¿Por qué los recién nacidos respiran agitados?

¿Por qué los recién nacidos respiran agitados?
comparte

La respiración de los recién nacidos no es agitada, sino que es mucho más rápida que la de los niños o los adultos. Además, es muy irregular, ya que hay momentos en los que es muy acelerada y, al instante siguiente, calmada, lo que nos puede hacer pensar que es agitada o que les pasa algo. ¿Cómo saber lo que es normal y lo que no?

El ritmo cardiaco de los bebés es mucho más rápido que los adultos, siendo de entre 30 y 60 latidos por minuto, frente a los 18 o 20 de un adulto. También lo son sus pulsaciones o su respiración, por lo que no debe alarmarte que esta sea mucho más rápida que la tuya, sobre todo en sus primeros meses de vida. Así, en torno a los 3 meses comienzan a regular su respiración y esta se vuelve más calmada.


Mientras, también es normal que los bebés tengan una respiración irregular, es decir, algunas veces es muy acelerada y otras muy tranquila, tanto, que los papás pueden llegar a pensar que no respira. Pero normalmente, los bebés no dejan de respirar, simplemente hay momentos en los que su respiración es tan tenue y suave que apenas se nota, hay que acercar mucho la oreja o apoyar la mano en el pecho para sentirla. Aunque es cierto que en recién nacidos, sobre todo prematuros, pueden darse pausas en la respiración de unos 5 segundos.


No obstante, aunque esto sea lo normal, sí que hay ocasiones que la respiración del bebé se puede volver agitada, lo que indica algún problema de salud. Para saber si tu hijo respira adecuadamente o no, debes fijarte en las siguientes señales:

No te puedes perder ...


- Si deja de respirar durante más 10 segundos mientras duerme, tanto de día como de noche, es posible que sufra apneas, una condición peligrosa ya que dificulta la llega de oxígeno al cerebro. En este caso, debes consultar al pediatra el tratamiento más indicado a seguir. Recuerda que es posible que los bebés presenten pausas en su respiración de unos 5 segundos. Esto es normal, especialmente en bebés prematuros. Solo hay que preocuparse si la pausa dura más de 10 segundos.


- Si notas que respira rápido, le cuesta tomar aire o hace un gran esfuerzo en cada bocanada, es posible que tenga algún problema respiratorio. En este caso tendrán que hacerle más pruebas para averiguar la causa.


- Nada más nacer, también es posible que tu bebé sufra el síndrome de dificultad respiratoria del recién nacido. En este caso notarás que respira más rápido de lo habitual, su respiración es acelerada y quejumbrosa y sufre cianosis (color azul) en manos y pies. Esto se debe a que el bebé no ha conseguido expulsar durante el parto todo el líquido amniótico que tenía en sus pulmones, por lo que se produce este problema conocido también como distress respiratorio transitorio del recién nacido. Esta afección suele resolverse en pocas horas dejando que el bebé descanse con oxígeno conectado mediante un dispositivo especial.


- Existen otras enfermedades que pueden causar problemas en la respiración, como asma, enfermedades pulmonares crónicas, bronquiolitis, neumonía, insuficiencia cardíaca, taquipnea transitoria del recién nacido, etc. En estos casos, además de la respiración acelerada, notarás otros síntomas que te darán la clave para saber si tu bebé tiene un problema o no y debes ir al médico. Estas otras señales son:


- Cianosis (coloración azulada de manos y pies)

- Aumento de la frecuencia respiratoria a más de 70 respiraciones por minuto

- Dificultad para respirar

- Gruñidos persistentes y ruidos al final de la respiración

- Retracciones en los músculos del pecho y del cuello (al respirar, entran y salen mucho más profundo de lo normal)

- Problemas para comer o falta de apetito

- Letargo y somnolencia inusual en el pequeño

- Fiebre

- Tos perruna debida a un bloqueo de las vías respiratorias por mucosidad, signo de crup, laringitis o traqueítis

- Respiración rápida, tos persistente y sonidos crepitantes

- Sibilancias al respirar, una especia de sonido silbante que se nota cuando respira, incluso poniendo al mano en la espalda

 

 


Fuente:

Mahé, Véronique (2008), Los 100 primeros días del bebé, Barcelona, Robin Book.

Silveira, Dr. Manuel (2011), 50 cosas que debes saber sobre un recién nacido, Barcelona, Libros Cúpula.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>