba consiste en la extracción de una muestra de sangre a la embarazada estando en ayunas con la intención de averiguar su nivel de glucemia basal. A continuación, se le da un jarabe con entre 75 y 100 gramos de glucosa y se le sacan muestras tras pasar 1, 2 y 3 horas. Esta prueba más exhaustiva tiene que dar unos valores concretos y si dos de las tres pruebas no lo consiguen se diagnostica a la paciente con diabetes gestacional.

 

Los resultados de esta segunda prueba deberían ser menos de 95 mg/dl estando en ayunas, menos de 180 mg/dl tras una hora, menos de 155 mg/dl dos horas después de ingerir el jarabe y menos de 140 mg/dl pasadas tres horas.

 

Por norma general estas pruebas no causan ningún efecto secundario en las mujeres, aunque en ocasiones algunas de ellas pueden sentir náuseas al tomar una bebida con tanto azúcar. Esto es más común en la segunda prueba ya que la cantidad de glucosa es mayor y se debe tomar con el estómago vacío. En el caso de que la persona vomite la prueba es inválida y se deberá repetir otro día. En el peor de los casos algunas embarazadas tienen síntomas de hipoglucemia, es decir, mareos, irritabilidad, ansiedad, sudoración, confusión o latidos cardiacos rápidos. En este caso el personal médico valorará la necesidad de suspender la prueba.


Te puede interesar:
Embarazo y aumento de peso van de la mano ya que es muy importante contolar al máximo cuántos kilos se van adquiriendo para evitar coger más de los precisos. Un aumento de peso elevado puede causar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fuentes:

Clínica Mayo,  https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/gestational-diabetes/symptoms-causes/syc-20355339

Medicina Fetal Barcelona, Inatal, https://inatal.org/el-embarazo/consultas/pruebas-diagnosticas-durante-el-embarazo/116-el-test-de-o-sullivan.html

Fecha de actualización: 02-08-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>