×
Publicidad

Miedos en el embarazo

Miedos en el embarazo

La gestación es una etapa de la vida llena de alegrías y esperanzas, pero también de inquietudes y angustias, sobre todo por la salud del bebé. Para que estos miedos no se apoderen de ti, debes reconocerlos y aceptarlos

Publicidad

Indice

 

Principales miedos durante el embarazo

 

- No sabía que estaba embarazada…: La noticia del embarazo puede pillarte más o menos por sorpresa, incluso aunque estuvieras buscándolo, ya que nunca se sabe cuándo se va a lograr la concepción. Por eso, es probable que uno de tus primeros pensamientos al enterarte de tu estado sea “No sabía que estaba embarazada y he fumado y bebido alcohol”, o cualquier otra actividad considerada de riesgo, y que te entre un miedo tremendo de haber podido dañar al bebé. Tranquila, a no ser que en estas dos o tres semanas que han pasado desde la fecundación hasta confirmar tu embarazo te hayas bebido tú sola todas las reservas de alcohol de los bares o hayas fumado muchísimo, no pasa nada. Eso sí, déjalo inmediatamente, no está claro a partir de qué cantidad de alcohol se daña al bebé, así que mejor no beber nada de nada. Lo mismo con el tabaco, muy perjudicial para su salud.

- Aborto espontáneo: Es el mayor temor durante las primeras semanas de embarazo, hasta que pasa el periodo de más riesgo (12 semanas). Piensa que, aunque parezca lo contrario por las historias de tus amigas y vecinas, el riesgo de padecer un aborto espontáneo es menor del 20%. Y a partir de la octava semana este riesgo disminuye. Por lo tanto, cuídate, estate tranquila y piensa que todo va a salir bien. Debes tener también en cuenta que la mayoría de abortos se deben a anomalías cromosómicas muy graves del feto, que lo hacen inviable, con lo que hay poco que puedas hacer además de comer sano, no tomar antiinflamatorios, no beber alcohol ni fumar.

- Enfermedades o anomalías cromosómicas: Prueba tras prueba (ecografías, triple test, etc.) te irán contando cómo es el desarrollo de tu bebé y si todo trascurre con normalidad. Seguro que en las primeras estás atacada de los nervios pensando que el bebé pueda padecer alguna anomalía genética como síndrome de Down, cardiopatía, espina bífida, etc. Es normal sentir miedo ya que cualquier enfermedad o alteración te obligará a tomar decisiones muy duras que cambiarán completamente tu vida. No obstante, no tengas miedo, las probabilidades de que tu bebé tenga algún defecto son solo del 4%, y disminuyen si antes de quedarte embarazada y durante la gestación tomas ciertos suplementos como ácido fólico y yodo.

- Nacimiento prematuro: En los últimos años ha aumentado el número de partos prematuros, con lo que seguro que tienes miedo de que tu bebé se adelante y tenga problemas relacionados con su prematuridad, sin contar con las semanas que deberá pasar en el hospital bajo cuidados especiales, las posibles secuelas que esto le puede desencadenar e incluso las posibilidades que tiene de morir si es prematuro extremo (menos de 26 semanas). No obstante, aunque es cierto que el número de partos prematuros ha aumentado un 43% en la última década, la mayoría son de bebés nacidos entre la semana 34 y la 36, cuando sus probabilidades de salir adelante sin ninguna complicación son del 99%. Aun así, para evitar un parto prematuro, hay ciertos consejos que puedes seguir: no fumes, hazte todos los controles y pruebas que tu médico determine, cuida tu alimentación, duerme bien, no lleves una vida muy estresante ni realices actividades peligrosas.

- Trabajo de parto: A medida que te acerques al final de la gestación surgirá un nuevo temor: el parto. ¿Será muy doloroso? ¿Sabré hacerlo? ¿Y si algo sale mal? ¿Cuánto durará? La mejor manera de superar este miedo es informarte bien de todo lo que implica el trabajo de parto. Pregúntale a tu matrona u obstetra o aprovecha las clases preparto para resolver todas tus dudas. Si sabes lo que va a pasar y cómo afrontar ciertas complicaciones que puedan surgir, así como técnicas de manejo del dolor, superarás todos tus temores.

- ¿Y si necesito una cesárea?: La mayoría de cesáreas se deciden en el momento de parto según las circunstancias, con lo que no debes preocuparte por algo que no sabes si va a pasar. Confía en tus médicos y piensa que es una intervención habitual con una tasa elevadísima de éxito. Si por el contrario tu cesárea es programada, aprovecha los días que tengas hasta el momento de la cesárea para resolver todas tus dudas y así despejar tus temores.

- ¿Seré una buena madre?: Cualquier madre que se preocupe por su hijo y busque lo mejor para él es una buena madre. Nadie nace sabiendo, tendrás que ir aprendiendo y resolviendo problemas a medida que surjan. Confía en tu instinto y apóyate en tu pareja, el pediatra, tu madre… para responder tus dudas.

- No recuperar la figura tras dar a luz: La estética es importante para todo el mundo, aparte de que un exceso de peso es perjudicial para la salud. Si engordas más de lo recomendado por tu médico te costará mucho perderlo. Sin embargo, un aumento adecuado de kilos se pierde totalmente en torno a los 6 meses del parto. Eso sí, siguiendo una dieta equilibrada y haciendo un poco de ejercicio diario para tonificar.

No te puedes perder ...

Dolor de riñones en el embarazo

Dolor de riñones en el embarazo

Entre las molestias y afecciones que surgen en el embarazo, el dolor de riñones es uno de los más frecuentes. No pocas mujeres embarazadas se quejan de este malestar, que se sufre especialmente por la noche o al final del día, a partir del segundo trimestre.

Y tambien:

 

¿Cómo afrontar estos miedos?

 

Sentir miedo es algo innato en el ser humano, una herramienta que nos ayuda a sobrevivir. Sobre todo si hablamos de cosas desconocidas ya que, por mucho que la gente te cuente sus experiencias sobre el embarazo y el parto, es algo totalmente nuevo para ti y, probablemente, lo más importante de tu vida, por lo que es normal que estés nerviosa y angustiada. Eso sí, no debes dejar que este miedo te paralice y ponga en peligro tu embarazo.

- Lo primero es reconocer a qué tienes miedo. No ocultes este sentimiento, cuéntaselo a un confidente para hacerlo más real. Es el primer paso para buscarle una solución.

 

- Recoge toda la información posible sobre el embarazo en general y sobre aquello que te da miedo en particular. Eso sí, de sitios fiables, nada de navegar por Internet y entrar en foros. Pregunta a tu médico, a la matrona, libros o páginas web fiables.

- No te saltes las clases de preparación al parto, son muy útiles tanto por la información y consejos que te dan, como por las dudas que podrás resolver al hablar con otras madres o preguntar a tus profesoras.

- No hagas caso a las historias terribles que seguro que te cuentan en estos meses sobre enfermedades, abortos, partos horribles… No permitas que esas historias entre en tu mente.

- No pienses en el futuro ni en las cosas malas que pueden suceder. Céntrate en el aquí y ahora y disfruta de lo que estás viviendo en ese momento.

- Si el miedo te angustia y no te deja dormir ni comer, busca la ayuda de un profesional.

TodoPapás ha desarrollado www.charlasmatronales.com, un completo programa de formación gratuito de preparación al parto y primeros días del bebé para ayudarte en esta nueva etapa que seguro esperas con emoción…y algo de vértigo. Un curso que va dirigido a embarazadas como tú, y que busca apoyar a todas y cada una de las futuras mamás para acompañaros durante el embarazo, pero, sobre todo, para prepararos para el parto y afrontar el cuidado de vuestros bebés en los primeros días.


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 01-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.