Siempre pegado a las faldas de mamá

Siempre pegado a las faldas de mamá
comparte

Todos los niños tienen una edad en la que son incapaces de separarse de su madre. La siguen a todas partes y cada vez que ésta tiene que irse a algún sitio, se pillan un berrinche tremendo. La etapa de la “mamitis” es normal, aunque a ti te resulte agotador tener a tu hijo pegado a ti las 24 horas del día

¿Por qué no se separa de su mamá?

El vínculo afectivo que se crea entre una madre y su recién nacido es muy fuerte, sobre todo si durante el primer año ella es la que le cuida prácticamente todo el día. Si tiene una cuidadora, va a la guardería o está mucho tiempo con su abuela u otro familiar, el apego del pequeño se diversifica más –aunque su mami siempre sea especial. Pero si están todo el día juntos, será un drama tener que separarle de su amada progenitora.

Al principio los bebés son muy sociables y sonríen a todo el mundo que les hace carantoñas. Pero a partir de los 9 meses, sienten ansiedad si son separados de su madre, tornándose huraños y hasta hostiles con los desconocidos. Llorará al conocer a alguien nuevo y sólo querrá estar con su mami. Es lo que se conoce como la etapa de la “mamitis”, que desaparece a partir de los 3 años.

Desde los 12-14 meses, casi todos los bebés comienzan a andar y a explorar el mundo, pero necesitan la cercanía de su mamá para sentirse seguros y recurren a ella en cuanto algo los asusta o les hace daño. Aunque parezca contradictorio que justo ahora que puede empezar a moverse por sí mismo no quiera separarse de su madre, es precisamente el momento en el que comienza a caminar, a tropezar y a caerse, cuando se da cuenta de lo ancho, difícil y hasta amenazante que puede resultar el mundo.


¿Cómo lograr que no tenga “mamitis”?

Un niño con “mamitis” resulta muy difícil de cuidar, ya que en cuanto su madre tiene que salir a comprar o hacer cualquier recado, todo son llantos, gritos y berridos. Y es aún peor para el padre, que tiene la sensación de que su hijo no le quiere.

- No debes angustiarte ni pensar que tu bebé tiene algún problema; es una etapa normal por la que pasan casi todos los niños. Tu hijo aún no tiene desarrollada la noción del tiempo y piensa que cuando algo no está al alcance de su vista, no volverá a verlo.

- Intenta que tu niño esté en contacto con otras personas: familiares, amigos, vecinos… que vea que su mundo no se reduce a su mami.

- Acostúmbrale a estar pequeños ratos solo –metido en el parque o en algún sitio seguro- o con otras personas. Dile que te vas un momento a la cocina a por algo y que regresas enseguida. Cuando vea que cumples tu palabra, tardas poco y vuelves, aprenderá a confiar en ti y podrás alejarte más rato.

- Si tienes que irte durante mucho tiempo, deja una foto tuya cerca de él, sólo con ver tu imagen se sentirá más tranquilo.

- No prolongues la despedida ni montes un drama si te vas por un tiempo más largo. Si eternizas la despedida, parecerá que es para siempre.

- Establece límites, tiene que entender que hay momentos que debe dejarte sola. Por ejemplo, cuando vayas al baño o cocines. No puede seguirte a todas partes.

- No te vayas nunca a escondidas ni le mientas diciéndole que vuelves enseguida si no lo vas a poder cumplir, con esto sólo lograrás que el bebé viva en constante angustia e inseguridad.

- Cuando te reencuentres con él, muestra mucha alegría y dale un fuerte abrazo. Así sabrá que, aunque tenga que estar un tiempo sin ti, obtendrá su recompensa –en modo de cariño- cuando regreses.
 
 
Nieves Álvarez. Una mamá modelo

Nieves Álvarez. Una mamá modelo

Desde que ganó en 1992 la edición española del concurso Look of the year, organizado por la prestigiosa agencia Élite, Nieves, que tenía entonces 18 años, se convirtió en un rostro habitual de las pasarelas y de las portadas. Casada con el fotógrafo Marco Severini y madre de tres niños (Adriano de casi 5 años y los mellizos Brando y Bianca de 2 años y medio), nos cuenta cómo vive ella la maternidad

“Ahora, al elegir cualquier trabajo, pongo como condición que a las cinco de la tarde haya terminado y pueda estar en la puerta de cole para recoger a mis niños; eso es sagrado”

 


Fuente:

Juan Pedro Valencia, psicólogo. 

Redacción: Silvia Paredes

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "mi hijo tiene 7 años y no me deja un minuto sola y ya se esta agrabando xq no quiere ir a la escuela , le dan terror las tormentas no quiere hacer ninguna actividad ni juega con sus primos . no se q hacer".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    Cerrar