Bebé rechaza al padre

Bebé rechaza al padre
comparte

Este bebé está muy enmadrado. ¿Cuántas veces a lo largo de vuestra vida habéis escuchado decir esta frase? Muchas, seguro. Pero lo cierto es que algo de razón no le falta a la frase porque existen muchos bebés que solamente quieren estar al lado de su madre, y rechazan al padre. Pero ¿por qué?

Es bastante frecuente, además, que, desde el nacimiento hasta al menos los tres primeros meses, el bebé llore con frecuencia. Muchas veces será por hambre, otras por dolor, y otras por incomodidad. Sin embargo, lo que les cuesta muchas veces más entender a los papás y no a las mamás es el apego. Es decir, que lo que causa o está causando dicho llanto es el apego porque se siente desprotegido o solo. En esos casos es cuando simplemente lo que necesita es la cercanía de su madre.


Además, es fundamental también que los papás tengan en cuenta siempre que los recién nacidos son delicados, que estos requieren de una serie de cuidados y necesidades que no pueden olvidar para que sea un bebé, sano, fuerte y feliz. Por ello, es importante respetar las horas de descanso del bebé y las tomas para no trastornar su ritmo diario. El propio ritmo del bebé hay que respetarlo y hacerlo adecuadamente. No todos los bebés son iguales ni, por supuesto, van a aceptar siempre a los dos progenitores, en algunas ocasiones puede que ese bebé rechace al padre por otros muchos motivos, o incluso (aunque en casos menos probables) rechace a su madre. 


La “mamitis” nocturna


Sí, existe. Hay muchos papás y mamás que seguramente al leer este artículo ya se estén sintiendo algo identificados porque últimamente a la hora de irse a dormir su bebé comienza a mostrar una dependencia cada vez mayor. Es posible que al principio un padre primerizo pueda tener la sensación simplemente de que es algo totalmente normal pues es muy consciente de la importancia que tiene la madre como fuente de alimento, y también de ayuda en la conciliación del sueño.


En muchas ocasiones, esto solamente ocurre por la noche y de ahí, utilizamos, por tanto, el nombre de “mamitis nocturna”. De hecho, durante el día sí acepta estar en brazos de papá. Por las noches la cosa cambia y el bebé cambia las sonrisas por terribles pucheros si pierde de vista (aunque sea por un momento) a su mamá. Busca constantemente su mirada, pide pecho, etc. Cuando esto pasa durante un determinado tiempo no pasa nada, pero si esto se alarga demasiado es importante tomar algunas medidas o tener en cuenta algunas recomendaciones para que el bebé no rechace a su padre.


No consigo dormir a mi bebé


En muchas ocasiones los papás no consiguen dormir al bebé tan bien como lo hace su madre, se sienten algo inútiles cuando no son capaces de darles de comer o dormirle, cosas tan básicas que se convierten en una gran dificultad y no entienden por qué. En primer lugar, lo que han de tener claro es que deben confiar en sí mismos y pensar que todo irá bien. Además, es importante también saber que cada bebé es un mundo y que cambia constantemente, pero es bueno y fundamental conocer bien al bebé. Pero lo que está claro es que para conocerlo bien hay que pasar mucho tiempo con él. De esta manera se conseguirá, sin duda, saber lo que le pasa cada día para poder adaptar los cuidados a las necesidades diarias puntuales.


De hecho, cuidar de un bebé no es nada no es sencillo, y mucho menos dormirle. Sin embargo, por suerte, existen algunos trucos. Las rutinas para los bebés son esenciales porque estas les aportan la seguridad que necesitan y además les ayudan a saber qué viene después favoreciendo el sueño. Lo más aconsejable es dormir al bebé en la cuna o en la minicuna cuando se vaya a dormir.


Y no te preocupes si no consigues dormirle, o si cada vez que se aleja “mamá” y te quedas a solas el bebé llora porque por el simple hecho de estar sin su madre provoca que llore, pero es que es inevitable que ese gran vínculo afectivo se forme con la madre y no con el padre, pues ha estado dentro de ella. Y no, la realidad es que no es culpa de nadie, sino que es algo totalmente normal en muchos bebés pase pues necesita algo más de tiempo para sentirse completamente seguros en brazos de otra persona que no sea “mamá” y aunque esta sea “papá”. Lo ideal, por tanto, es no forzar nunca la situación.


Qué hacer para evitar que el bebé rechace al padre


Lo ideal, antes de que esto suceda, es que todas las tareas se repartan entre ambos, es decir, que se implique el padre en las tareas propias del día a día como cambiar pañales con frecuencia, el baño, el juego, etc. Y llevar toda esa implicación también al momento del sueño. Es decir, que una vez haya comido, sea el padre quien se encargue de dormir al bebé. No obstante, es importante tener en cuenta que no es algo tan sencillo como parece por lo que requerirá de tiempo, paciencia y algo de esfuerzo para lograrlo.


Por tanto, lo mejor será que los acercamientos con papá se produzcan cuando el bebé se sienta completamente seguro en brazos de su mamá, y cuando esté despierto, pero con su madre, el papá se acerque poco a poco y le diga cosas, le cante, juegue con él y vaya demostrándole poco a poco que se trata efectivamente de una persona en la que se puede confiar. Seguramente, si siguen adecuadamente estos consejos, a medida que pasen los días y las semanas el padre se irá convirtiendo para su bebé en uno más y aceptará cada vez pasar más tiempo con él.


Normalmente los bebés (especialmente aquellos que son alimentados con leche materna) prefieren la teta para dormir. También sería bueno intentar probar, poco a poco, sin prisa, y cuando el bebé esté totalmente confiado en presencia de los dos, que la madre vaya abandonando la habitación cada vez con más frecuencia e ir viendo así también las reacciones que va teniendo el bebé.


Finalmente, y antes de seguir todos estos consejos con el bebé, tener en cuenta también que hay que respetar siempre los ritmos del bebé. Con ello nos referimos especialmente a que si el bebé, en el caso de que empiece a quedarse a solas con su padre, pero no está cómodo, llora estando en sus brazos e incluso pone pucheros al quedarse solo con él, que tenga en cuenta también que quizás el bebé todavía no está lo suficientemente bien preparado para quedarse solo con su papá. En esos casos es totalmente necesario que la madre intervenga de inmediato para tranquilizarlo.


Fuentes:

“Qué beneficios le aporta al bebé la lactancia materna?” https://inatal.org/el-parto/lactancia/66-lactancia-materna-por-que/374-que-beneficios-le-aporta-al-bebe-la-lactancia-materna.html

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×