• Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé comienza a moverse en el vientre?

¿Cuándo un bebé comienza a moverse en el vientre?

Todas las mujeres, cuando se quedan embarazadas, están deseando sentir a su bebé moverse dentro de ellas ya que es una forma de hacer más real ese embarazo y ese futuro hijo. Sin embargo, lo normal es que sus movimientos no se noten hasta el ecuador de la gestación, en torno a la semana 20, aunque realmente el bebé se mueva desde la semana 8.

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo comienza a moverse el feto?

El feto tiene un desarrollo vertiginoso dentro del útero materno, por lo que ese blastocisto formado por 200 células que llega al útero materno y se implanta días después de la fecundación, que apenas puede distinguirse ni con microscopio, mide ya unos 15 mm de longitud en la semana octava, momento en el que comienzan los primeros movimientos del bebé dentro del útero. Eso sí, estos primeros movimientos que realiza el todavía embrión son automáticos y espontáneos. Su cerebro está formándose y ya cuenta con neuronas, por lo que comienza a mandar impulsos eléctricos a las extremidades, que ya están en su sitio. Eso hace que comience a tener estos primeros movimientos “robóticos”.

Ya con 12 semanas de embarazo, cuando ha entrado en el periodo fetal, su cerebro y sus extremidades se han desarrollado los suficiente como iniciar los movimientos coordinados de brazos y piernas. Además, flota por el útero y se mueve con total libertad ya que solo mide unos 6 cm, por lo que tiene mucho espacio para moverse. No obstante, tú aún no puede notarlo ya que es muy pequeño y no será hasta unas semanas después cuando consigas notarlo dentro de ti.

Asimismo, sus movimientos se irán haciendo cada vez más coordinados y complejos y empezará a realizar muecas, gestos y a pasarse el día moviendo brazos y piernas.
 

¿Cuándo se empieza a notar al feto?

El momento de empezar a notar los movimientos que hace tu bebé dentro de ti depende de diversos factores

- número de embarazos previos: no es lo mismo que sea el primer embarazo que el segundo o el tercero. Así, en un primer embarazo cuesta más notarlo y se hace en torno a la semana 20, mientras que en los siguientes es habitual sentirlo desde la semana 16 o 17. Y es que en los embarazos posteriores tanto los músculos de la pared abdominal como del útero están mucho menos tonificados, por lo que es más sencillo que cedan a los primeros movimientos y, por tanto, se noten antes. También la experiencia previa facilita notar antes al bebé.

- número de fetos: en los embarazos múltiples es normal sentir a los bebés antes ya que ocupan más espacio desde bien pequeños.

- peso de la madre: las mujeres con obesidad suelen tener más dificultades para sentir los movimientos del feto debido a la capa de grasa situada entre el útero y el abdomen.

- situación de la placenta: las mujeres con placenta anterior, es decir, situada en la cara anterior del útero, cerca del abdomen, tienen más problemas para sentir al feto moviéndose. Mientras que aquellas que tienen placenta posterior suelen notarlo antes.

- carácter del feto: no todos los fetos son igual de activos, por lo que será más sencillo sentir los movimientos de los fetos más enérgicos y activos.

Por otra parte, hay mujeres que notan a sus bebés, pero no saben que son ellos los que causan esa sensación. Y es que los primeros movimientos del feto se experimentan como una especie de mariposas que revolotean por el estómago, como unas burbujitas extrañas, una sensación difícil de explicar que, si no has notado antes, probablemente de primeras no identifiques con tu bebé. Por eso, en los siguientes embarazos suele sentirse antes al feto.

Sea como sea, si todo va bien llegará el momento en que notes las pataditas y los movimientos de tu pequeño, incluso su hipo, una sensación mágica que te permitirá conectar con él y saber que está bien. Por eso, se recomienda controlar los movimientos del feto desde que comienzan a sentirse, aunque siempre sin obsesionarse.
 

¿Y si no noto moverse al bebé?

A medida que avanza el embarazo los movimientos del feto se hacen más intensos, frecuentes y fuertes, puesto que su tamaño aumenta y también su madurez, por lo que lo sentirás muy a menudo e incluso es posible que, a veces, te haga daño al moverse

Articulo relacionado: ¿Un bebé puede comer chocolate?

No obstante, es cierto que, desde la semana 32 de gestación, el bebé tiene menos sitio y sus movimientos comienzan a ser diferentes, pero sigue moviéndose hasta el parto. Incluso pueden notarse a través de la tripa. 

Por eso, es fácil que estés pendiente de si lleva mucho tiempo sin moverse y, si es así, que en seguida te preocupes, aunque no debes hacerlo sin motivo, ya que es posible que se haya movido y tú no lo hayas notado porque estabas ocupada o que esté más dormido y tranquilo que otros días, sin más.

No obstante, si te parece que llevas mucho tiempo sin notarlo, es conveniente que compruebes que nada raro pasa. Para ello, lo mejor es que comas algo, si es dulce mejor ya que aporta más glucosa y energía al feto, y te tumbes en la cama o el sofá sobre el lado izquierdo. Espera una hora para ver si se mueve. Si pasa el tiempo y sigue sin moverse, ve a Urgencias. Si cuentas menos de 10 movimientos en esas dos horas, consulta también a un profesional de medicina. Si lo notas, ya puedes estar tranquila y parar de contar movimientos. 
 

Sentir y ver los movimientos del bebé en tiempo real

Además de sentir cómo tu bebé se mueve desde la semana 20 aproximadamente, ahora tienes la oportunidad de verlo moverse en tiempo real gracias a las ecografías en 5 dimensiones, que permiten no solo ver los rasgos del bebé, sino también sus movimientos, gestos, muecas... Puedes ver cómo se ríe, cierra y abre los ojos, frunce el ceño, se chupa el dedo..

El mejor momento para hacer estas ecografías es entre la semana 26 y la 32. 

 


Fuente: Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 30-04-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×