×
  • Buscar
Publicidad

¿Una embarazada puede hacerse un alisado?

¿Una embarazada puede hacerse un alisado?

Estoy segura de que rondan por vuestras cabezas muchas dudas si estáis embarazadas, ya que en esta nueva etapa vais a experimentar muchos cambios físicos y psicológicos. Tranquilas, es muy común albergar cierta incertidumbre acerca de temas como si puedes hacerte un alisado o no, sobre todo si estáis embarazadas por primera vez. 

Publicidad

Índice

 

Cambios del cabello en el embarazo

Probablemente, sintáis algún temor hacia la tolerancia o no de vuestro bebé ante ciertos hábitos y costumbres que teníais anteriormente.

A menudo, con todos los cambios que vais experimentando a lo largo del embarazo, no tenéis tiempo ni ganas de seguir una rutina de belleza. Bien es cierto que en el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre, las mujeres experimentan cambios tanto positivos como negativos. Las hormonas hacen que el cabello, en muchos casos, se muestre radiante y tenga mucho brillo o que el tamaño de los senos aumente. Sin embargo, en lo que se refiere a aspectos negativos, el embarazo puede traer consigo estados anímicos algo bajos, pues las variaciones en el nivel de hormonas provocan algunos momentos de tristeza, y por unas razones u otras, dejas de verte tan atractiva como antes.

Muchas de vosotras queréis continuar con la misma rutina de belleza de antes de estar embarazada, pero debéis saber que no siempre es posible, ya que, sobre todo en la primera etapa del embarazo, es decir, durante los primeros tres meses, debéis tener especial cuidado con vuestro bebé.
 

¿Se pueden usar los productos de alisado en el embarazo?

No te puedes perder ...

Y tambien:

En cuanto al lavado del cabello podéis seguir haciendo lo mismo. Será suficiente con un buen lavado usando un champú suave, y si fuera necesario, el uso de algún acondicionador. Sin embargo, si estáis pensando usar algunos tintes de pelo o haceros algún tipo de alisado, debéis prestar mucha atención, ya que esto puede perjudicar el desarrollo de vuestros bebés.

Son frecuentes las controversias sobre un determinado tratamiento u otro para nutrir el cabello, y más aún cuando una está embarazada. Los tratamientos con queratina lo hidratan y nutren profundamente, pero no siempre se puede seguir con ello. En el caso de utilizar queratina que no contenga ninguna sustancia química nociva, sí se podrá continuar con el proceso, pero debéis aseguraros bien, ya que es muy común el formol en algunos de sus baños. El formol es una sustancia química cancerígena, prácticamente prohibida para las futuras madres. En algunos países, como Alemania, está prohibido su uso. En el caso de España, todavía se autoriza una concentración máxima de 0,2%.

Muchos tratamientos de alisado y nutrición del cabello lo contienen, por lo que es fundamental asegurarse de que vuestro peluquero o peluquera no utilice productos que lo contengan.

En el caso de querer haceros un alisado japonés, debéis tener en cuenta que este contiene químicos que derivan del amoníaco.

La permanente tampoco es recomendable, pues según los expertos, lo mejor es evitarla ya que los líquidos que se utilizan para su realización también son nocivos para el feto.

Con el alisado definitivo sucede lo mismo. Debe evitarse ya que la mayoría de los productos utilizados contienen formol o formaldehído que, como sabemos, es perjudicial para el desarrollo del bebé, pero también lo es para vuestra salud.

 

¿Puedo teñirme el pelo?

Por tanto, aunque lo más aconsejable sea intentar evitar permanentes, alisados o tintes durante el embarazo, siempre podéis optar por otras alternativas como el uso de pigmentos naturales o de origen vegetal, que no contienen formol ni ninguna sustancia química tóxica que pueda dañaros, y aunque sean menos duraderos que los tintes normales, no llevan compuestos químicos. Los tintes normales contienen amoníaco, y aunque hoy se haya reducido su porcentaje, sigue estando presente en la mayoría de los tintes.

La mayoría de los médicos aconsejan a sus pacientes no usar tintes normales. No se debe cubrir la cabeza por completo ni llegar al cuero cabelludo, en ningún caso, pues algunos de los compuestos químicos que contienen, como la anilina, pueden afectar al desarrollo del bebé. La anilina puede ser tóxica, si se ingiere, se inhala o está en contacto con la piel. Daña la hemoglobina, encargada de transportar oxígeno a la sangre. Por tanto, si la hemoglobina está dañada, no podrá transportar oxígeno.

Recordad que debéis prestar especial atención y consultarlo siempre con vuestro profesional de la medicina y peluquero, ya que también es posible que aparezca alguna alergia a determinadas sustancias químicas durante el proceso de gestación. 

 

¿Y en el posparto? ¿Qué ocurre con el cabello?

Tras dar a luz, también aparecen nuevos factores y el nerviosismo y el estrés, a menudo, facilitan la pérdida del cabello. Pero tranquilas, es una fase corta que no debe preocuparnos. Durante el amamantamiento hay una sobreexigencia de la madre, debido al nuevo rol que estáis desempeñando.

En ocasiones, muchas de vosotras decidís utilizar algunos tratamientos anticaída, que contienen sustancias que perjudican al feto, por lo que deberíais consultarlo previamente con vuestro médico. Quizás debáis suspender la utilización durante el embarazo o incluso hasta terminar la lactancia materna. 

 

 


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 25-09-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.