×
  • Buscar
Publicidad

Estoy amamantando, ¿puedo hacerme un alisado?

Estoy amamantando, ¿puedo hacerme un alisado?

Durante la lactancia es mejor no exponerse a ningún riesgo, sobre todo si se trata de tratamientos estéticos, como un alisado, que no son necesarios. Y es que los productos que se usan para hacer los aliados, tanto los permanentes como los de queratina, pueden contener productos perjudiciales y tóxicos, por lo que lo mejor es esperar a que acabe la lactancia.

Publicidad

Índice

 

El alisado en la lactancia

Algunos productos que se usan para los tratamientos capilares de alisado contienen formaldehído o glutaraldehído, especialmente aquellos que se usan para el alisado brasileño o el de queratina. Y ambas sustancias tienen propiedades mutagénicas y son potencialmente cancerígenos, por lo que su uso se ha sido limitado y prohibido en muchos países. Por lo tanto, si buscas en la página web de e-lactancia.org (la web realizada por expertos que alerta del riesgo bajo, medio, alto o muy alto de consumir ciertos medicamentos durante la lactancia), verás que el alisado lo coloca en riesgo alto, es decir, contraindicado.

Además, aunque en España el uso de formol o formaldehído está prohibido por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), todavía muchos productos lo llevan, y esta sustancia es altamente tóxica para el bebé y, aunque es raro que una sustancia aplicada en el pelo pase a la sangre y de ahí a la leche, pueden quedar restos del mismo en tu pelo, tu ropa o tu piel y llegar al bebé, produciéndole algún tipo de alergia oftálmica, cutánea o del aparato respiratorio.

Por lo tanto, los expertos recomiendan no hacerse ningún tipo de alisado durante la lactancia materna para evitar posibles riesgos al bebé.

No te puedes perder ...

¿Una embarazada puede hacerse un tatuaje?

¿Una embarazada puede hacerse un tatuaje?

Hoy en día la diversidad en el pensamiento de una madre se ha expandido. Las madres ya no tienen por qué guardar un estilo y parecer oveja al seguir a la madre tradicional. Por eso ahora existen mamás con distintos gustos, como las que sienten atracción por los tatuajes. Es probable que, si ya tenías tatuajes antes de enterarte de tu embarazo, te preocupe si esto pueda repercutir en ti y en el hijo que cargas de alguna u otra forma. Tal vez incluso tengas ganas de hacerte un tatuaje, pero no sepas si exista algún riesgo o debas tomar ciertos cuidados en tu embarazo.

Y tambien:

Consejos si te haces un alisado

Pero si a pesar de todo quieres hacer un alisado porque tu pelo es ingobernable y te encuentras a disgusto con tu aspecto, debes seguir los siguientes consejos:

1- Busca productos que contengan sustancias como hidróxido de sodio, hidróxido de litio, hidróxido de calcio o tioglicolato de amonio, utilizados en el llamado alisado japonés, que no son mutagénicos y, por lo tanto, se consideran seguros.

2- Busca un centro estético o peluquería de calidad que te asegure que los productos utilizados no contienen ni formaldehído ni glutaraldehído y que cumpla con los estándares de seguridad que aparecen en los envases. Además, debe ser un lugar limpio e higiénico para evitar que otras sustancias tóxicas lleguen a tu pelo, piel o ropa.

3- No vayas con tu bebé a hacerte el alisado, déjalo en casa y, antes de cogerlo o darle el pecho al volver, asegúrate de cambiarte de ropa, recogerte el pelo y lavarte bien para que no haya restos de ninguna sustancia que puedan llegar al pequeño.

4- Lávate el pelo en cuanto puedas y, mientras, recógelo bien para que el bebé no lo toque ni lo chupe.

Si ya te has hecho el alisado mientras estabas dando el pecho, no te preocupes ya que, como decíamos, es raro causar algún daño al bebé a través de la leche y si no ha sufrido ninguna reacción alérgica a los pocos días, ya no le va a dar. No obstante, como todos los expertos consideran que el riesgo existe, evita volver a hacerte este tipo de tratamiento mientras estés dando el pecho o, si lo vuelves a hacer, cumple los consejos que te hemos dado.

Estoy amamantando, ¿puedo hacerme la Ttaninoplastia?

La taninoplastia hace que una melena encrespada, seca y con mucho frizz se beneficie. Este tipo de tratamiento le da brillo a tu cabello, lo pondrá suave y lo hidratará de tal manera que, con lavarse el pelo con el champú indicado y con una sola pasada de secador, te quedará liso, sano y bonito.

La taninoplastia también es conocida como el alisado de pelo y reestructurador molecular orgánico. Alisa el pelo gracias a una sustancia llamada taninos que no daña la fibra capilar. Además, tampoco modifica la estructura interna del cabello. Es apta tanto para mujeres embarazadas como para mujeres que estén amamantando a sus bebés. El tanino es un polifenol vegetal que se obtiene de la piel de la uva, del roble y del castaño. Es un producto 100% natural.

Ten en cuenta que esta técnica no solo alisa el cabello, también lo suaviza, lo hidrata y lo repara al instante. Además, puede ser aplicado en cabellos lisos que quieran controlar el frizz o hidratarlos en profundidad. Es un tratamiento muy novedoso.

Estoy amamantando, ¿puedo hacerme una enzimoplastia?

Los componentes naturales de la enzimoplastia son las enzimas de las cortezas de los árboles y frutos: cisteína, alpha-lupaline, vitaminas y otros minerales. Son moléculas protéicas que se combinan con el ácido tánico, un conservante natural que, aplicado a la estética, ha logrado efectos increíbles para la belleza del cabello. Además, normalmente a la fórmula se le añade aceite de argán y colágeno natural.

La combinación de todos estos ingredientes, en contacto con el pelo, hace que el ácido tánico penetre de una forma más intensa y que forme una nueva cadena protéica que, junto con las enzimas y el calor del secador o la plancha, consigan como resultado un acabado liso, brillante y reconstruido. Nunca conseguido hasta ahora, con cabello y, además, de una forma natural. Sin utilizar química alguna y sin modificar la estructura interna del cabello.

La enzimoplastia es un tratamiento pensado sobre todo para después del verano. Trata los cabellos castigados, secos, porosos y difíciles de peinar. El resultado inmediato es un pelo hidratado, con brillo, sedoso, resistente y manejable, con un aspecto bello y natural. Es una fuente de vitamina E para el pelo.

¿Qué cuidados del cabello puedo tener en cuenta durante la lactancia?

- Come sano y de manera equilibrada: si tu pelo no tiene los nutrientes necesarios será difícil que se mantenga en buen estado.

- El estrés y la tensión no ayudan nada a cuidar tu pelo después del parto. Lo peor, puede favorecer su caída (se conoce con el nombre de alopecia nerviosa).

- Para que el pelo se vea bien, dedícate tiempo a ti misma. Saca un rato para hacer cualquier cosa que te guste.

- No desenredes tu pelo cuando esté mojado, está más débil. Primero quita la humedad enrollando el pelo en una toalla y después utiliza un peine de cerdas suaves.

- Usa un champú nutritivo: completa el lavado usando un acondicionador adaptado a tus necesidades. Enjuágalo con agua templada.

- Sanea las puntas al menos una vez al mes.

- No fumes, el tabaco perjudica tu salud, la de tu hijo y la de tu pelo


Te puede interesar:

Las tomas de biberón para un bebe de 1 mes deben ser definidas por los propios bebés tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fecha de actualización: 10-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad