×
  • Buscar
Publicidad

Menstruación abundante después del parto

Menstruación abundante después del parto

Durante la cuarentena se producen los loquios, pérdidas de sangre vaginales que pueden llegar a durar varias semanas y que no deben confundirse con el sangrado menstrual. Los primeros días son más abundantes, pero después su intensidad debe ir disminuyendo

Publicidad

Índice

 

¿Realmente, esa sangre es menstruación?

El puerperio o cuarentena está caracterizado por una serie de cambios y síntomas en el organismo femenino que se producen mientras vuelve a su normalidad. Uno de los signos de esta etapa son los loquios, pérdidas de sangre vaginales que contienen tejido placentario y que sirven para expulsar los restos de placenta que puedan quedar dentro del útero y así limpiarlo totalmente.

Estos loquios suelen durar toda la cuarentena, es decir, unas 5 o 6 semanas, aunque al principio son mucho más abundantes que al final. Su color y aspecto también varían: si los primeros días son muy rojos y más abundantes, hacia el final del puerperio son marrones y mucho más escasos.

Existen varios tipos de loquios:

No te puedes perder ...

Puerperio después del parto

Puerperio después del parto

Una vez finalizado el parto comienza la etapa del puerperio. Y aunque en ella estarás completamente centrada en tu recién nacido y en sus cuidados, deberás saber que son numerosos los cambios que volverá a experimentar tu cuerpo. Pero, ¿qué es exactamente el puerperio?, ¿qué cuidados hay que tener?, ¿qué inconvenientes pueden surgir?

Y tambien:

- Lochia rubra: el primer flujo justo después de dar a luz, rojo intenso porque tienen mucha sangre. Dura entre 3 y 5 días tras el parto y es muy abundante. Puede tener coágulos.

- Lochia serosa: de color marrón claro o rosado, dura normalmente hasta el décimo día. Es menos espeso y abundante.

- Lochia alba: el flujo se vuelve blanquecino o amarillento. Dura hasta la tercera o sexta semana, dependiendo de la persona.

No deben confundirse con la menstruación, que puede llegar antes o después según se esté dando el pecho o no.

 

¿Cuáles son las causas de los loquios?

Son 3 las causas de los loquios o pérdidas de sangre después del parto:

- El desprendimiento de la placenta, el órgano que se ha encargado de suministrar oxígeno y nutrientes al feto durante el embarazo. En el punto del útero donde estaba adherida la placenta, se forma una herida que empieza a sangrar. Donde se forma esta herida hay una acumulación de glóbulos blancos para formar una barrera de defensa frente a los posibles gérmenes que podrían provocar una infección en la herida. Conforme este “escudo” se forma, las pérdidas de sangre de esa herida disminuyen. No es como un proceso normal de cicatrización, sino como un proceso de reconstrucción de tejido ya que si se formase una cicatriz no podría producirse la implantación de un nuevo óvulo fecundado.

- La eliminación de la capa que recubre el útero durante el embarazo. Esta capa está compuesta por un abundante tejido, que con su presencia hace del útero un lugar acogedor para el feto y que es expulsado en su mayor parte en el momento del parto.

- Destrucción por lisis de parte de las fibras del útero.
 


¿Cuánto duran los loquios?

Por lo general, los loquios suelen durar alrededor de 15 días, aunque la duración no es la misma en todas las mujeres. Existen algunos factores que pueden hacer que estos loquios se incrementen, como los embarazos múltiples, las multíparas (mujeres que ya han parido anteriormente), en los embarazos en los que los fetos son muy grandes (macrosomas) o una gestación con mucha cantidad de líquido amniótico (polihidramnios). En estos casos el útero queda más distendido, por lo que necesita más esfuerzo a la hora de contraerse por lo que los loquios suelen prolongarse un poco más.

En la situación contraria, hay una circunstancia que favorece que estos loquios se acaben antes, la lactancia. Esto se debe al reflejo de Ferguson. Cuando se pone al bebé en el pecho y se agarra bien, la succión provoca un reflejo en la hipófisis de la madre que segrega oxitocina. Esta hormona estimula el útero y hace que se contraiga, favoreciendo que se reduzca el sangrado y que el útero se vuelva más pequeño (hasta alcanzar el tamaño que tenía antes del embarazo).


¿Qué cuidados necesitan los loquios?

Los loquios requieren de un cuidado muy sencillo que consiste en el reposo y en evitar esfuerzos. Se deben usar compresas con un nivel grado de absorción, especialmente en los primeros días, donde la producción de loquios es más elevada. No se recomiendan los tampones, ya que estos aumentan el riesgo de infecciones en la vagina y en el útero.

Además, se debe mantener una buena higiene en el puerperio, especialmente mientras duren los loquios. Para evitar que esta zona que está en mayor o menor grado traumatizada por el parto se irrite más o se infecte, debes seguir los siguientes consejos:

- Lávate la zona con agua templada, más bien tirando a fría, cada vez que se vaya al baño (tanto con la micción como con la defecación). Además debes limpiarte siempre de delante hacia atrás para no contaminar el área vaginal con las bacterias de la zona anal.

- Seca muy bien la zona para evitar la humedad con toques suaves.

- No uses toallitas húmedas.

- Debes lavarte la zona, pero no se aconseja tomar baños de asiento. Sentarse en el agua durante un rato puede favorecer el reblandecimiento (maceración) de la zona.

- La mejor compresa (a pesar de que su absorción es limitada) es la de algodón, sin que tenga perfumes ni adictivos, ya que estos `pueden causar alergia. Además, lo mejor es que no tengan plástico, ya que favorecen el incremento tanto de la temperatura, como de la humedad y hace que la zona no esté aireada. Además, estas compresas previenen los picores y la irritabilidad al ser de una fibra natural suave.


Posibles problemas de los loquios

Si los loquios huelen muy mal o son muy abundantes pasados los primeros 5-6 días, se debe acudir al médico ya que puede ser un síntoma de ciertas enfermedades: infecciones, endometriosis, problemas de cicatrización, etc.

Además, existen otros síntomas que indican que los loquios no están siendo expulsados como deberían:

Los loquios rojizos se mantienen durante más de cuatro días

- Tienes fiebre

- El sangrado es demasiado abundante

Ante cualquiera de estos síntomas debes acudir cuanto antes a tu médico.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.