¿Es normal no sentir los movimientos del bebé?

¿Es normal no sentir los movimientos del bebé?
comparte

Cuando una mujer está embarazada resulta muy habitual preocuparse por los movimientos del feto. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto no debe preocuparte en exceso y que no debes llegar a obsesionarte.

Es inevitable, sí, te comparas con tus compañeras de trabajo o con tus amigas. Ellas ya notan muchísimos movimientos del bebé y encima están de menos semanas que tú, pero debes saber que si te encuentras en una etapa en la que estás sufriendo demasiado estrés o estás muy ocupada y no puedes prestar toda la atención que tu bebé necesita es absolutamente normal que no notes algunos movimientos.

 

Además, si estás de menos de siete semanas, es mejor que te dediques a pensar en otras cosas, ya que, de hecho, aunque los bebés comienzan a moverse en la semana siete de embarazo, realizando primeramente movimientos simples y esporádicos de las extremidades, y a partir ya de las doce semanas, movimientos combinados de cabeza, tronco y extremidades, no será hasta el segundo trimestre cuando puedas comenzar a percibirlos. Y en el caso de que el embarazo sea múltiple o la fecha de embarazo sea errónea y en realidad estás embarazadas de más tiempo, también es posible que los movimientos se noten antes. Entre la semana 28 y la 32 será cuando los movimientos del bebé alcancen la máxima actividad.

 

No obstante, hay que tener en cuenta que todo esto son más bien aproximaciones y que, aunque un día notes que tu bebé se mueve menos de lo habitual, no debes, en absoluto, alarmarte. Lo primero que hay que hacer es mantener la calma pues tu futuro bebé necesita descanso y energía para realizar sus funciones vitales. Asimismo, si esto sucede, lo ideal es tumbarse en una superficie cómoda, comer algo con azúcar (puede ser un zumo o una fruta) y colocar una mano sobre el abdomen contando los movimientos percibidos durante dos horas.

 

Una vez llegues a los diez movimientos, se debe parar de contar (aunque no hayamos llegado a las dos horas). Si se da este caso, tu bebé está bien. Sin embargo, si en ese intervalo de tiempo cuentas menos de diez movimientos sería recomendable acudir al hospital más cercano.

 

No obstante, es importante tener en cuenta que la mayoría de los bebés se mueven más durante las últimas horas de la tarde y la noche que por las mañanas. Ellos también duermen y tienen sus periodos de descanso por lo que a veces es probable que simplemente estén durmiendo y que no les apetezca demasiado moverse. De hecho, es lo que conocemos como la fase de estado de reposo, es decir, que el bebé esté durmiendo dentro del útero. Es por ello por lo que no debes alarmarte sin una buena razón.

 

Además, otra de las razones puede deberse a la ubicación de la placenta. Así es, la placenta puede implantarse en la parte superior del útero, en la parte trasera o en la parte delantera. Cualquiera de ellas es completamente normal y no representa ningún riesgo para el parto. Sin embargo, cuando la placenta está ubicada en la cara anterior del útero, es decir, en la parte que pega a tu ombligo es normal que no sientas los movimientos de tu bebé y, además, si esto ocurre tardarás unas semanas más en sentirlos.

 

Por último, también suele ser común que apenas notes movimientos porque te encuentras en la etapa final del embarazo, y es aquí cuando los movimientos comienzan a cambiar. Según los expertos, en esta etapa final “los movimientos de los bebés ya no son tan exagerados como al principio porque el bebé ya está creciendo y el espacio que tiene para moverse es mucho más estrecho”. Y, además, añaden que “a finales del embarazo los periodos de sueño fetal aumentan y muchas veces los bebés duermen durante 45 minutos seguidos”.

 

Además, no todas las mujeres perciben los movimientos por igual. Ni ellas ni los embarazos son iguales. Algunos estudios han demostrado que ni las fechas en que las mujeres sintieron los movimientos por primera vez ni la descripción de lo que sintieron es igual de unas a otras. Algunas mujeres son mucho más sensibles por lo que es completamente normal que algunas detecten más rápido el movimiento del bebé. También es importante tener en cuenta que en los segundos embarazos y posteriores, dichos movimientos se sienten antes, aunque como sucede con todo, no siempre es así, y es posible que muchas lo noten a la altura de la gestación o incluso después.

 

Que sea más frecuente notar los desplazamientos o las primeras pataditas del bebé una vez se ha estado ya embarazada se debe principalmente a que tanto los músculos de la pared abdominal como del útero, que se han dilatado en el primer embarazo, están mucho menos tonificados. Al tener los músculos del abdomen mucho más distendidos, resultará más sencillo que cedan a los primeros movimientos. También es posible que influya la experiencia que tenemos ya de esas primeras sensaciones que obtuvimos con el embarazo anterior.

 

Pero sea como sea, lo que está claro es que a partir de la semana 24 debes sentir a tu bebé al menos seis veces al día, el número mínimo de movimientos fetales mientras estás despierta. Es decir, que debes sentirlo en seis ocasiones que pueden presentarse durante la mañana y la tarde, pero sobre todo durante la noche, como decíamos, que es cuando te encuentras más relajada.   

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×