¿Se puede evitar la episiotomía?

¿Se puede evitar la episiotomía?
comparte

Actualmente está en estudio si la aplicación de masaje perineal con aceite de rosa mosqueta desde la semana 35 de gestación disminuye no sólo la necesidad de episiotomía, sino también la disminución de dolor posparto, la disminución de riesgo de incontinencia urinaria y la disminución de la dispareunia (dolor al mantener relaciones sexuales). 

Se ha propuesto que el masaje perineal aumenta la flexibilidad de los músculos perineales, reduciendo así la resistencia muscular, lo que le permite al perineo distenderse durante el parto.

 

Para ello es importante realizar esta técnica de forma efectiva y aplicarla como mínimo 4 veces a la semana durante un tiempo aproximado de 5–10 minutos en cada aplicación. El procedimiento es el siguiente:

 

1º .- Introducir los dedos en la vagina unos 5 cm y realizar presión hacia abajo en la cara posterior de la vagina.

 

2º.- Realizar un movimiento rítmico, simulando el trayecto de las agujas de un reloj, desde las 9 a las 3 h, y viceversa.

 

3º.- Masajear la piel del periné en la zona de la horquilla (parte posterior de la vagina), entre el pulgar y el resto de los dedos.

 

Las mujeres que practican masaje perineal desde aproximadamente las 35 semanas de gestación experimentan una probabilidad menor de traumatismo perineal que requiere sutura en relación al parto vaginal. Esta menor probabilidad de lesiones se debe casi completamente a la menor probabilidad de una episiotomía.

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Desgraciadamente, hay ocasiones en que se sufre un aborto espontáneo y se pierde al bebé antes de que nazca. A veces es imposible evitar que esto ocurra, pero otras sí que se puede, llevando a cabo una serie de hábitos saludables que ayudan al correcto desarrollo del feto. Conoce las causas y lo que puedes hacer para no tener que enfrentarte a un proceso tan duro

 

Otro de los ejercicios que tampoco debemos olvidar son los ejercicios de Kegel. Consiste en realizar contracción y relajación de la musculatura vaginal, lo que fortalece la musculatura del suelo pélvico. Es importante realizarlos todos los días para que sean efectivos, no sólo para evitar una episiotomía o un desgarro, sino también para favorecer la correcta recuperación del suelo pélvico y evitar la incontinencia urinaria a largo plazo.

 

A pesar de estas dos técnicas, no podemos asegurar que en un trabajo de parto pueda ser necesaria la episiotomía, aunque se hayan realizado correctamente. Son múltiples los factores que influyen en la necesidad de episiotomía, como puede ser que el bebé sea muy grande, que no encaje bien la cabeza o que sea necesario que el bebé nazca rápidamente porque manifieste síntomas de no estar bien, entre otros. Lo que sí pude ser valorable es la disminución del dolor tras el parto en caso de haber realizado masaje perineal y la disminución de riesgo de incontinencia urinaria si se realizan correctamente los ejercicios de Kegel.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×