×
  • Buscar
Publicidad

Parto con más hijos

Parto con más hijos

La llegada del segundo o tercer hijo a la familia siempre causa alegría y miedos. Estos miedos o inseguridades las provocan el aumento de trabajo y obligaciones que supone meter a un hijo más en casa cuando ya parecías tener las cosas bajo control. El nuevo bebé va a necesitar mucha atención y cuidados, ¿qué pasa entonces con tus otros hijos?

Publicidad

Índice

 

¿Qué esperar del segundo parto?

Las ganas de ver la carita de tu segundo hijo van a ser las mismas que tuviste en el primer embarazo, pero hay otras cosas que van a ser diferentes, tanto en la parte física como en la emocional.

Haber vivido la experiencia del embarazo y del parto en otras ocasiones ya ha destruido algunos ideales que tenías cuando eras primeriza. También te ha enseñado muchas cosas, has visto cómo tu cuerpo reaccionaba antes distintas situaciones, has estado cansada, estresada, feliz…

Uno de los errores más comunes es pensar que todos los embarazos son iguales. Ni tú eres la misma que en el primer embarazo ni es el mismo bebé.

El cambio más obvio para esta segunda vez es que, aparte de preocuparte por ti y el feto, lo tendrás que hacer por esa personita que crece a pasos agigantados, cada vez se mueve más y no quiere parar de descubrir cosas. Correr detrás de un peque puede ser cansado, y si estás embarazada aún más. Por lo que procura descansar lo suficiente y, llegado cierto punto del embarazo, tener cuidado al coger a tu hijo si este ya pesa mucho.

Muchas mujeres notan en el segundo embarazo que la barriguita les empieza a crecer antes. También sienten los movimientos del bebé antes, en parte porque ya reconocen cómo se mueve.

Puede ser que experimentes náuseas, aunque no las hayas tenido en el primer embarazo, y que te sientas más cansada.

El momento de dar a luz también es distinto según el número de embarazos que hayas tenido con anterioridad.

Para las madres primerizas, la primera etapa del parto (dilatación del cuello uterino) dura un promedio de ocho horas, pero para las mujeres que han tenido un bebé antes, dura un promedio de cinco horas. La segunda etapa, en la que toca empujar para expulsar al bebé, una madre primeriza tarda unas tres horas, mientras que la experimentada suele tardar dos horas.

En la parte emocional, un segundo embarazo difiere mucho del primero. Vas a tener menos tiempo para ti y para preparar las cosas para el nuevo bebé, lo que te puede producir estrés. También surge la duda de si serás capaz de controlar a dos niños al mismo tiempo, sobre todo al principio, cuando necesitan más atención. Tranquila, no vas a estar sola. Va a ser mucha la gente que te quiere ayudar, desde tu pareja a tu familia o amigos.

Tendrás que aprender a delegar algunas tareas y a crear un plan de organización para que todo esté controlado.

Intenta sacar una hora al día para ti, para leer, pasear, meditar… Te ayudará a estar más centrada y descansada el resto del día, y evitará que te satures.
 

Parto con más hijos

No te puedes perder ...

¡Organiza tus propias fiestas infantiles al aire libre!

¡Organiza tus propias fiestas infantiles al aire libre!

Una fiesta infantil debe ser un momento de alegría y emoción, sobre todo para tu pequeño, pudiendo llegar a convertirse en un recuerdo inolvidable. Además, con la llegada del verano, dispondrás de un amplio repertorio de actividades para realizar al aire libre, haciendo de estas fiestas un gran método para pasar unas horas agradables con tu hijo y sus amigos

Y tambien:


Cuando la hora del parto se va acercando los nervios van en aumento y es importante tener las cosas bajo control para evitar estrés.

Durante los meses de embarazo es bueno que hables a tus otros hijos sobre la llegada del nuevo hermanito. Estarán muy ilusionados, pero tienes que hacerles ver que, como hermanos mayores, van a tener que ayudar un poquito más y guardar silencio algunas horas del día.

Darles este voto de confianza, el papel del hermano mayor les hará sentir importantes y les ayudará en su desarrollo.

Enseñarles las ecografías, dejarles que participen en el montaje de la cuna y el carrito para el nuevo bebé… todo lo que sea involucrarlos e introducirlos en esta nueva etapa que viene hará que, cuando se dé el cambio, este no sea tan fuerte.

Es necesario que tengas ya una lista de personas a las que llamar cuando te pongas de parto para que se ocupen de tu otro peque. Es mejor que sean gente de confianza para tu hijo ya que no sabes a ciencia cierta cuánto tiempo va a pasar con ellos.

Hay gente que piensa que la primera vez que tu hijo ve al nuevo bebé es crucial, pero lo importante es que se cree una conexión que ayude a la relación a largo plazo.
 

¿Qué va a cambiar a partir de ahora?


Las primeras semanas con un niño pequeño y un recién nacido son complicadas. El hermano mayor aún necesita mucha atención ya que no es independiente y el recién nacido todos los cuidados comunes de ese momento, que no son pocos. Además, tú no te sentirás al 100% todavía ya que te estarás recuperando del parto.

Vas a necesitar ayuda para realizar las tareas de casa, la compra… Tu pareja puede ayudarte, pero recuerda llamar a algún familiar si lo necesitas.

Las horas para dormir van a cambiar bastante, el bebé llevará un horario, tu otro hijo otro y tú y tu pareja otro. No descansar lo suficiente te provocará estrés. Mantén un ambiente tranquilo en casa que invite al descanso y la relajación.

No vas a ser peor madre por dejar a tu hijo mayor en la guardería durante unas horas. Allí estará atendido y podrá jugar con otros niños mientras tú te ocupas del recién nacido, de ir a las citas médicas…

Puede que surjan algunas envidias por parte del hijo mayor, hasta hace nada era el centro de atención y ahora puede sentirse desplazado. Trata de dedicarle tiempo exclusivamente para él. Puede ser mientras el recién nacido duerme o mientras está con otra persona. Haz sentir a tu hijo mayor especial y querido, así su actitud ante la nueva situación será positiva.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 27-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.