Exceso de proteínas en bebés y sobrepeso

Exceso de proteínas en bebés y sobrepeso
comparte

El estudio Alsalma 2.0 revela que el 95% de los bebés de entre 7 y 36 meses ingiere diariamente más proteínas de las recomendadas, lo que puede provocar sobrepeso y obesidad cuando el niño crezca

El estudio Alsalma 2.0 ha sido realizado dentro del programa educacional “Alimentando la Salud del Mañana” de la compañía Danone Nutricia, y llevado a cabo por 200 pediatras de todo el país en una muestra representativa de casi 2.000 niños de 0 a 3 años. Esta investigación se ha centrado en analizar los hábitos nutricionales de los niños de esta franja de edad ya que diversos estudios anteriores han demostrado que la alimentación en los 1.000 primeros días del niño –desde su concepción hasta los dos años- tiene un fuerte impacto en el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad en años posteriores.

 

Las conclusiones de este estudio muestran que el consumo desproporcionado de proteínas en la infancia podría correlacionarse con sobrepeso. Así, en el estudio se ha visto que un aumento del 1% en la proporción de proteínas en el perfil calórico del niño supuso un aumento del 0,029 kg/m2 del IMC.

 

“Hemos constatado que el sobrepeso se inicia en edades muy tempranas. Los obsesos no se hacen a los 5 o a los 8 años, los estamos empezando a hacer desde edades muy tempranas y esto es un factor importante a tener en cuenta”, ha explicado el doctor Vicente Varea, jefe de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona. “No estamos haciendo una alimentación equilibrada si pensamos que ofrecerle carne, carne y carne al niño va a hacer de él un deportista de élite”, ha matizado.

Resfriados en bebés y niños

Resfriados en bebés y niños

Los resfriados en bebés y niños son una de las causas más frecuente de consulta en pediatría durante la época invernal. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de esta enfermedad.

 

De los datos analizados se extrae también que el 70% de los niños tiene un buen seguimiento de la dieta mediterránea. “Pese a ello, los porcentaje de comida rápida son elevados para estas edades tan temprana y más de un 90% se alimenta una o más veces a la semana con este tipo de comidas”, ha apuntado el doctor Varea.

 

El estudio también ha constatado un déficit de vitamina D en la dieta de los más pequeños, por lo que “mantener la suplementación con vitamina D más allá del año es fundamental”, ha señalado el doctor Jaime Dalmau, jefe de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital La Fe de Valencia.

 

Las conclusiones de este estudio son especialmente llamativas, dado que las últimas investigaciones llevadas a cabo en todo el mundo demuestran que la nutrición en los mil primeros días del niño –desde su concepción hasta los dos años de edad- tiene un fuerte impacto en el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad en años/décadas posteriores. “Hace años se pensaba que el niño tenía que comer igual que el adulto, pero en menor cantidad. Hoy sabemos que no es así y que los niños tienen unas necesidades de macro y micronutrientes concretas. Una alimentación infantil óptima puede ayudar a prevenir enfermedades que se manifiestan en épocas más tardías”, ha indicado el doctor Dalmau.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar