×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo será el parto?

¿Cómo será el parto?

Esta es una de las preguntas que con más frecuencia ronda las cabezas de las futuras mamás primerizas, especialmente al final del embarazo.

Publicidad

Indice

 

Miedo al parto

Los nervios y el temor a lo desconocido suelen jugar malas pasadas a la mente y contribuyen a dejar volar la imaginación, no siempre en el camino adecuado.

Sin duda el mejor modo de afrontar el miedo al parto es conocer cómo se va a desarrollar. Asistir a clases de preparto ayuda a muchas mujeres a sacudirse los temores y a prepararse para lo que va a ocurrir. No dudes en plantear todas tus preguntas y dudas a la matrona o al asesor que se encargue de impartir el curso de preparación al parto. Infórmate también sobre la posibilidad de visitar el paritorio y otras salas de la maternidad durante el embarazo. Muchos hospitales permiten estas visitas con el objetivo de que las gestantes puedan familiarizarse con ellas antes de dar a luz.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

¿Cuándo comienza el parto?

No todos los partos se anuncian de una forma determinada, clara e inequívoca. No existe una señal única e irrefutable que advierta con certeza que el momento ha llegado. Si atendemos a la teoría, el proceso se inicia con la expulsión del tapón mucoso y el comienzo de las contracciones. Pero, en la práctica si una embarazada se presenta en el hospital con esos síntomas seguramente será invitada a volver a casa y a regresar a la Maternidad en unas horas, o incluso pasados unos días.

La rotura de aguas es otra de las señales que indican que el cuello uterino empieza a dilatarse, pero esto no siempre ocurre espontáneamente y son los médicos los que, ya en el paritorio, decidirán romperla para facilitar el descenso del bebé.

Otros nacimientos, pasada la fecha probable y sin signos de parto inminente, se inducen por prescripción médica para evitar posibles riesgos.

 

El desarrollo del proceso del parto

En la mayoría de los casos el parto se desarrolla de forma natural. Ahora bien, puede ocurrir que en el transcurso del mismo surja alguna incidencia porque el bebé se presente en una posición que dificulte la salida, o porque el canal de parto imposibilite la expulsión, o cualquier otra circunstancia que perturbe el nacimiento natural. En estas ocasiones, y muchas otras, será necesaria una intervención médica e instrumentalizada (uso de ventosas, fórceps o cesárea) con el fin de evitar el sufrimiento de la madre y/o el niño.

Pero vayamos paso a paso.

El protocolo de actuación suele variar de un hospital a otro. Aun así, en términos generales este es el procedimiento habitual:

- A tu llegada al hospital, el personal te hará unas preguntas rutinarias para evaluar el ingreso. ¿Cuándo empezaron las contracciones? ¿Con qué frecuencia aparecen? ¿Qué duración tienen? ¿Ha roto aguas? ¿Cuándo?

Si por tus respuestas consideran que es necesario que permanezcas en el hospital el siguiente paso será explorarte para comprobar que el bebé se encuentra bien.

- Normalmente te harán pasar y descansar en la sala de expectantes. Allí pasarás el periodo de dilatación, mientras el médico o una matrona contralarán el ritmo cardiaco del bebé y su posición, así como las contracciones maternas.

- Comprobarán también la dilatación del cuello uterino y si ha habido rotura de membranas.

- Si es un parto inducido, probablemente en este momento te administren oxitocina sintética para acelerar las contracciones, o prostaglandina para facilitar la dilatación del cérvix. Así se reproducen, de la manera más parecida posible, las condiciones de un parto natural.

- Cada cierto tiempo acudirán a comprobar el nivel de dilatación y el bienestar fetal.

- Si has decidido contar con anestesia epidural para aliviar el dolor, podrán ponértela a partir de los 3 centímetros de dilatación.

- Llegada la hora pasarás al paritorio, donde te administrarán la analgesia epidural. En poco tiempo notarás la parte inferior del cuerpo insensible, pero estarás plenamente consciente para participar en el parto.

- Cuando el ginecólogo o la matrona confirmen que has dilatado lo suficiente (10 cm) comenzará la fase del expulsivo y te pedirán tu colaboración empujando. Es el momento de poner en práctica las respiraciones y pujos aprendidos en las clases de preparación.

- En algunas situaciones puede ser necesario, justo antes de que salga la cabeza del bebé, practicar una episiotomía, esto es, una incisión quirúrgica en el perineo para agrandar el orificio vaginal y facilitar la salida del bebé, evitando desgarros.

- Asimismo, algunas circunstancias obligan a emplear fórceps o ventosas para acortar el trabajo de parto y evitar sufrimiento fetal.

- En los casos más graves y urgentes, puede requerirse llevar a cabo una cesárea. Si es así puede tener que administrarse anestesia general. Después se realizará una incisión horizontal en la parte inferior del vientre para extraer al recién nacido, en una intervención que no suele durar más de una hora.

- Cuando la cesárea es programada, se ingresará en el hospital como cualquier otra intervención quirúrgica.

- Una vez ha nacido el bebé, se procede a la limpieza de la nariz y la boca para facilitarle la respiración e inmediatamente se coloca sobre su madre para favorecer el contacto piel con piel. Ya tienes a tu bebé contigo ¡Bienvenido!

Tras ese instante en el que se deja a los recién estrenados papás observar, acariciar y disfrutar de su hijo, se lleva a cabo un rápido chequeo para comprobar que todo está bien. Se limpia al recién llegado y se le viste para que no se enfríe. A los cinco minutos se le somete al test Apgar para valorar el estado del pequeño y a una exploración para descartar malformaciones u otras anomalías. El resultado se apuntará junto a otros datos, necesarios para su posterior seguimiento médico (peso, longitud, perímetro del cráneo,  grupo sanguíneo, Rh, etc.).

Igualmente, a los recién nacidos se les administra una inyección de vitamina K para prevenir hemorragias y pomada en los ojos que evitan el riesgo de conjuntivitis.

En poco tiempo serás trasladada a una habitación hasta que seas dada de alta. Normalmente en un par de días, o en hasta 5 si has necesitado una cesárea, serás dada de alta. Tu nueva vida con tu bebé acaba de comenzar.


Te puede interesar:

Una de las primeras cosas que quiere averiguar una mujer embarazada es la probable fecha de parto ya que con este dato puede realizar un mejor seguimiento de su embarazo y planificar al máximo todo lo necesario para cuando nazca el bebé.

Fecha de actualización: 13-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.