Mi bebé llora cuando me voy

Mi bebé llora cuando me voy
comparte

Todos los niños pasan por una etapa de apego especial a su madre, lo que se conoce como “mamitis”, que hace que no quieran estar separados de ella ni un segundo, con lo que cada vez que tiene que dejarles, lloran, se enfadan, gritan…

No te puedes perder ...

El bebé no hace caca

El bebé no hace caca

¿Por qué mi bebé no hace caca? Esta es la pregunta estrella que se hacen muchas mamás. Es necesario saber que, según el tipo de leche que tome, ya sea materna o de biberón, producirá una caca diferente. 

Los bebés son muy sociables y alegres hasta los 9-10 meses, pero a partir de esta edad, sienten ansiedad si son separados de su madre y se vuelven huraños y tímidos con los desconocidos, no queriendo estar con nadie más que con su mamá. Y es que los bebés aún no tienen desarrollada la noción del tiempo y piensan que cuando algo no está al alcance de su vista, no volverán a verlo.

 

La etapa de la mamitis dura hasta los 3 años, pero cuanta más relación tenga tu hijo con otras personas, más fácil se hará la separación. Para los niños que no van a la guardería y que se pasan el día con su madre, es aún peor cuando se tienen que quedar con otras personas, incluido el padre. Lloran, patalean, se aferran a su madre con todas sus fuerzas, gritan… es casi imposible dejarlos. Sin embargo, la solución no es permitirle que se pegue a su madre las 24 horas del día, sino acostumbrarle a separarse de ella y a estar con otras personas.

 

¿Qué puedo hacer?

Si tu hijo llora cada vez que le dejas al cuidado de un familiar, te sentirás tan mal que al final optarás por no separarte nunca de él, pero así solo lograrás empeorar la situación. Tienes que conseguir, gradualmente y con paciencia, que se acostumbre a estar lejos de ti.

 

- No te angusties por su “sufrimiento”, es una etapa normal por la que pasan la mayoría de los niños. Tampoco pienses que será así toda la vida, un día de repente se soltará de ti y estará encantado de conocer gente nueva.

 

- Debes intentar que todo los días pase un rato con otras personas del entorno, aunque al principio sea contigo delante: abuelos, tíos, amigos… Al coger confianza con otras personas y divertirse a su lado, le será más sencillo quedarse solo con ellos ya que recordará los buenos ratos.

 

- No solo debe acostumbrarse a estar con otras personas, sino también solo. Déjale en el parque o en la cuna con juguetes y abandona la habitación (aunque te quedes cerca por si llora o le pasa algo). Al principio quizá lloriquee un poco, pero acabará por encontrar sus juguetes y verás como rápido se pone a jugar con ellos.

 

- Empieza por dejarle periodos de tiempo cortos. Dile dónde vas y que regresarás pronto.

 

- Vete con una sonrisa, que no te vea angustiada ni preocupada por su reacción. Y, sobre todo, no te eches atrás. Aunque le oigas llorar, vete y no alargues la despedida, sabes que le dejas en buenas manos y que nada malo le va a pasar.

 

- Establece límites, tiene que entender que hay momentos que debe dejarte sola. Por ejemplo, cuando vayas al baño o cocines. No puede seguirte a todas partes.

 

- No te vayas nunca a escondidas ni le mientas diciéndole que vuelves enseguida si no lo vas a poder cumplir, con esto sólo lograrás que desconfíe de ti y que viva angustiado.


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Redacción: Irene García

2 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Linita Díaz

    "Terrible dejarlo solo cuando no es necesario".

    Responder
    • Anónimo

      "Gracias!".

      Responder
      ×


      ×
      ×
      ×
      */?>