Lactancia materna, biberón y obesidad infantil

Lactancia materna, biberón y obesidad infantil
comparte

No cabe duda de que la lactancia materna es esencial en la vida de cualquier recién nacido. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) todo bebé debería recibir lactancia materna exclusiva desde que nace hasta cumplidos los seis meses y, a partir de ahí hasta los dos años, además, una alimentación complementaria. Sin embargo, son muchas las madres que ni pueden ni quieren ofrecer el pecho a sus bebés optando entonces por la leche de fórmula en biberón. Pero ¿qué desventajas tiene esto para la salud de los bebés?

La obesidad es considerada como la enfermedad del siglo XXI al tratarse de una patología crónica no transmisible, aunque con una prevalencia que va en aumento año tras año y que resulta alarmante. Por ello es fundamental la realización de una buena alimentación desde los primeros años de vida ya que esto tiene una relación muy directa con un aumento rápido de peso con riesgo, por tanto, de obesidad.


La obesidad infantil es una enfermedad grave que afecta no solamente a niños sino también a adolescentes, pero también es un problema mundial. En el año 2016 más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo eran obesos o tenían sobrepeso. En España, según datos publicados por la Asociación Española de Pediatría (AEP), “de cada veinte niños, cinco tenían sobrepeso y cuatro eran obesos” (datos recogidos en el pasado año 2011 de 8.000 escolares españoles).


¿Quitar el biberón podría evitar la obesidad infantil?


Un equipo de investigadores estadounidenses afirmó que una práctica como esta (la de tomar biberón con leche de fórmula) si se alarga más de doce meses acabará aumentando el riesgo de obesidad infantil hasta en un treinta por ciento. “El 17,6% de los bebés estudiados era obeso a los cinco años y medio, y el 22,3% de ellos tomaba biberón hasta los dos años. Algunos de estos últimos (el 18,9%) tomaban biberón antes de irse a la cama y el resto lo utilizaba de forma regular durante todo el día”.

No te puedes perder ...


No obstante, aclaran que no es que la leche sea perjudicial, sino que, en algunos casos, el biberón se utiliza como sustitutivo del chupete erróneamente, como una especie de tranquilizador e inductor del sueño, lo que origina además un aporte excesivo de calorías que favorece la obesidad ya que se le ofrece demasiada cantidad de leche. Finalmente, se concluyó que la prevalencia de la obesidad entre los niños que mantenían dicha costumbre a los veinticuatro meses era del 23% frente al 16% de a los que ya se les había retirado el biberón, y se destacó que “el primer grupo era un 30% más propenso a ser obeso a los cinco años que los demás”. Entonces ¿qué pueden hacer los padres ante esta situación?


Según la gran mayoría de los expertos, la leche materna sí protege de la obesidad por lo que recomiendan promover durante los seis primeros meses la lactancia materna como principal alimento ya que se adapta a las necesidades del bebé y protege de la obesidad y, a partir de ese momento, comenzar a utilizar la cuchara de tal forma que al año ya se vaya retirando el biberón. Además, para ir deshabituando un poco al pequeño, desde la Asociación Americana de Pediatría (APP, por sus siglas en inglés) lanzan algunas recomendaciones para seguir a partir de los nueve meses como las siguientes:


- Que las comidas entre horas no se realicen nunca con biberón.

- Que para tomar agua mejor utilicen vasos o tazas antes de dejar que el niño se vaya a la cama con el biberón.


No obstante, lo ideal es que los padres siempre comiencen con la prevención de la obesidad antes de que los niños empiecen el colegio. El único problema al que los padres se enfrentan es a la casi inexistencia de investigaciones que demuestren qué intervenciones son efectivas durante los primeros años, aunque sí todos ellos ya deberían ser al menos conscientes de una de las limitaciones más importantes: la del uso del biberón.


Síntomas de la obesidad infantil


Es cierto que no todos los niños que tienen algún kilo de más padecen obesidad infantil o sobrepeso. De hecho, son muchos los que cuentan con una estructura corporal más grande que el promedio, y todos ellos tienen diferentes cantidades de grasa corporal en las diversas etapas de desarrollo. Gracias al índice de Masa Corporal (IMC), que ofrece además algunas pautas de peso en relación con la estatura, los padres sabrán cuál es la medida aceptada para el sobrepeso y la obesidad. Además, si no resulta suficiente con el IMC, los gráficos de crecimiento y otras pruebas que podrá indicarte su pediatra también podrán permitirte descubrir si estáis ante un grave problema de salud.


Antes de determinar si existe realmente, el pediatra considerará los antecedentes de crecimiento y desarrollo del pequeño, los antecedentes familiares de relación peso-estatura y dónde se ubica en los gráficos de crecimiento.


¿Por qué se produce?


En algunos niños la obesidad se produce debido a algún tipo de enfermedad (tipo endocrina o hereditaria), aunque lo más frecuente es que el aumento de peso en el niño se produzca por una alimentación muy abundante y una vida poco activa. Para valorar al niño obeso, el pediatra realizará una historia clínica, una exploración del niño midiendo el peso, la altura y la tensión arterial, y cualquier otro estudio si fuera necesario.


¿Tendrá mi hijo problemas de colesterol?


El colesterol es una sustancia grasa que forma parte de la mayoría de las membranas de las células y de las diversas hormonas. La mayor parte de las veces el colesterol alto (hipercolesterolemia) es consecuencia de factores ambientales: dieta con exceso de grasas saturadas y colesterol, inactividad, obesidad y tabaco, pero en adolescentes.


La cosa cambia en los niños, pues solamente un pequeño porcentaje de ellos tiene hipercolesterolemia secundaria, lo que quiere decir que siempre aparece como consecuencia de una enfermedad de base (diabetes, obesidad, hipotiroidismo, etc.) o una enfermedad hereditaria del colesterol como la hiperlipemia familiar. Pero ¿es preocupante entonces el colesterol durante la infancia? Así es, como el colesterol puede iniciarse desde la infancia es un tema por el que los padres deben preocuparse.


Aunque en el caso de las enfermedades cardiovasculares no se ven en la infancia sino ya en la etapa adulta, es importante. Además, la mitad de los niños con colesterol elevado cuando todavía son pequeños continuarán teniéndolo alto al llegar a la etapa adulta. Prestarles atención desde que son pequeños es una forma de prevenir ya que, de hecho, en el caso, por ejemplo, de la hipercolesterolemia esta puede ser modificable, y las lesiones de aterosclerosis también pueden desaparecer si se combaten en las etapas iniciales.


Consecuencias de la obesidad infantil


Principalmente, el problema que tienen estos niños obesos y con sobrepeso es que tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y, además, existirá una mayor probabilidad de padecer a edades más tempranas determinadas enfermedades no transmisibles como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares. También es problemática debido a que el peso adicional en los niños también puede originar presión arterial alta y colesterol elevado, e incluso generar baja autoestima y depresión.


No obstante, es importante tener en cuenta que tanto la obesidad como el sobrepeso y las enfermedades conexas son, en gran medida, prevenibles por lo que resulta fundamental que los padres den prioridad a este delicado asunto desde que sus hijos nacen. El fin más importante es prevenir la obesidad infantil, un problema de salud pública de alta gravedad que está afectando actualmente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano.

 

 


Te puede interesar:
La cantidad de biberón para un bebé de 3 semanas debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuentes:

Organización Mundial de la Salud (OMS) “Sobrepeso y obesidad infantiles” https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

AEP EnFamilia “Obesidad” https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/obesidad

AEP EnFamilia “¿Tendrá mi hijo problemas de colesterol? https://enfamilia.aeped.es/prevencion/tendra-mi-hijo-problemas-colesterol

Fecha de actualización: 12-12-2018

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>