Cesárea programada y lactancia

Cesárea programada y lactancia

Comentarios0 comentarios
Comparte
Cesárea programada y lactancia

Determinadas condiciones (posición anómala del feto, peso excesivo del bebé, embarazos múltiples, infección materna…) obligan a programar una cesárea en vez de esperar a un parto vaginal. ¿Es posible dar el pecho si el bebé ha nacido mediante este tipo de intervención?

Dificultades con la lactancia

Todos los pediatras coinciden en un asunto: la lactancia materna exclusiva es el mejor alimento que se le puede dar a un bebé en los primeros meses de vida. Por eso, una de las primeras preocupaciones después del parto es conseguir dar el pecho al niño.

Para las madres primerizas es más difícil comenzar con la lactancia, y si además el parto ha sido por cesárea, puede resultar aún más complicado por varios motivos:

- El parto vaginal libera una serie de hormonas (oxitocina y prolactina, las hormonas de la lactancia) en las primeras 48 horas del posparto que ponen en marcha la producción de leche. Sin embargo, tras una cesárea, el nivel de estas hormonas es menor.

- Sostener al bebé en brazos puede resultarte más complicado ya que su peso puede hacerte daño sobre la cicatriz.

- Una cesárea causa mayor estrés al recién nacido que un parto vaginal, por eso puede que esté más intranquilo y lloroso las primeras horas, lo cual, a su vez, intranquiliza a la mamá.

- La creencia, errónea, de que la madre necesita descansar y, por lo tanto, se debe alejar al bebé las primeras 24 horas para que se pueda recuperar, tiempo durante el cual será alimentado con biberón.

Consejos

Es cierto que puede resultar un poco más difícil la lactancia tras una cesárea pero, realmente, es complicado para cualquier primeriza. Por eso no hay que rendirse ante los pequeños problemas que puedan surgir en estas primeras horas o días, sino seguir adelante con una serie de recomendaciones:

- Nada más dar a luz, a no ser que haya sido con anestesia general, pide que te coloquen al bebé en los brazos, aunque solo sea unos segundos, para que podáis sentiros el uno al otro y el bebé te reconozca.

- En cuanto sea posible (mejor si es dentro de la primera hora tras el parto), ponle al pecho. Tener a tu bebé succionando estimulará las hormonas de la lactancia, haciendo que la leche baje antes.

- Paciencia y tranquilidad son las claves para lograrlo. No debes preocuparte porque pasen unas horas sin que tu bebé se alimente.

- Si la cicatriz te tira y te duele, busca una postura alternativa: usa un cojín de lactancia, túmbate de costado…

- Si el bebé está muy nervioso, simplemente abrázale y cálmale. Tu contacto es todo lo que necesita para sentirse bien.

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta