×
  • Buscar
Publicidad

¿Se puede evitar la episiotomía?

¿Se puede evitar la episiotomía?

Actualmente está en estudio si la aplicación de masaje perineal con aceite de rosa mosqueta desde la semana 35 de gestación disminuye no sólo la necesidad de episiotomía, sino también la disminución de dolor posparto, la disminución de riesgo de incontinencia urinaria y la disminución de la dispareunia (dolor al mantener relaciones sexuales). 

Publicidad

Índice

¿Qué es la episiotomía?

Una episiotomía es una incisión que se hace en el perineo (tejido que hay entre la abertura vaginal y el ano) durante el parto. A pesar de que antes era una parte rutinaria del parto, esto ya no es así.

Durante años se pensó que las episiotomías ayudaban a prevenir desgarros vaginales más extensos durante el parto y que ayudaban a sanar mejor que un desgarro vaginal. Además, también se pensaba que este procedimiento ayudaba a preservar el soporte del tejido muscular y conectivo del suelo pélvico. Sin embargo, hoy en día, las investigaciones sugieren que las episiotomías no previenen estos problemas después de todo.

Comparte tus pensamientos sobre la episiotomía con tu proveedor de atención médica durante las consultas prenatales y cuando comience el trabajo de parto. Sin embargo, tendrás que tener la mente abierta. Que tus tejidos vaginales se estiren para permitir el parto, requiere de tiempo. A veces, no le darán al bebé el tiempo que necesita para que los tejidos vaginales puedan estirarse por sí solos.

Piensa que tu médico respetará tus deseos sobre la episiotomía y que te dirá cuál es la opción más segura para ti y para tu bebé.

¿Cómo puedo intentar evitar la episiotomía?

Se ha propuesto que el masaje perineal aumenta la flexibilidad de los músculos perineales, reduciendo así la resistencia muscular, lo que le permite al perineo distenderse durante el parto.

Para ello, es importante realizar esta técnica de forma efectiva y aplicarla como mínimo 4 veces a la semana durante un tiempo aproximado de 5–10 minutos en cada aplicación. El procedimiento es el siguiente:

1º .- Introducir los dedos en la vagina unos 5 cm y realizar presión hacia abajo en la cara posterior de la vagina.

No te puedes perder ...

Y tambien:

2º.- Realizar un movimiento rítmico, simulando el trayecto de las agujas de un reloj, desde las 9 a las 3 h, y viceversa.

3º.- Masajear la piel del periné en la zona de la horquilla (parte posterior de la vagina), entre el pulgar y el resto de los dedos.

Las mujeres que practican masaje perineal desde aproximadamente las 35 semanas de gestación experimentan una probabilidad menor de traumatismo perineal que requiere sutura en relación al parto vaginal. Esta menor probabilidad de lesiones se debe casi completamente a la menor probabilidad de una episiotomía.

Otro de los ejercicios que tampoco debemos olvidar son los ejercicios de Kegel. Consiste en realizar contracción y relajación de la musculatura vaginal, lo que fortalece la musculatura del suelo pélvico. Es importante realizarlos todos los días para que sean efectivos, no sólo para evitar una episiotomía o un desgarro, sino también para favorecer la correcta recuperación del suelo pélvico y evitar la incontinencia urinaria a largo plazo.

A pesar de estas dos técnicas, no podemos asegurar que en un trabajo de parto pueda ser necesaria la episiotomía, aunque se hayan realizado correctamente. Son múltiples los factores que influyen en la necesidad de episiotomía, como puede ser que el bebé sea muy grande, que no encaje bien la cabeza o que sea necesario que el bebé nazca rápidamente porque manifieste síntomas de no estar bien, entre otros. Lo que sí pude ser valorable es la disminución del dolor tras el parto en caso de haber realizado masaje perineal y la disminución de riesgo de incontinencia urinaria si se realizan correctamente los ejercicios de Kegel.

¿Cuándo se recomiendan la episiotomía?

Como hemos dicho, el nuevo enfoque no recomienda la episiotomía como rutina, pero a veces este procedimiento es necesario durante el parto. Tu proveedor de atención medica puede recomendarte una episiotomía si tu bebé necesita nacer rápido porque:

- El hombro de tu bebé está atrapado detrás del hueso pélvico (distocia del hombro)

- Tu bebé tiene un patrón de frecuencia cardíaca anormal durante el parto o está estresado

- Necesitas un parto vaginal instrumentado (con fórceps o ventosa)

En cualquier caso, deberás seguir las recomendaciones que te dé tu médico, buscará lo mejor para ti y para tu bebé.

¿Qué riesgos tiene la episiotomía?

- La recuperación de la episiotomía es muy incómoda y, a veces, la incisión quirúrgica es más extensa de lo que hubiese sido un desgarro natural.

- Se puede producir una infección en la herida.

- Algunas mujeres sufren dolor a causa de la episiotomía en las relaciones sexuales durante los meses posteriores al parto.

- Una episiotomía de la línea media te pone en riesgo de un desgarramiento vaginal de cuarto grado, que se extiende a través del esfínter anal hasta la membrana mucosa que recubre el recto.

Puedes sufrir de incontinencia fecal.

¿Cómo se cura una episiotomía?

Las suturas que se utilizan para reparar la episiotomía generalmente se absorben por sí solas. Puedes tomar medicamentos recetados o un analgésico de venta libre, consultando si tiene riesgos para la lactancia. No te automediques, no solo puedes hacerte daño a ti, también a tu bebé a través de la leche.

Si tienes miedo a evacuar por si se pudiesen saltar los puntos o estás estreñida, consulta sobre la posibilidad de utilizar un ablandador de heces.

No se han probado que las cremas o los ungüentos para aliviar el dolor sean efectivos para las heridas de la episiotomía.

Lo que va a hacer que te sientas mejor con la herida de la episiotomía es el paso del tiempo, las molestias se esperan que mejoren gradualmente. En cambio, deberás ponerte en contacto con tu proveedor de atención médica si el dolor se intensifica, si desarrollas fiebre, o si la herida produce una secreción similar al pus. Estos pueden ser signos y síntomas de una infección.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.