×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo saber si mi bebé respira bien?

¿Cómo saber si mi bebé respira bien?

El miedo al síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) y a que el bebé deje de respirar en medio de la noche hace que muchos padres se pasen las primeras noches de vida de su bebé apoyados en la cuna sin parar de observar al pequeño para comprobar que respira bien. Sin embargo, a veces pueden preocuparse porque los recién nacidos respiran de una manera diferente a los adultos.

Publicidad

Para empezar, los bebés tienen una respiración irregular, especialmente los prematuros, lo que significa que pueden respirar de manera rápida y profunda y, de repente, cambiar a una respiración más lenta y superficial que incluso nos haga pensar que ha dejado de respirar. Después pueden volver a inhalar profundamente y suspirar a menudo, lo que puede hacer pensar a los padres que le pasa algo, pero es totalmente normal.


Asimismo, los bebés tienen diversas etapas de sueño ligero o profunda. En las primeras pueden hacer ruidos, gemidos, moverse, tener contracciones musculares y respirar más agitadamente. En las etapas de sueño profundo su ritmo de respiración es más pausado.


Por otra parte, los bebés solo respiran por la nariz porque su paladar blando se encuentra muy cerca de la epiglotis, lo que hace que los viaductos de aire de dentro de la boca están prácticamente sellados, por lo que solo puede respirar por la nariz. Por eso, no debes preocuparte porque respire solo por la nariz ya es normal al principio. No será hasta los 6 meses cuando su sistema respiratorio haya madurado lo suficiente para respirar también por la boca. Con medio año la epiglotis se desplaza hacia abajo para separarse del paladar blando y deja más espacio.

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi bebé está empachado?

¿Cómo saber si mi bebé está empachado?

El empacho es la forma coloquial de denominar a una indigestión causada por un exceso de comida. Es decir, cuando nos llenamos y comemos más de la cuenta, nuestro estómago se resiente y pueden aparecer algunas molestias que debes conocer para saber si tu bebé está empachado o no.

Y tambien:


Los bebés también respiran más rápido que los adultos, al igual que su corazón late más rápido. La frecuencia respiratoria oscila entre 40 y 60 respiraciones por minuto, mientras que un adulto lo hace en torno a 20 veces. Por eso, es normal notar su respiración agitada, sobre todo tras un episodio de llanto o si el bebé está inquieto.


Y, pro último, los niños pueden llegar a dejar de respirar entre 5 y 15 segundos mientras duermen. Es lo que se conoce como respiración periódica o cíclica y es el patrón respiratorio normal en los recién nacidos (especialmente en los bebés prematuros). Durante este tiempo su respiración se ralentiza y dejan de respirar, para volver a hacerlo al poco sin ninguna consecuencia cardiocirculatoria. Estas pausas no son lo mismo que las apneas, que duran más de 20 segundos, y desaparecen a medida que el bebé crece.


Por lo tanto, cuando observes a tu bebé respirar debes tener en cuenta todas estas peculiaridades para no preocuparte sin motivo.


Señales de alerta


- Si el bebé deja de respirar durante 20 segundos o más.

- Si observas cianosis (color azulado) en labios, lengua o cara.

- Si respira con dificultad manifestando jadeos, ruidos, sibilancias, ahogos o se le hunden las costillas.

- Si su ritmo respiratorio es superior a 60 respiraciones por minuto.


Si quieres asegurarte de si tu bebé ha dejado de respirar o tiene algún problema, tócalo o muévelo un poquito para ver si responde. Si no lo hace, frota vigorosamente su espalda o dale unas palmaditas en los pies. Si sigue sin responder y compruebas que tu bebé ha dejado de respirar, llama de inmediato Urgencias y, mientras, hazle la reanimación cardiopulmonar. La RCP en bebés se hace traccionando su mandíbula hacia arriba con una mano y con la otra inclinando ligeramente la frente hacia atrás. Colocar la boca encima de la boca y nariz del lactante e insuflar sólo dos bocanadas de aire (de 1-1,5 segundos) con una frecuencia de 10 por minuto. Se debe hacer hasta que el niño vuelva a respirar o llegue la ayuda.


¿Cómo evitar el SMSL?


Si el motivo principal de observar a tu hijo mientras duerme es el miedo a la muerte súbita, debes saber que es algo muy poco habitual y que existen unas medidas que puedes adoptar que evitan el riesgo de este problema:


- Acostar al niño boca arriba para dormir de noche. Solo se le puede poner de lado en las siestas diurnas cortas y siempre que estés pendiente de él, pero nunca boca abajo.


- No fumar cerca del niño.


- Alimentarle por medio de lactancia materna.


- No usar almohadas ni peluches en menores de 12 meses ni taparlo hasta arriba con mantas o sábanas.


- Evitar abrigarle en exceso al dormir. Y no cubrir nunca su cabeza. procura que la temperatura de la habitación ronde los 20º C.


- Poner la cuna en la misma habitación al menos hasta los 6 meses.


- Darle el chupete para dormir. Según algunos estudios, la succión mejora el control del ritmo cardiaco y la presión sanguínea del recién nacido, lo que ayuda a evitar el SMSL.


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan "¿cuánta leche de fórmula debe tomar un bebé de 3 meses?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda tal y como si se tratara de la lactancia materna.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y lactancia materna", https://enfamilia.aeped.es/prevencion/colecho-sindrome-muerte-subita-lactante-lactancia-materna

Fecha de actualización: 16-11-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad