×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal que duelan los ovarios en el embarazo?

¿Es normal que duelan los ovarios en el embarazo?

El dolor de ovarios durante el embarazo es algo muy común, sobre todo en el primer trimestre, y suele deberse al desarrollo normal del embarazo. Aún así es recomendable acudir a tu médico para descartar cualquier problema en el desarrollo de la gestación.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿El dolor de ovarios es algo normal?

Tener dolor de ovarios es algo normal en el embarazo debido a los cambios que se están produciendo en tu cuerpo.

En el primer trimestre de embarazo (gestación temprana) puede llegar a aparecer una sensación de calambre en el vientre bajo parecida a la de los calambres menstruales. Este tipo de dolor de ovarios se produce después de ovular y suele ser poco intenso, algo más parecido a una tirantez abdominal que a un dolor fuerte. Para nada es un motivo de preocupación, es un síntoma muy común del embarazo y se asocia con el agrandamiento del útero en esta fase del embarazo. Normalmente los calambres irán disminuyendo a medida que el embarazo se desarrolle. 

En el segundo trimestre del embarazo también pueden aparecer calambres suaves o pequeñas contracciones que pueden producir dolor, aunque suelen durar poco tiempo. Este dolor suele aparecer cuando se realiza algún esfuerzo físico y desaparecen cuando estás un rato en reposo. Estos dolores en el abdomen se conocen como las contracciones de Braxton Hicks (contracciones de preparación) y en principio no son motivo de alarma ya que se producen porque el útero se está preparando para el parto. Si el dolor es intenso o las contracciones se presentan muy a menudo (más de 6 contracciones por hora) se debe acudir a tu médico para descartar posibles problemas.

En realidad este dolor que se asocia con los ovarios no tiene nada que ver con ellos

¿Puede ser un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico es un embarazo que no es viable debido a que se lleva a cabo fuera del útero (normalmente en las trompas de Falopio). En este tipo de embarazos también se presentan los síntomas típicos de la gestación temprana (náuseas, vómitos, turgencia mamaria, etc.).

También se pueden producir dolores y calambres que se intensifican con el tiempo, no disminuyen. En algunos casos puede haber hemorragia vaginal irregular, pérdidas vaginales de color pardo o ligeras hemorragias que aparecen días antes de los dolores.

Este dolor de ovarios necesita atención médica inmediata.

¿Puede que deba a una amenaza de aborto o a un aborto?

Cuando al dolor de ovarios se le unen otros síntomas como calambres constantes e intensos asociados con un sangrado vaginal, se debe acudir cuanto antes a un médico, ya que puede indicar un cierto riesgo de aborto.

Son síntomas que te pueden preocupar, pero no te alteres, se calcula que alrededor de la mitad de las mujeres que presentan amenaza de aborto prosiguen con un embarazo normal y un feto sano. En este caso tu médico seguramente te recomiende reposo y abstinencia sexual. Si los síntomas no remiten, el especialista puede recomendar la hospitalización de la paciente hasta dar a luz.

El aborto es otra de las causas de dolor de ovarios en la gestación, se calcula que el 20% de los embarazos finalizan prematuramente debido a un aborto natural. Normalmente esto ocurre porque el cuello uterino se ha abierto produciendo un sangrado vaginal abundante (con coágulos) y dolores abdominales debido a las contracciones uterinas.

¿Puede deberse a otra cosa?

Otras causas menos comunes de este denominado dolor de ovarios (dolor uterino) pueden ser:

- Fibromas uterinos: son tumores que crecen en el útero. Pueden crecer en la parte interior y exterior de la pared uterina y dentro de la cavidad. Son más comunes de lo que pueden parecer, el 25% de las mujeres entre 30 y 40 años lo sufren. No suelen ocasionar mayores consecuencias durante el embarazo.

- Tumores: el dolor de ovarios también puede producirse por tumores (tanto benignos como malignos). Lo peor de estos casos es que los síntomas suelen aparecer cuando ya están bastante avanzados.

- Enfermedad pélvica inflamatoria: se trata de una enfermedad de transmisión sexual que provoca una inflamación de los órganos reproductores femeninos. Es algo poco frecuente en el embarazo.

- Ligamento redondo: cuando el embarazo está más avanzado el dolor pélvico puede atribuirse al ligamento redondo. Esto no produce más problemas.

- Embarazo después de una cesárea: las mujeres que han tenido un embarazo anterior que ha terminado en cesárea pueden haber desarrollado adherencias cerca de tejido cicatrizal. Cuando vuelves a estar embarazada y el feto va creciendo, puede causar dolores abdominales.

Además, aunque te pueda parecer que el dolor provenga de los ovarios, este puede ser algo totalmente distinto ya que es fácil confundir el dolor en el embarazo de los órganos abdominales con el dolor pélvico. Otras cosas que pueden hacerte pensar que tienes dolor de ovarios (pero no) son el estreñimiento, la apendicitis, la infección de la vejiga o la infección del tracto urinario, cálculos renales o problemas con la vesícula biliar.

¿Cómo actuar ante el dolor de ovarios en el embarazo?

Si sientes dolor en la zona pélvica o un dolor de ovarios estando embarazada, debes consultar con tu médico para que descarte cualquier posible complicación. Especialmente si este dolor se mantiene con el tiempo, es intenso o va acompañado de otros síntomas como sangrado, vómitos o náuseas. Una vez se haya descartado cualquier tipo de complicación o de riesgo para el desarrollo del embarazo, se recomendará reposo y descanso.

Puede que tu médico te recete algún medicamento, pero no suelen ser muy recomendables para no sufrir riesgos en el embarazo. Si se trata de un dolor el cual tu médico no le ha dado importancia, puedes aliviar el dolor leve con aplicación de calor en la zona abdominal. La mejor opción es la aplicación de compresas calientes que ayudarán a aliviar la tensión en el abdomen y disminuirán la presión sobre el ovario.

También puedes intentar otros métodos de relajación como el yoga prenatal o la meditación. Si deseas tomar algo que te relaje y que te alivie el dolor, prueba con algún tipo de infusión como la manzanilla.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.