×
  • Buscar
Publicidad

El consumo de alcohol en el embarazo, causa principal de defectos congénitos

El consumo de alcohol en el embarazo, causa principal de defectos congénitos

El consumo de alcohol durante el embarazo es la principal causa de los defectos de nacimiento y desarrollo del bebé, que puede llegar a sufrir deformaciones y discapacidades si nace con el Síndrome Alcohólico Fetal (FAS) que afecta a un 1 por ciento de los recién nacidos en Europa, según han informado la Sociedad Científica de Estudios sobre el Alcohol y otras toxicomanías (SOCIDROGALCOHOL) y la Federación Española de Alcohólicos Rehabilitados (FARE).

Publicidad

Índice

 

Riesgos del consumo de alcohol en el embarazo



Según destaca el miembro de ambas entidades, el doctor Francisco Pascual, este tipo de patologías sólo se diagnostican los casos con una clínica evidente, pero "hay muchos cuadros subclínicos o con síntomas menos graves que pasarán por desapercibidos".

De este modo, se pueden producir complicaciones físicas, psíquicas, conductuales, alteraciones en el aprendizaje y posibles secuelas a lo largo de la vida, tales como un tamaño pequeño del bebé para su edad gestacional o en comparación con niños de la misma edad y presentar anomalías faciales, tales como aperturas oculares pequeñas, mala coordinación, conducta hiperactiva, discapacidades del aprendizaje o discapacidades del desarrollo, como retardo en el habla y en el lenguaje.

Asimismo, puede producir un retardo mental o bajo cociente intelectual, problemas en el  día a día, capacidad de razonamiento y juicio deficiente, dificultades para dormir y problemas de succión en la infancia, además de otras alteraciones en distintos órganos del pequeño.

Por todo ello, y dado que este tipo de trastorno "es completamente prevenible", tanto SOCIDROGALCOHOL como FARE alertan a las mujeres embarazadas de que "no conviertan lo que debe ser el lugar más seguro del mundo en un riesgo para su hijo". "Durante el embarazo, ni gota de alcohol", exigen.

Síndrome de alcoholismo fetal

Tomar mucho alcohol durante el embarazo puede llevar a un grupo de defectos en el bebé conocido como síndrome de alcoholismo fetal. Los síntomas pueden abarcar:

- Problemas de comportamiento y atención

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Anomalías cardíacas

- Cambios en la forma de la cara

- Crecimiento deficiente antes y después del parto

- Problemas con el movimiento y el equilibrio, y tono muscular deficiente

- Problemas con el pensamiento y el habla

- Problemas de aprendizaje

Por lo tanto, se debe evitar cualquier cantidad de alcohol. La única manera de prevenir el síndrome de alcoholismo fetal es no tomar nada alcohol durante el embarazo, ni siquiera una copita, ya que no hay evidencias de qué cantidad mínima afecta al feto.

Tratamiento de los TEAF

Existen varios tipos de tratamiento para las personas con Trastornos del Espectro de Alcohólico Fetal (TEAF), que se pueden dividir en cinco categorías diferentes:

- Atención médica

- Medicamentos

- Terapia para la conducta y aprendizaje

- Capacitación de los padres

- Métodos alternativos

Además, existen ciertos factores de protección que pueden ayudar a reducir los efectos del trastorno de espectro alcohólico fetal, como el diagnóstico precoz, criar al niño en un ambiente amoroso y enriquecedor, evitar la violencia alrededor del pequeño y ayudarle mediante una educación especial.

¿Qué puedo beber?

Ahora que ha quedado claro que nada de alcohol, estas son las bebidas que sí puedes consumir durante la gestación:

- Agua, la mejor opción para mantenerse bien hidratada en estos meses. Debes beber unos 2,5 litros de agua al día. Además, el agua ayuda a purificar el sistema y deshacerte de las cantidades innecesarias de sodio, ayuda a prevenir la tensión alta, evita la retención de líquidos, la aparición de estrías y celulitis, etc.

- Café, pero no más de 200 mg de cafeína al día, lo que viene a ser una taza. Si se toma descafeinado no habría límite, aunque sí se debe vigilar la cantidad de azúcar.

- Zumos naturales o caseros, ya que su aporte vitamínico es mayor y, además, tienen menos azúcares que los envasados.

- Leche, mejor desnatada o semidesnatada debido a que contienen menos calorías. Aporta el  calcio que necesitan los huesos.

- Los caldos son ricos en minerales y bajos en calorías, y un rico alimento durante los meses más fríos.

-Agua con limón. Aparte de controlar las náuseas, también es una buena forma de mantenerse hidratada.

- La horchata de chufa tiene muchos beneficios y es una bebida muy refrescante. Tiene propiedades energéticas y diuréticas.

-Cerveza 0% alcohol, es refrescante y contiene nutrientes como el ácido fólico y el potasio. Busca cerveza 00, la cerveza sin alcohol puede tener hasta un 1% de alcohol.

- Agua de piña, de coco, etc.

- Infusiones, aunque debes saber que hay algunas desaconsejadas durante la gestación por el riesgo que tienen de provocar contracciones o abortos, como el poleo menta y la manzanilla, que se pueden tomar solo de manera muy ocasional. Los que se pueden beber a diario, pero nunca más de una taza, son el té de jengibre (que también ayuda a controlar las náuseas), el té de hojas de frambuesa, el té de rooibos, le té de paja de avena o el té de ortiga.


Fuentes:

Sociedad Científica de Estudios sobre el Alcohol y otras toxicomanías (SOCIDROGALCOHOL) y la Federación Española de Alcohólicos Rehabilitados (FARE)

http://www.socidrogalcohol.org/ultimas-noticias/357-el-alcohol-en-el-embarazo-provoca-da%C3%B1os-en-la-formaci%C3%B3n-del-feto-y-su-cerebro.html

http://www.socidrogalcohol.org/ultimas-noticias/162-consumir-alcohol-en-el-embarazo-da%C3%B1a-irreversiblemente-al-beb%C3%A9.html

Fecha de actualización: 08-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.