Las etapas del parto

Las etapas del parto
comparte

El proceso del parto se divide en tres etapas principalmente: dilatación, expulsión y alumbramiento. En cada una de ella tienen lugar un conjunto de acciones que darán como resultado el nacimiento de un bebé.

Aunque no siempre un parto comienza de la misma manera, se puede decir, en términos generales, que el inicio de éste coincide con la expulsión del tapón mucoso. Un hecho que sucede unos días o un par de semanas antes del parto. En esta fase previa una serie de señales tales como el aumento del flujo vaginal, la aparición de las primeras contracciones, el encajamiento del bebé en la pelvis, etc., anuncian que el fin del embarazo está cerca.

 

Ahora bien, hasta que no se manifiesten las primeras contracciones regulares, el cuerpo no estará preparado para parir.

 

Etapas del parto

 

1. Dilatación (Desde inicio del parto a dilatación cervical de 10 cm)

 

Es la primera etapa del proceso del parto y como su nombre indica abarca todo el lapso de tiempo en el que el cérvix, o cuello uterino, se dilata. Este periodo se subdivide a su vez en dos fases diferenciadas:

 

No te puedes perder ...

Segundo embarazo

Segundo embarazo

Tras un primer parto  la mamá está más preparada para afrontar los cambios que va a experimentar su cuerpo y su mente. Los tiempos de acción y de reacción se acortan y el trabajo del parto se ve reducido. Ya sabes qué es lo que te espera durante y después del embarazo y esto supone una gran ventaja

- Fase latente (inicio ® dilatación 4 cm): Generalmente tiene lugar cuando la parturienta aún se encuentra en casa. Se caracteriza por la presencia de contracciones variables en cuanto a frecuencia e intensidad. A la vez el cuello del útero se borra y empieza a dilatarse progresivamente hasta alcanzar los 4 cm.

 

- Fase activa (dilatación 4 cm ® dilatación 10 cm): Las contracciones se hacen más regulares, frecuentes e intensas. La dilatación del cuello uterino alcanza los 10 cm.

 

¿Cuánto dura? La duración de este periodo varía de una mujer a otra, ya que intervienen diversos factores. La media se sitúa entre 5 y 8 horas y no es habitual que se prolongue más allá de las 18.

 

¿Qué hacer? Durante esta etapa del proceso permanecerás en una sala de la Maternidad (llamada sala de expectantes). Allí te realizarán diversos exámenes médicos para controlar las contracciones y la frecuencia cardiaca fetal. Igualmente te colocarán una vía intravenosa y te podrán administrar algunos fármacos si fuera necesario.

 

La recomendación es que mientras dure este periodo no te quedes tumbada y te mantengas activa: pasea y cambia de postura con frecuencia. Y sobre todo relájate, esto favorecerá la dilatación. Es el momento de practicar las respiraciones y las técnicas de relajación que aprendiste en las clases de preparación al parto.

 

Cuando el cuello uterino está completamente dilatado, comienza una nueva etapa del proceso que corresponde a la salida del niño. Es la fase expulsiva.

 

2. EXPULSIVO (Desde dilatación de 10 cm a nacimiento del bebé)

 

Esta segunda etapa comprende desde que el cuello uterino ha alcanzado la dilatación completa hasta que se produce la expulsión fetal.

 

Los signos que caracterizan esta etapa son la aparición de contracciones más intensas, largas y frecuentes. La presión de la cabeza del niño sobre el perineo provoca en la madre necesidad de empujar.

 

¿Cuánto dura? Esta parte es más corta que la anterior. Durará alrededor de 30 minutos si es el primer nacimiento y menos en los siguientes.

 

¿Qué hacer? Estarás ya en el paritorio. Si lo has decidido así, te habrán administrado anestesia epidural. Con analgesia las ganas de empujar, así como las contracciones, se perciben peor, no obstante, esos esfuerzos por empujar deben ser dirigidos. Se aconseja que, a pesar de estar anestesiada, trates de participar activamente en el proceso. Sigue los consejos y las indicaciones de la matrona o el ginecólogo y lleva a cabo las respiraciones y pujos de las clases preparto. Aprovecha las pausas entre contracciones o pujos para descansar y retomar fuerzas.

 

3. Alumbramiento (Desde nacimiento del bebé a expulsión completa de la placenta)

 

El parto no concluye con la llegada del bebé al mundo. Aún queda expulsar la placenta. Es la tercera etapa del parto, la que transcurre entre el nacimiento del bebé y la total eliminación de la placenta. En este momento, cuando el bebé ya está fuera, sentirás más contracciones, algo más suaves que las anteriores. Se producen para despegar la placenta que sigue adherida al útero. Debes seguir empujando para expulsarla. Una vez que ha salido, el obstetra comprueba que no ha quedado ningún fragmento de ésta en el interior.

 

Aunque la salida de la placenta puede hacerse de forma espontánea, sin intervención médica, se aconseja el manejo activo por parte del personal sanitario para evitar complicaciones. Se ha demostrado que el riesgo de hemorragia posparto (asociada a la rapidez con la que la placenta se separa del útero) disminuye si el médico o la matrona intervienen en el alumbramiento.

 

Por último, si se ha practicado una episiotomía se procede a la sutura de la incisión y todo habrá acabado. 


Te puede interesar:
El calendario materno incluye los meses del bebé así como la fecha probable de nacimiento del bebé, que se calcula sumando 280 días al primer día de la última regla de la mujer.


Fecha de actualización: 16-07-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>