¿Un bebé puede ser obeso?

¿Un bebé puede ser obeso?
comparte

¿Es lo mismo la obesidad que el sobrepeso? ¿Tiene vuestro bebé obesidad? ¿Qué hacer para que lograr que esté en un peso saludable? ¿Qué riesgos conlleva este trastorno? En este artículo podréis seguir algunos consejos para frenar la obesidad infantil, lograr que vuestro bebé se mantenga en un peso saludable, y descubrir también cuáles son los riesgos que este trastorno alimenticio conlleva.

Por norma general, los bebés antes de los seis meses no suelen padecer obesidad ya que este suele ser un trastorno no muy frecuente cuando los bebés solamente se alimentan de leche materna o artificial. Sin embargo, a medida que van creciendo y que ya superan los seis meses de edad va siendo cada vez más habitual que lo padezcan, ya que es cuando se inicia la alimentación complementaria (AC). De hecho, los expertos aseguran que la principal causa de la obesidad infantil reside principalmente en la inadecuada alimentación del niño.


¿Por qué? Pues bien, sencillamente porque los padres y las madres tienden a ofrecer a los bebés grandes cantidades de comida, introducen alimentos antes de tiempo e incluso les ofrecen muy temprano dulces. Todo ello, sin duda, hará aumentar el peso del bebé principalmente en esta etapa en la que su movilidad es bastante reducida y en la que además no hay ejercicio físico. Por suerte, se puede prevenir ya que, de hecho, y tal y como aseguran los expertos, que la lactancia materna se realice de forma exclusiva hasta, como mínimo los seis primeros meses, evitando introducir cualquier otro alimento, y evitando también, por supuesto, los dulces, galletas o snacks cuando comience a introducirse la alimentación complementaria (AC), hace que las probabilidades de padecer este trastorno se reduzcan.

¿Qué hacer con un bebé con diarrea?

¿Qué hacer con un bebé con diarrea?

Cuando se trata de la salud de un bebé, podemos hablar de distintas preocupaciones o medidas para mantenerlo sano y salvo. Que tu bebé tenga complicaciones en su tracto digestivo es más confuso de lo que crees y también puede ser peligroso si se descuida. Es necesario que conozcas las razones por las cuales se ha enfermado, cómo cuidarlo y sobre todo saber qué hacer cuando tu bebé tenga diarrea.


Para cualquier padre o cualquier madre la salud de su bebé es muy importante, pero lo cierto es que para que goce de una buena salud el bebé, la alimentación también tiene que ser fundamental, y es ahí cuando los progenitores se equivocan mayormente porque no ofrecen a su bebé la alimentación más adecuada. Cuando esto sucede, la probabilidad de que el bebé padezca sobrepeso u obesidad aumenta. ¿Qué riesgos conlleva la obesidad en los bebés?


- retrasos en el movimiento al costarle mover el exceso de peso, pues tardan en caminar, sentarse o gatear.


- la apetencia de estos también estará condicionada por esa mala alimentación, que es, además, cuando se aprende a comer (en las primeras etapas).


- pueden padecer más adelante enfermedades como la diabetes, trastornos del aparato locomotor, problemas cardiovasculares e incluso algún tipo de cáncer.


Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Actualmente, la obesidad infantil es uno de los problemas de salud en bebés y niños más graves del siglo XXI. Se trata, además, de un problema mundial que está afectando a muchos países de bajos y medianos ingresos, y la prevalencia ha ido aumentando a un ritmo muy alarmante.


El problema está, por tanto, en que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos también en la edad adulta, y tienen muchas más probabilidades de padecer a edades tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Tanto el sobrepeso y la obesidad como las enfermedades cardiovasculares son prevenibles, pero los expertos aseguran que hay que dar gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil. ¿Cómo se define de acuerdo con los patrones de crecimiento de la OMS para niños y adolescentes en edad escolar? Pues bien, el sobrepeso es igual al IMC para la edad y el sexo con más de una desviación típica por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS, y la obesidad es igual al IMC para la edad y el sexo con más de dos desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.


Si estáis preocupados por el peso de vuestro bebé lo mejor que podéis hacer es consultar con su pediatra. Se espera, además, que el desarrollo, el crecimiento y el peso sean siempre temas que puedan tratarse con él y durante todos los exámenes de rutina de la salud de los bebés. Además, durante la lactancia el pediatra lo que hará será trazar el crecimiento del bebé en tablas que muestran relación peso-talla. Los bebés necesitan una dieta con alto contenido en grasa para fomentar su crecimiento durante la infancia, pues un bebé que es alimentado exclusivamente con leche materna obtiene cerca de la mitad de sus calorías diarias de la grasa de la leche materna. Las restricciones calóricas, además, no se recomiendan para reducir el peso en bebés menores de dos años o menos. Sin embargo, cabe destacar que el exceso de grasa y calorías sí que es una gran preocupación, pues podría llegar a retrasarse como ya veíamos el gateo y la marcha que son, sin duda, partes esenciales en el desarrollo del niño.


Entonces ¿qué se puede hacer para mantener al bebé en un peso saludable?


- control del peso del bebé durante el embarazo: recordemos que el aumento excesivo de peso durante el embarazo hace aumentar también el peso del bebé al nacer. Es decir, que, si la mamá tiene sobrepeso, es más probable que el bebé también lo desarrolle.


- amamanta: se ha demostrado gracias a algunas investigaciones que la lactancia materna podría prevenir el riesgo de padecer obesidad infantil.


- evita bebidas azucaradas: a la hora de comenzar a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé opta siempre antes por las verduras y las frutas.


- calma a tu bebé: podrás probar distintas maneras de calmar al bebé y no solamente ofreciéndole leche materna o artificial. Además, es posible que no tenga hambre, sino que simplemente esté en una mala postura algo incómodo. Si los llantos vienen por eso no ganarás nada ofreciéndole leche.


- limita el uso de los medios de comunicación: desde la American Academy of Pediatrics se desaconseja por completo el uso de los medios de comunicación en menores de dos años ya que se ha asegurado a través de ciertas investigaciones que el uso de la televisión, ordenadores o cualquier otro dispositivo o aparato electrónico aumenta el riesgo de padecer sobrepeso.


Fuentes:

Salud de los bebés y los niños pequeños https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/expert-answers/baby-fat/faq-20058296

Obesidad https://www.who.int/topics/obesity/es/

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×