¿En qué momento se debe ir al hospital por el parto?

¿En qué momento se debe ir al hospital por el parto?
comparte

Uno de los mayores temores de las embarazadas es no reconocer los síntomas del parto; hay partos repentinos en los que ninguna de estas señales, conocidas como pródromos del parto, se han producido. A continuación, te damos algunos consejos para identificar este tan esperado momento.

- La expulsión del tapón mucoso

 

Se trata de una mucosidad, teñida de sangre, que tapona y protege el cuello del útero. Se puede expulsar repentina o gradualmente y suele ser indicador de que el parto se aproxima. En algunas mujeres sucede justo inmediatamente antes del parto, pero también pueden pasar entre diez o quince días antes. Incluso hay mujeres que no lo expulsan hasta el momento del parto y, por tanto, no se enteran.

 

- El abdomen desciende

 

Notarás que ha descendido porque respirarás mejor y sentirás menos pesadez, aunque como presionará aún más la vejiga también se incrementará la necesidad de orinar cada poco.


- Las contracciones de Braxton Hicks


Aunque probable la madre lleve meses sintiendo estas contracciones irregulares, sobre todo si no se trata del primer hijo, cuando se aproxime el momento del parto se incrementarán en intensidad y frecuencia. Se distinguen de las del parto por ser muy irregulares y por interrumpirse al descansar o cambiar de actividad. Además, aunque pueden ser molestas, son indoloras.

No te puedes perder ...

Cómo prepararse para el embarazo

Cómo prepararse para el embarazo

Cada vez son más las parejas que planifican el momento de quedarse embarazados. Para lograrlo lo más rápido posible y sin complicaciones, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda la consulta pregestacional previa al embarazo desde el momento en que se desea tener un hijo. Así se reduce notablemente el riesgo de problemas para la madre y trastornos al feto


- Cambios emocionales y aparición del instinto de nido


Las anteriores son señales objetivas, pero también están las llamadas subjetivas. Antes de producirse el parto muchas futuras madres se sienten inquietas o más sensibles. En muchas también aflora el instinto de nido común a todos los mamíferos, o necesidad de limpiar y recoger la casa. Existe algo llamado trabajo de parto podrómico. Se trata de unas contracciones que no acaban de ser las del parto ya que se mantienen irregulares, pero no acaban de cesar, con las que es difícil descansar, y que acaban desencadenando el parto tras dos o tres días. En este caso también es importante descansar en casa, hidratándose bien y reservando fuerzas, a la espera de que se desencadene el parto. Acudir al hospital suele derivar en que te manden de regreso a casa o en que te dejen ingresada, pero intenten acelerar de forma artificial el proceso.

 

¿Cuándo ir al hospital para el parto?

 

Lo más oportuno es acudir cuando realmente ha comenzado el trabajo de parto. Hay varias señales que indican que el parto se aproxima, las cuales son:

 

- El rompimiento de la bolsa y la salida del líquido amniótico puede producirse de forma gradual o de repente. Esta puede ir acompañada de contracciones en algunas mujeres y se deberá acudir de inmediato al hospital.


- Si la madre nota un sangrado vaginal con mucosidad, esto se debe al tapón que envuelve el cuello uterino, el cual puede ser expulsado en cualquier momento, lo que revela que se acerca el nacimiento del bebé.


- Las contracciones son una señal inequívoca del trabajo de parto. La madre deberá tener en cuenta la frecuencia y su duración. Las contracciones activas se presentan en un lapso de 5 minutos con una duración de entre 45 y 60 segundos, y con una dilatación del cuello uterino de 3 centímetros o más.

 

Contracciones que no ameritan ir al hospital

 

Las contracciones de Braxton Hicks son irregulares y se producen con dolor moderado en la parte del vientre. Estas desaparecen al descansar o cambiar de posición. Los espasmos o calambres son muy frecuentes durante el embarazo  y se confunden con las contracciones del parto. No obstante, duran entre 15 y 20 segundos, luego desaparecen al descansar o cambiar de posición.


Hay contracciones un poco más dolorosas que se presentan en algunas mujeres con un espacio de tiempo prologado entre una y otra. Para aliviar la tensión que producen, se recomienda un baño con agua caliente y dar un masaje en la espalda.

 

Organización para el parto

 

El nacimiento de un bebé acarrea preparativos de todo tipo, en el momento de las contracciones dolorosas, o habiendo roto aguas minutos antes, es imposible diseñar todo el operativo logístico en el que se ve inmersa cualquier pareja que se va "de parto". Estas son algunas cuestiones sobre las que hay que reflexionar:

 

- ¿Llamo al hospital o voy directamente a urgencias?

 

En las urgencias hospitalarias de centros públicos y privados pueden asesorarte si llamas por teléfono, aunque lo ideal es que puedan explorarte in situ. Si tienen que avisar a tu ginecólogo para que te asista en el parto, llama con cierta anticipación cuando compruebes que hay algún signo claro de que el alumbramiento se acerca.

 

- ¿Dónde está el hospital?


Calcula la distancia desde casa en kilómetros y en minuto.

 

- ¿Cómo voy a trasladarme?


Elegir de antemano el medio de transporte (taxi, vehículo propio conducido por el acompañante). Una buena idea es hacer el trayecto antes utilizando diversas rutas en horas y transportes diferentes, contando con el tiempo que se tarda en aparcar, en caso de ir en vehículo particular.

 

- ¿A qué horas posibles voy a hacer ese trayecto?


Como los partos son inesperados y mucho de ellos tienen lugar de madrugada, hay que prever todas sus consecuencias. Si las contracciones de parto comienzan en hora punta, también habrá que planificar una ruta alternativa o intentar salir con mayor anticipación, aunque este último extremo no siempre es posible.


- En caso de tener hijos ¿con quién dejarlos?

Es imprescindible contar con una persona de confianza para que se quede con el resto de los integrantes más pequeños de la familia, bien en la propia vivienda o llevando a los hijos a casa de otros familiares.


- ¿Qué me llevo al hospital?


La madre siempre deberá cargar con su maleta, la maleta del bebé y canastilla, la cual debe estar totalmente preparada. No se debe olvidar la historia médica completa, la cartilla de la Seguridad Social y una identificación vigente para poder comprobar tu identidad.


 

 


Te puede interesar:
Hallar la manera de cómo combinar los nombres de los padres para los bebés y que el resultado sea perfecto para la pareja no siempre resulta sencillo. Por ello, siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 25-09-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>