• Buscar

Medicamentos durante el embarazo: qué tomar y qué evitar

Medicamentos durante el embarazo: qué tomar y qué evitar

Es muy frecuente tener dudas sobre el uso de fármacos durante el embarazo. Es posible que estés embarazada o intentando quedarte embarazada y te preguntes cómo puede afectar tu medicación actual en la concepción y primeras semanas de embarazo. El Doctor José Manuel Pintado, de la Clínica Pintado, especializado en ginecología, obstetricia, reproducción asistida y pediatría, nos saca de dudas.

Publicidad

Índice

 

¿Son seguros todos los fármacos en el embarazo?


Ciertos tratamientos farmacológicos de los que la madre puede beneficiarse en caso de enfermedad o síntoma de ella pueden afectar negativamente al feto. Por eso conviene revisar qué fármacos deben ser eliminados o reducidos durante este período.

En primer lugar, en caso de duda, es muy importante que consultes con tu ginecólogo u obstetra, porque puede ser que ese medicamento entrañe efectos teratogénicos para tu hijo. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU) ha clasificado en diferentes categorías los fármacos de medicina en función del riesgo que entrañan durante el embarazo (sus efectos teratogénicos).

Estas categorías son las siguientes:

Categoría A: aquellas medicinas de las que se han hecho estudios adecuados que permiten asegurar que no hay riesgo para el feto en el primer trimestre de embarazo ni en los meses posteriores.

Categoría B: los estudios llevados a cabo sobre animales no muestran efectos teratógenos (malformaciones en el feto) pero no han sido confirmados en mujeres; o se ha detectado cierto poder teratógeno pero no confirmado en mujeres.

Categoría C: los estudios en animales han detectado efectos teratógenos pero no se han confirmado en mujeres o aún no se han efectuado estudios.

Categoría D: existen estudios que muestran efectos teratógenos sobre el feto, pero, a veces, su beneficio prima sobre el posible riesgo.

Categoría X: aquellos que poseen efectos de teratología manifiestos cuyos riesgos superan los posibles beneficios.
 

Algunas pautas generales sobre la medicación durante el embarazo


Nunca te automediques: utiliza sólo los fármacos necesarios, sobre todo durante el primer trimestre. Si padeces una patología crónica, tu médico de cabecera o ginecólogo debe revisar si la medicación que estás tomando es la más adecuada para este momento.

Asegúrate de que cualquier fármaco que ingieras no está contraindicado durante el embarazo leyendo el prospecto.

Pregunta: más vale ser insistente en las preguntas que quedarte con dudas. Pregunta a profesionales cualificados hasta que todas tus dudas hayan sido resueltas.

Debes utilizar la menor dosis durante el menor tiempo posible. Tu médico te pautará las cantidades y duración del tratamiento.

Es importante evitar fármacos nuevos, ya que no disponen del aval de haber sido utilizados durante años sin haber generado efectos adversos e inesperados.

Dependiendo de la necesidad de su prescripción los fármacos pueden ser imprescindibles, es decir, sin ellos el embarazo no prosperaría (anestesia en caso de operación grave o insulina para una embarazada diabética), que disminuyan riesgos (antibióticos) u orientados a la prevención de riesgos (como puede ser el ácido fólico).

La mayor parte de los fármacos llegan al feto a través de la placenta, por lo que las dosis deben ser las mínimas para conseguir los efectos terapéuticos buscados, especialmente durante el primer trimestre.
 

Grupos de fármacos más comunes ¿Cuáles puedo utilizar?


Analgésicos

A medida que el embarazo avanza, es frecuente que experimentes algún tipo de dolor, que puede ser tratado con diferentes antiinflamatorios no esteroidales, algunos de los cuales solo se pueden utilizar durante los dos primeros trimestres del embarazo. El paracetamol es una buena opción durante todo el embarazo para combatir el dolor y la inflamación. No debes utilizar ácido mefenámico, codeína ni opiáceos.

Antibióticos

Es relativamente habitual el uso de antibióticos durante el embarazo por ruptura de membranas, infecciones de orina, o por complicaciones infecciosas de la cesárea y parto. La penicilina y las cefalosporinas están permitidas.

Antipiréticos

El paracetamol es el antipirético más recomendado durante las primeras semanas de gestación para reducir la fiebre, ya que otros antipiréticos pueden causar daño fetal o embrionario. La aspirina no es recomendable (solo en determinadas patologías asociadas al embarazo)  ya que para garantizar la seguridad del feto habría que ingerirla en dosis tan bajas que no resultaría útil como antiepirético.

Antiácidos

Una molestia típica en el embarazo es la acidez estomacal. Para contrarrestar esta enfermedad podemos utilizar derivados del aluminio y del magnesio en dosis controladas por tu ginecólogo.

Recuerda que cualquier medicamento debe estar prescrito y supervisado por tu ginecólogo, que sabrá valorar si los beneficios de tomar ese medicamento superan sus potenciales riesgos.


Fecha de actualización: 30-12-2020

Redacción: Dr. José Manuel Pintado

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×