×
  • Buscar
Publicidad

Adelgazar con la lactancia

Adelgazar con la lactancia

Ya nadie duda de los beneficios que la leche materna tiene para el bebé. Pero también hay otros muchos que afectan directamente a la madre. Entre las innumerables ventajas que se le atribuyen a la lactancia materna está la de favorecer la vuelta al peso inicial, es decir, amamantar a un bebé ayuda a la mamá a adelgazar.

Publicidad

Durante la gestación la mujer va ganando peso poco a poco en 9 meses. Estos kilos de más se deben a un aumento de peso del feto en crecimiento, de la placenta, del líquido amniótico, a un aumento de volumen sanguíneo, al incremento del útero, del pecho, y por su puesto de la grasa. A lo largo del embarazo la grasa se almacena como reserva para usarla durante la lactancia.


¿Recuperación sin esfuerzo?


Dar el pecho al bebé irá quemando esa grasa extra, sin necesidad de hacer apenas ejercicio. Por eso si la madre va a alimentar con biberón a su hijo, tendrá que quemar esas reservas destinadas a garantizar la alimentación del bebé si no quiere que se acumule.

Está demostrado que las mujeres que lactan pierden peso más fácilmente, alrededor de medio kilo al mes durante los primeros seis meses. Aunque esto, como en todo, depende de cada mujer. Unas lo perderán antes y otras lo notarán pasado este tiempo. Además entran en juego otros factores, como el metabolismo de cada mujer, el peso total ganado durante el embarazo, el nivel de actividad de cada una, etc.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que el adelgazamiento no será rápido, ni mucho menos milagroso. Muchas madres confían exageradamente en esta propiedad de la lactancia y luego se decepcionan al ver que la pérdida de peso no es tan inminente como creían.

Con una alimentación sana y normal se puede recuperar la talla anterior simplemente dando el pecho. Si se cogieron muchos kilos de más habrá que acompañarlo de dieta controlada y equilibrada y algo de ejercicio si se quiere adelgazar.

Recuerda que están totalmente contraindicadas las dietas extremas, saltarse comidas, evitar grupos alimenticios, etc. durante el periodo de lactancia, ya que pueden afectar a la composición de la leche.
 

¿Puedo hacer dieta dando el pecho?

No te puedes perder ...

Y tambien:


Según la web e-lactancia, adelgazar tiene un riesgo muy bajo para la lactancia, es decir, es seguro y compatible para la lactancia y el lactante siempre que no se lleven a cabo dietas extremas que limiten los nutrientes necesarios para la madre y el bebé.

El consumo diario recomendado en la lactancia es de 2.300 a 2.500 calorías. La pérdida de peso lenta (entre 1,5 a 2 kg al mes) a través de una dieta equilibrada, junto a la práctica de ejercicio moderado de tipo aeróbico, es segura para la madre y para el lactante.

Se sabe que los niveles de prolactina aumentan en madres que hacen dieta hipocalórica y ejercicio, asegurando la producción de leche.
 

Alimentación para perder peso en la lactancia


Si quieres perder esos kilos de más mientras estás dando el pecho, debes seguir estos consejos para no afectar a la producción de leche ni a tu salud:

1- Haz 5 comidas ligeras al día y evita picar entre horas. Nada de comidas abundantes. Dando el pecho no debe pasar mucho tiempo entre comida y comida, ya que esto puede afectar a la producción de leche,  aumentar el deseo de consumir algún alimento no saludable y acumula más grasa.

2- La base de tu alimentación deben ser las frutas, las verduras y los cereales integrales.

3- Opta por los lácteos desnatados.

4- Los pescados y las carnes magras deben cocinarse a la plancha o al horno. Evita las frituras y las grasas.

5- Elimina la bollería industrial, los fritos y los utraprocesados.

6- Bebe unos 2 litros de agua al día. La leche materna está compuesta en un 50% de agua, por eso es necesario beber agua para ayudar con el proceso metabólico. Además, se deben evitar las bebidas con cafeína.
 

No te olvides de hacer ejercicio

Además de seguir una dieta sana, si quieres adelgazar tras el parto es importante que hagas ejercicio aeróbico de manera regular. Puede que te cueste encontrar tiempo, pero es importante dedicar 3 horas a la semana para poder estar en forma y perder peso.

Debes esperar a que pase la cuarentena para hacer ejercicios de más impacto, o más tiempo si te hicieron una cesárea. Empieza por ejercicios más sencillos como nadar, pilates, correr o abdominales. Los hipopresivos son lo mejor para recuperar el abdomen.

Recuerda estirar bien siempre antes y después para evitar lesiones y agujetas.


Fuentes:

www.e-lactancia.org

 

Fecha de actualización: 07-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.