Somos padres: ¿adiós a nuestro tiempo libre?

Somos padres: ¿adiós a nuestro tiempo libre?
comparte

Catorce horas diarias sin parar de trabajar, noches en vela, siete días a la semana de guardia… Esta podría ser la agenda de cualquier recién estrenado papá. Y si le sumamos las ajetreadas tareas típicas de estas fechas, la vida social y el tiempo de asueto parecen esfumarse en el preciso momento en que tu hijo llegó al mundo. Pero ¡que no cunda el pánico!

Desde luego que la paternidad puede suponer, si no el mayor, sí uno de los cambios más drásticos de tu vida; esto no significa necesariamente que debas renunciar a tu tiempo libre.

Tampoco será todo color de rosa. Ser padre, y más aún si eres primerizo, es una experiencia agotadora; tendrás que adoptar un nuevo rol y asumir muchas responsabilidades que consumirán la mayor parte de tus horas. Pero tanto tú como tu pareja necesitáis tiempo libre; disponer de él no es un lujo sino una necesidad. Y encontrarlo es sólo cuestión de organización.


Tiempo para ti

Generalmente las madres suelen hacerse cargo del cuidado del bebé en exclusiva, especialmente durante sus primeros meses de vida. En primer lugar, si éste es tu caso y eres la cuidadora principal, empieza reservando a diario un mínimo de media hora para ti misma, para darte un baño, leer un libro o una revista o hablar por teléfono con una amiga.

Pero no seas demasiado estricta a la hora de planificar tu jornada: sé flexible con la rutina diaria. Las necesidades del bebé cambian constantemente y si se despierta por sorpresa, te habrás quedado sin esa media hora con la que contabas.

No te puedes perder ...

Somos padres: ¿adiós a nuestro tiempo libre?

Somos padres: ¿adiós a nuestro tiempo libre?

Catorce horas diarias sin parar de trabajar, noches en vela, siete días a la semana de guardia… Esta podría ser la agenda de cualquier recién estrenado papá. Y si le sumamos las ajetreadas tareas típicas de estas fechas, la vida social y el tiempo de asueto parecen esfumarse en el preciso momento en que tu hijo llegó al mundo. Pero ¡que no cunda el pánico!


Aprovecha los momentos en los que el bebé está dormido para descansar. Cuando estás agotada es más importante una siesta que encerar la mesa del comedor. No pasa nada por dormir durante el día, piensa que probablemente tendrás que despertarte por la noche.

Pero sacar media hora para descansar mientras el bebé está dormido no significa tener tiempo libre. Para ello deberás alejarte del ambiente de tu casa. Cuando quedes con alguien, por ejemplo trata de hacerlo en un lugar distinto de tu hogar. Si estás en casa, inevitablemente, acabarás dedicándote al bebé y despreocupándote de tu invitado.


No te sientas culpable

Te será mucho más fácil encontrar tiempo libre si aceptas la ayuda de los demás. No te hagas la valiente, ni tengas remordimientos de culpabilidad pensando que no eres buena madre por dejar que otros cuiden de tu bebé.

Es normal que al principio te sientas rara alejándote de él, pero con el tiempo empezarás a confiar en los cuidadores. Debes ser consciente de que las supermamás no existen y tu necesario descanso, a la larga, será beneficioso para tu pequeño en muchos aspectos:

-Pasar cortos periodos de tiempo lejos del bebé es bueno para que se acostumbre a tus ausencias (pronto aprenderá que siempre vuelves). Así empezará a sentir confianza y desarrollará sus habilidades sociales al tener que relacionarse con otras personas.


- Cuando vuelvas a verle disfrutarás más del bebé.


- Una pausa te ayudará a sentirte relajada y descansada, lo que significa que afrontarás mejor la situación del cuidado del bebé.


Tiempo en pareja

Aprovecha al máximo el tiempo en casa con tu pareja. Al principio podrá sentirse un poco dejado de lado, por lo que es importante reservar tiempo para los dos solos. Aunque te parecerá extraño planificar una cita para estar a solas, si intentas que sea algo espontáneo, siempre te parecerá que no tienes tiempo o decidirás que el bebé es más importante. Dedica un tiempo, al menos un día al mes, a estar los dos solos sin interrupciones.


También es conveniente que sigáis con las costumbres que teníais antes. Este tiempo juntos contribuirá a crear una imagen de normalidad y en la medida de lo posible tratad de desconectar y que la conversación no gire siempre en torno al bebé. Recuerda que además de padres seguís siendo una pareja, ¡y no es incompatible!


Salir

Un bebé no debe impediros continuar con algunas de las aficiones que tenías antes de ser padres, como practicar un deporte por ejemplo. Si no siempre encuentras a alguien que lo cuide mientras, ¿por qué no te animas a realizar un deporte que puedas disfrutar con tu pequeño? Natación, footing, etc.

No rechacéis invitaciones por norma y, si es posible, procurad no llevar al bebé con vosotros a todas partes. Encuentra un canguro de confianza y, si le das el pecho, sácate la leche para que no tengáis que acortar la velada.

Cuando el bebé sea un poco mayor, podéis recurrir a alguien que le cuide durante más tiempo, los abuelos seguro que estarán encantados de quedarse con él mientras disfrutáis de un fin de semana de viaje los dos solos.



ImageCómo ayudaros

En los primeros meses de vida, la dedicación y el tiempo que requieren los bebés son muy exigentes y apenas queda tiempo para nada más. Lo que no significa que su cuidado se transforme en el único motivo de vuestras vidas.


Necesitas salir, pero tu pareja también. Animaros mutuamente a salir con amigos de vez en cuando o dedicar algo de tiempo a vuestras aficiones por separado.


El cuidado del bebé debe ser una tarea compartida. Si papá participa le ayudará a entender cómo se siente ella y lo importante que es para mamá disponer de algo de tiempo. Puedes aprovechar los fines de semana para llevarte el bebé a la compra o simplemente de paseo, así le darás un respiro a su madre. Ayúdala en la cocina y en la alimentación del niño. No dudéis en daros el capricho de comprar comida para llevar, os saldrá un poco más caro, pero a cambio tendréis más tiempo para vosotros.


Los abuelos

Vuestros padres pueden convertirse en los mejores ayudantes y en el mejor apoyo que podáis tener tanto vosotros como el bebé. Además seguramente serán ellos los que os animen a que os cojáis tiempo libre, para pasar un rato con su nieto. Así que ¡aprovéchate de ello! Los vínculos entre el niño y sus abuelos tienen un valor incalculable.


Las niñeras

Si no podéis recurrir a la ayuda de vuestros padres o de algún familiar, no tengáis reparos en contratar a una niñera. Aseguraos de que tiene experiencia con bebés y niños pequeños y a ser posible que os la hayan recomendado. Antes de irte no te olvides de:


-Dejarle vuestro número de teléfono y el de algún pariente o vecino.


-Explicarle las costumbres del bebé y qué hacer si se despierta.


-Dejarle preparado lo necesario para darle de comer.


-Dejar lista la ropa y lo indispensable para cambiarle el pañal.


Los amigos

Una buena idea para recuperar la vida social puede ser hacerse un grupo de amigos que, como vosotros, acaben de estrenarse como padres o tengan niños de edades similares al vuestro, y aprovechar para ayudaros mutuamente con los pequeños. Cuando queráis salir a dar una vuelta sin hijos, llamad a alguien del grupo para que cuide de vuestro hijo. Eso sí, vosotros tendréis que hacer lo mismo cuando ellos quieran salir.


Apunta estos trucos para organizarte el día y sacar tiempo… ¡de donde no lo hay!

• Cuando tengas que limpiar la casa, en lugar de hacerlo de golpe y una sola vez, intenta hacerlo de 15 en 15 minutos, aprovechando los momentos en que tu bebé no te necesite, cuando esté dormido o jugando por ejemplo.


• Si tienes que aspirar la casa, hazlo cuando tu hijo esté en la cuna; aunque no lo creas el sonido constante de la aspiradora, calmará al bebé mientras se duerme.


• Para no perder mucho tiempo en la cocina, escribe un menú semanal durante el fin de semana y haz platos que puedan congelarse y calentarse en el microondas. A la hora de cocinar aumenta las cantidades y tendrás comida para más de un día.


• Compra ingredientes preparados como la verdura, el ajo, la cebolla, etc. ya cortados o picados. Aunque es más caro, el tiempo que ahorrarás merece el gasto.


• Haz comidas que se hagan solas mientras ves la televisión, o realizas otras tareas.


• Aprovecha para relajarte leyendo en el autobús, en el metro, en las salas de espera…


• Busca un gimnasio con guardería, podrás seguir haciendo ejercicio mientras tu hijo está atendido. Cada vez son más las tiendas y establecimientos que cuentan con guardería o lugares donde entretienen y se hacen cargo de los niños mientras tú realizas tus compras, seguramente más tranquila y rápidamente.
 

 


Te puede interesar:
"¿cómo sacar la cuenta de un embarazo?" es una de las primeras preguntas que se hace una mujer al quedar embarazada. Y la respuesta es muy sencilla! Se puede calcular la fecha probable de parto y el periodo de gestación sumando 280 días al primer día de la última regla.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus. 

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 05-01-2007

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>