×
  • Buscar
Publicidad

Consejos para que el bebé aumente de peso

Consejos para que el bebé aumente de peso

¿Tu bebé coge poco peso? ¿Te preocupa que su alimentación no sea suficiente o que le pase algo? Aunque lo más importante es consultar siempre con su pediatra, quien valorará si realmente está cogiendo poco peso o no en función de sus gráficas, puedes echar un vistazo a estos consejos.

Publicidad

No te puedes perder ...

Consejos para que el bebé agarre el biberón

Consejos para que el bebé agarre el biberón

En aquellos casos en los que la lactancia materna no se puede llevar a cabo o cuando ya es hora de volver al trabajo después del permiso de maternidad se hace necesario ofrecer al bebé el biberón. Esto puede ser una tarea muy sencilla o algo complicada según el bebé por lo que no hay que darle una enorme importancia ya que, en cualquiera de los casos, lo terminará aceptando.

Y tambien:

¿Cómo saber si aumenta poco de peso?

Nada más nacer, se pesa al bebé para saber cuál es el peso de partida. Desde ese momento, se le pesará muy a menudo, sobre todo en las primeras semanas de vida, para comprobar si engorda y crece adecuadamente, ya que no coger peso puede implicar que su alimentación no esté siendo la adecuada o que tiene algún problema de salud.

Hay que tener en cuenta que, durante los primeros días, el bebé pierde peso a causa del meconio que expulsa y de los líquidos que retenía. Lo normal es que no pierda más del 10% de su peso corporal al nacer, es decir, si pesó 3 kilos, puede perder hasta 300 gramos, pero no más de eso. No obstante, lo normal es que pierdan entre el 5 y el 7%. Después, suelen ganar unos 20 gramos al día, es decir, en torno a 140 gramos a la semana hasta las 6 semanas. De todas formas, estas son medidas aproximadas, puede considerarse normal que engorde un poco menos, en torno a 100 gramos, o que lo haga más, en torno a 200 gramos.

Luego, su crecimiento hasta el cuarto mes será de entre 100 y 200 gramos a la semana, lo que supone engordar entre 400 y 800 gramos al mes. Llegados los 4 meses, el crecimiento se ralentiza.

Por lo tanto, lo primero que hay que tener en cuenta para saber si un bebé engorda mucho o poco es la edad, ya que no se gana el mismo peso a todas las edades. Además, hay que tener en cuenta sus propias gráficas de crecimiento y sus percentiles. Lo importante no es si está en un percentil 10 o un 80, si no si su crecimiento es proporcional y sigue su propia línea, sin subidas o bajadas extrañas que puedan indicar algún problema. Para comprobarlo, el pediatra o el enfermero anotará en cada visita el peso y la estatura de tu hijo y con eso se creará una línea gráfica que debe ir subiendo de manera proporcional. Si no, es indicativo de que algo va mal.

¿Por qué coge poco peso?

Existen diversas causas que pueden hacer que un bebé gane menos peso de lo que debería según su edad y características físicas:

1- Mala técnica de lactancia materna. Si el bebé se engancha mal o no succiona de manera adecuada, producirá menos leche de la que necesita y, por consiguiente, no engordará tanto como debiera ya que no se estará alimentando de manera correcta.

2- Hipogalactia materna. Aunque es algo muy raro, ya que el 95% de las madres puede fabricar tanta leche como su bebé necesita si la técnica de lactancia es correcta, en algunos casos ciertas enfermedades o problemas maternos puede hacer que produzca poca leche, por lo que no será suficiente para el bebé.

3- Intolerancias y alergias alimentarias. Si el bebé sufre alguna intolerancia o alergia a algún alimento, su organismo no podrá asimilar ciertos nutrientes y es posible que vomite a menudo, lo que hará que no coja peso.

4- Problemas de salud. Los bebés que padecen enfermedades crónicas respiratorias, metabólicas y de corazón, o problemas con la hormona del crecimiento y del tiroides, también engordan menos de lo normal. Igualmente, los niños que enferman a menudo, aunque sea con enfermedades normales como resfriados o gastroenteritis, ganan menos peso de lo que deberían.

5- Reflujo gastroesofágico. Los bebés que sufren este problema de salud ganan menos peso de lo normal. El reflujo se produce cuando el esfínter esofágico del bebé (la válvula que conecta el esófago con el estómago) no está funcionando correctamente o es inmaduro. Esto hace que los jugos gástricos y/o los alimentos suban desde el estómago a su boca, causando síntomas como vómitos constantes y frecuentes tras cada toma, tos y arcadas, disfagia, llanto e irritabilidad, problemas para comer y dormir y pérdida de peso.

Consejos para que el bebé aumente de peso

A) En la lactancia

Durante los primeros 6 meses de vida el bebé solo se alimenta de leche materna o de fórmula. Si tu bebé gana poco peso y le estás alimentando con lactancia materna exclusiva, es importante que revises tu técnica de lactancia ya que es posible que no se esté enganchando correctamente y por eso no produzca toda la leche que necesita. También es posible que le estés dando poco de comer. Recuerda que la lactancia es a demanda, por lo que debes darle de comer siempre que lo demande, sea cada 3 horas o cada 2. Además, debe vaciar un pecho antes de cambiarle al otro para que coma la leche del final de la toma, la que tiene más grasa y, por lo tanto, la que más engorda. Ponle al pecho siempre que quiera y todo el tiempo que haga falta y comprueba que succiona bien y traga. En los primeros días, es normal pensar que el bebé está comiendo, cuando realmente no está haciendo nada. Pide ayuda a las enfermeras o un asesor de lactancia.

Si en vez de leche materna le alimentas con leche de fórmula, recuerda que la lactancia también debe ser a demanda. Además, es importante que hagas bien el biberón, echando las cucharadas de leche en polvo correspondientes a los mililitros de leche para que la leche no esté aguada y le alimente poco.

B) A partir de la introducción complementaria

Si tiene más de 6 meses y has empezado a darle alimentos diferentes de la leche, es normal que gane poco peso al principio, o que ya no engorde tanto, ya que supone un cambio en su alimentación al que su metabolismo debe acostumbrarse y, además, a partir de los 6 meses el crecimiento se ralentiza.

Si le cuesta comer papillas, purés o estás con el Baby Led Weaning, recuerda que la leche materna debe seguir siendo su alimento principal, así te asegurarás de que esté bien alimentado. Quita las tomas gradualmente a medida que vaya comiendo más de otros alimentos.

Por otra parte, es importante que su alimentación desde esta edad incluya alimentos calóricos como carnes, pescados, legumbres, cereales o huevos. De esta forma, te asegurarás de que su dieta sea sana y tenga las calorías necesarias para crecer. También debe contar con grasas saludables como las del aceite de oliva, los pescados, las carnes magras, etc.

No debes darle suplementos ni jarabes para que coma más, ya que eso solo fuerza su metabolismo, lo que puede crear problemas a larga como sobrepeso, diabetes o trastornos alimentarios.

Si tu bebé coge poco peso, debes hablarlo con su pediatra para que evalúe si es por algún problema de salud o si debes modificar su dieta, incluyendo más alimentos calóricos o mayores cantidades, pero no le obligues a comer ni le pongas más cantidad de la que realmente necesita, puede que tu hijo esté engordando bien y sea solo una apreciación tuya. Antes de hacer nada, consulta al pediatra. 


Te puede interesar:

Los pediatras calcular el percentil del peso del bebé para así poder determinar si el bebé está creciendo o no conforme lo hacen otros bebés de su misma edad.

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría, https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/mi-bebe-aumenta-poco-peso

Comité de Lactancia Materna, https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna#t48n142

Fecha de actualización: 24-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.