×
  • Buscar
Publicidad

Riesgos de la Versión Cefálica Externa

Riesgos de la Versión Cefálica Externa

La Versión Cefálica Externa es una maniobra que se lleva a cabo en las últimas semanas de gestación para evitar un parto por cesárea cuando el bebé viene de nalgas o de pie. No presenta muchos riesgos ni complicaciones, y sí muchos beneficios.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué es importante la postura del bebé durante el parto?

Todos los bebés pueden moverse y cambiar de posición dentro de la barriga de la madre hasta el momento del parto. La posición que se considera más adecuada para este momento es la presentación cefálica. Esto significa que la parte del cuerpo del bebé que está más avanzada sobre el canal del parto es la cabeza. Hablamos de presentación de nalgas o podálica cuando el bebé tiene las nalgas o los pies apoyados en el canal de parto. A partir de la semana 37 de gestación solo el 3-4% de los bebés sigue en esta posición.

Según un estudio del Term Breech Trial Collaborative Group (estudio) los bebés con presentación de nalgas o podálica que nacen por cesárea electiva tienen una probabilidad menor de muerte o de secuelas físicas, frente a los que nacen por vía vaginal.


¿Qué es la Versión Cefálica Externa?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Los partos vaginales de nalgas suelen ser muy complicados y acaban en cesárea. Para evitar tener que recurrir a la cesárea, si en las últimas semanas de embarazo el bebé sigue colocado en posición podálica (con las nalgas o los pies en la pelvis materna en lugar de la cabeza), se puede proponer a la embarazada una Versión Cefálica Externa, que consiste en girar al bebé para colocarlo adecuadamente.

El tocólogo, con la ayuda de la matrona, intenta guiar al feto mediante un masaje presionando con sus manos sobre la barriga de la mamá, para elevar el trasero del bebé, sacarlo de la pelvis y del plano horizontal y colocar en su lugar la cabeza.

Hay bastantes ejemplos de versiones de este tipo, pero se debe entender que no siempre es fácil realizarlas. Influye la colocación y el tamaño del propio bebé, el tono muscular abdominal de la madre, el grado de colaboración (a veces los nervios no permiten que te relajes lo suficiente como para realizarla), el peso de la madre… Esto puede hacer que la versión cefálica externa te resulte más o menos molesta, incluso que no sea posible colocar al bebé de cabeza, pero es una maniobra muy segura que puede evitarte una cesárea programada.

Este procedimiento es muy sencillo y tiene una tasa de éxito cercana al 65%. Normalmente se realiza alrededor de la semana 37.
 

¿Cuándo no se recomienda la versión cefálica externa?

Existen algunas situaciones en las que no se recomienda, como:

- En embarazos múltiples

- Si existe placenta previa

- En caso de desprendimiento de placenta normalmente inserta

- Si el bebé es muy grande

- Si existe cualquier tipo de complicación en la madre o el bebé

- Si el parto vaginal está contraindicado por otros motivos

- Si padeces oligoamnios con ILA <5 (Índice de Líquido Amniótico)

- Si has roto la bolsa antes del procedimiento

- Existen alteraciones en las pruebas de bienestar fetal

- Si no es posible palpar la cabeza fetal externamente

- Hay hemorragia genital

- Padeces alguna patología relacionada con la coagulación

Hay otras contraindicaciones relativas de esta maniobra, estas son:

- Cesárea o cirugía uterina previa (aunque no se ha demostrado un aumento del riesgo de ruptura uterina en estas pacientes, las guías médicas aun consideran esto como una contraindicación relativa)

- Trastornos hipertensivos de la madre.

Parto activo, si el parto ya se ha iniciado (aunque la tasa de parto vaginal es menor que en la versión antes del trabajo de parto, no se aumentan los riesgos e complicaciones y tiene altas tasas de éxito sobre todo en mujeres que ya han tenido más hijos).

- Dificultades para la valoración de la presentación feral por maniobras de Leopold.


¿Existen riesgos de la Versión Cefálica Externa?

En lo que respecta a los riesgos de la maniobra en sí, no implica muchas complicaciones ni efectos secundarios. Las revisiones sistemáticas de Ginecología realizadas con esta maniobra y las amplias series de casos analizados concluyen que existe una muy baja tasa de complicaciones. Entre estas complicaciones, la Versión Cefálica Externa puede causar:

Rotura de membranas

- Desprendimiento prematuro de la placenta (riesgo inferior al 0,24%)

- Hemorragias

- Inicio del parto

- Hipertensión materna durante el procedimiento

En cualquier caso, los riesgos son inferiores a los de un parto vaginal de nalgas o una cesárea.


¿Qué requisitos se deben cumplir para que me realicen esta maniobra?

Para poder realizar esta maniobra de forma segura antes deben cumplirse una serie de requisitos:

- Debes haber sido valorada en una ecografía en la que se confirme la situación y la presentación del bebé, su frecuencia cardíaca, el índice de líquido amniótico, la extensión de la cabeza fetal, etc.

- Se debe comprobar la analítica del tercer trimestre (incluyendo coagulación) y el Rh materno.

- Se te debe explicar de manera clara el procedimiento, los riesgos, las probabilidades de versión, los beneficios y las alternativas. Además, debes firmar un consentimiento informado si no se ha realizado en consultas externas.

- Debes haber vaciado la vejiga antes del procedimiento.

- Si el procedimiento se realiza en CCEE, se debe avisar al adjunto de partos para tener preparado el quirófano en caso de alguna complicación grave que requiera la extracción fetal urgente.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.