×
  • Buscar
Publicidad

Posturas para dar a luz

Posturas para dar a luz

Hasta que los partos comenzaron a ser asistidos en hospitales las mujeres han parido sentadas, en cuclillas, de rodillas… Actualmente, en la mayoría de las maternidades, la postura más extendida es la de la madre tumbada o semirrecostada sobre su espalda con las piernas separadas y levantadas (postura que facilita el trabajo de la matrona y el obstetra); si bien, es cada vez más frecuente ofrecer la posibilidad de parir adoptando otras posturas, probablemente más cómodas para la parturienta.

Publicidad

Índice

 

¿Qué posturas puedo adoptar a la hora de dar a luz?

De pie

Utilizar una postura erguida durante la fase del expulsivo tiene sus ventajas, ya que aprovecha la gravedad para que el bebé salga por el canal del parto. Hay un mayor reparto de fuerzas y por ello menos dolores. Asimismo,esta postura mejora la alineación del bebé para pasar a través de la pelvis e incrementa la eficacia de las contracciones. De este modo se acorta el tiempo del parto y hace menos probable su instrumentalización.

Sus ventajas:

- Aumenta el diámetro de la pelvis

No te puedes perder ...

Cuando el embarazo llega... a los 40

Cuando el embarazo llega... a los 40

La presión de tener hijos a una edad temprana planea a menudo sobre las mujeres. Según el 82% de nuestros lectores la edad idónea para tener hijos debería ser antes de los 35 años y el 55% piensa que lo ideal sería hacerlo antes de cumplir 25. Sin embargo la realidad es otra y cada vez son más las mujeres que desafiando al reloj biológico y amparadas en los avances médicos, retrasan el momento de la concepción, posponiendo la maternidad hasta establecerse laboralmente, encontrar al compañero ideal o iniciar una segunda familia.

Y tambien:

- La gravedad favorece el descenso del bebé

- Contracciones más intensas

- Menor tasa de episiotomías

- Menos partos instrumentales

- Las mujeres refieren menos dolor

- Menor incidencia de alteraciones en la frecuencia cardíaca del bebé

- Mayor libertad de movimientos

También tiene una serie de inconvenientes:

- Mayor incidencia de desgarros perineales leves

- Sobreestimación del sangrado

En cuanto a estos inconvenientes, hay que resaltar que los desgarros suelen ser más leves, superficiales y rápidos de cicatrizar que una episiotomía (cuya incidencia aumenta en las posiciones en las que la mujer se encuentra tumbada).

En relación con el sangrado, si el parto se desarrolla en posiciones verticales es más fácil recoger y, por tanto, cuantificar la cantidad de sangre perdida.

 

En cuclillas o sentada erguida

Se suele utilizar una silla especial (con asiento en forma de herradura) o bien el apoyo de la pareja u otra persona. Esta posición aumenta la abertura de la pelvis y libera el coxis, lo que permite realizar movimientos basculantes que abren el canal del parto. Además esta posición, vertical, aprovecha el efecto del peso del bebé, ayudándole durante el descenso. Favorece una relajación del perineo, por lo que hay menos riesgo de desgarro. La expulsión se realiza con menos presión, y como consecuencia habrá menos prolapsos y menos posibilidad de aparición de hemorroides.

Las ventajas de esta posición durante el parto son:

- Mayor libertad de movimientos

- Aumenta el diámetro de la pelvis

- La gravedad favorece el descenso del bebé

- Las contracciones son de mayor intensidad que en otras posturas

- Menos partos instrumentados

- Menor necesidad de episiotomía

- Las mujeres refieren menos dolor

- Menor incidencia de alteraciones en la frecuencia cardiaca del bebé

Esta postura también tiene una serie de inconvenientes como:

- Mayor indigencia de desgarros, especialmente en primíparas

- Sobreestimación del sangrado
 

Tumbada sobre el costado

Esta posición, con una pierna elevada y doblada contra el pecho, aguantada por otra persona o por un estribo de la camilla de partos, mantiene la pelvis abierta. Es una postura muy cómoda para la parturienta que puede evitar el desgarro del perineo. Igualmente libera el peso sobre la espalda, por lo que se previenen dolores lumbares.

Esta posición está indicada para las mujeres que están cansadas o por que alguna razón la analgesia epidural con bloqueo motor, cansancio, etc. Algunas de las ventajas de esta posición son:

- Más peronés intactos

- Buena oxigenación del bebé

- Permite cierta libertad de movimiento

Contracciones más intensas y menos frecuentes

Esta posición tiene un inconveniente principal y es que a veces puede ser incómoda para algunas mujeres.

 

De rodillas

Ya sea erguida descansando sobre otra persona o a cuatro patas, con el pecho apoyado en una cama ligeramente inclinada 45 grados, esta posición suele mitigar el dolor de las contracciones, al liberarse el peso del útero. Como las demás posiciones verticales la acción de la gravedad facilita el nacimiento del bebé.

Las ventajas que tiene esta posición son:

- Favorece la colocación del bebé cuando se encuentra en posturas                               anómalas

- Ayuda al descenso de la presentación

- Está asociada a menos traumas de lesiones perneares

- Alivio del dolor lumbar

- Indicada para ayudar en la salida de hombros cuando se quedan retenidos

El inconveniente principal de esta postura es el rechazo cultural, ya que “parece demasiado animal” pero puede ser una posición bastante apropiada en el parto de bebés demasiado grandes o que precisen de alguna manipulación a la hora de salir.


Tumbada mirando hacia arriba o lipotomía

Es una postura muy extendida en la que los acompañantes en el parto se sienten muy cómodos ya que han recibido indicaciones para esta postura. Sus ventajas son:

- Comodidad profesional

- Facilita la monitorización fetal

- Es una postura adecuada para partos instrumentales y para realizar suturas                complejas

También tiene una serie de inconvenientes a tener en cuenta:

- Se asocia a más episiotomías y partos instrumentales

- Hay menos libertad de movimientos

- Se cierran los diámetros de la pelvis


¿Cuál es la postura ideal para dar a luz?

La posición ideal en el parto no existe, debes buscar la que mejor te haga sentir. Hay una posición que le resulta más cómoda a cada mujer, en cada parto, en cada instante. Esto no es algo que se pueda decidir racionalmente, el instinto y la sensación de confort que proporciona a cada una son la mejor guía.

De entre la gran variedad de posiciones que puedes adoptar durante el parto, la opción más adecuada depende de muchas variables como la fatiga de la mujer, la zona en la que sienta más dolor, el tamaño del bebé, el uso o no de analgesia epidural, la frecuencia e intensidad de las contracciones, la posición en la que está colocado el bebé en el canal de parto, la persona que te acompaña, etc.

Aunque no exista una posición ideal para el parto, tú puedes encontrar la que más funcione para ti en cada momento. Si quieres aliviar algún dolor en particular, habla con tu matrona para que te aconseje la mejor posición en tu caso.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

"Los consejos de tu matrona", Guía elaborada por la Asociación Española de Matronas.

Fecha de actualización: 09-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.