×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué hacer si se retrasa la subida de la leche?

¿Qué hacer si se retrasa la subida de la leche?

La subida de la leche se produce unas 72 horas después del parto. Hasta ese momento, el alimento del bebé será el calostro, que tiene todos los nutrientes que el pequeño necesita en esos primeros días de vida. Sin embargo, a veces puede retrasarse la subida de la leche, ¿qué hacer en esos casos?

Publicidad

Indice

 

¿Por qué a veces tarada un poco la leche en subir?

La imposibilidad de producir leche es algo muy poco común (alrededor del 5% de las mujeres) y suele deberse a circunstancias muy concretas como una anomalía en la mama o una cirugía en la zona. Lo que puede darse es el retraso en la subida de la leche, algo que debe ser controlado por los médicos ya que, si no se corrige, puede provocar que el bebé pierda demasiado peso.

La subida de la leche se produce de manera natural unos días después del parto, tanto si el bebé succiona como si no. En primerizas suele tardar entre 3 y 4 días y en mujeres que ya han sido madres suele tardar un poco menos.

No te puedes perder ...

¿A qué dedicar el tiempo libre?

¿A qué dedicar el tiempo libre?

Si existe algo de lo que puedan disfrutar nuestos hijos e hijas es de sus momentos de tiempo libre dedicados al esparcimiento y a la diversión. Pero estos espacios de ocio también pueden convertirse en múltiples oportunidades de aprendizaje a través de formas lúdicas de juego

Y tambien:

Lo que más interfiere en la subida de la leche es el estrés. Los partos laboriosos o con accidentes, los miedos de las madres primerizas, etc. El primer consejo que se da ante un retraso en la subida de la leche es el descanso, la madre debe relajarse, tomárselo con calma y tener confianza en sí misma.

Otra causa del retraso de la subida de la leche es la administración a la madre de fármacos inhibidores de la lactancia, esto se hace en los casos en los que la madre no quiere dar de mamar a su bebé o su médico no le deje por alguna razón (enfermedad).

También puede ser que se hayan quedado fragmentos de placenta retenidos o alguna enfermedad materna que interfiera en la producción láctea si no esta bien tratada, como puede ser el caso del hipotiroidismo o el síndrome de ovarios poliquísticos. En ambos casos, si la enfermedad está bien tratada puede permitir la lactancia materna normalizada.

También en mujeres diabéticas, obesas o aquellas que sufren estrés posparto la subida de la leche puede retrasarse un poco.

Así que después de dar a luz conviene estar lo más tranquila posible para que la subida se produzca de manera natural.También poner al bebé a mamar para que segregue oxitocina y prolactina, las hormonas productoras de leche, que contribuirán a acelerar el proceso.

Si tardara más de lo normal no conviene dar suplementos al bebé con biberón pues podría acostumbrarse y luego rechazar el pecho, es mejor dárselo con jeringas. Eso sí, hay que controlar su peso y vigilar que no pierda más del 30% del peso con el que nació. Si así fuera, y la jeringa no fuera suficiente, habrá que recurrir al biberón, pero puedes dárselo siguiendo el método Kassing, que asemeja la forma de alimentación de la lactancia materna, para que una vez que tengas leche sea lo más fácil posible que el pequeño se agarre. Y, por supuesto, no dejes de ponerle al pecho hasta que se produzca la subida de la leche.

 

¿Cuáles son los síntomas de la subida de la leche?

- Inflamación local

- Calor

- Tensión mamaria

- Algo de dolor

- Aumento del tamaño del pecho

Esas son las señales inequívocas de que está ocurriendo la subida de la leche. Ocurren independientemente del tipo de parto que se ha tenido. Las cesáreas en sí no retrasan la subida de la leche, lo que retrasa la subida de la leche son las rutinas de separación del bebé o el retraso de la primera toma que suelen ocurrir tras la intervención.
 

¿Qué se puede hacer para favorecer la subida de la leche?

El contacto piel con piel: cuando una madre tiene a su bebé piel con piel libera oxitocina (hormona desencadenante de la eyección). Además, tu olor le animará a a mamar más frecuentemente.

- Estimula el pecho con la succión: como hemos dicho antes, la succión ayuda a la bajada de la leche. Esta succión hace que segregues hormonas, por eso es importante que te pongas al bebé en el pecho desde bien pronto, al ser posible la primera media hora de vida. Después, es importante que le permitas mamar sin ningún tipo de restricción ni limitación. Si por algún motivo tienes que estar separada de él y no puedes ponértelo en el pecho, estimúlate con un sacaleches.

- Ofrece los dos pechos: es más efectivo si se estimula los dos pechos, alternando uno y otro que estimular uno durante mucho tiempo.

- Evita el uso de chupetes y tetinas ya que no se succiona igual un chupete o una tetina que el pecho materno. Evita que tu bebé sufra confusiones y que no estimule bien el pecho. Evita esto hasta que la lactancia esté bien establecida. Si el bebé necesita suplementos puedes dárselos con una jeringilla o un vaso.

- Evita el uso de sujetadores con aro: el tamaño de tus pechos va a aumentar considerablemente, por lo que debs usar sujetadores de lactancia que se ajusten a tu nuevo tamaño de pechos, pero que no te compriman. Lo más cómodo para ti será un sujetador de lactancia, cómpralo en la últimas dos semanas de embarazo y déjate aconsejar por los expertos.

- Intenta mantener la calma, el estrés y la lactancia no hacen una buena combinación. Ten paciencia en las primeras tomas, confía en tu cuerpo y date tiempo hasta que tú y tu bebé os conozcáis. Si es necesario busca intimidad, estar rodeada de gente observándote no ayuda mucho.

- Descansa: tanto el embarazo como el parto son agotadores y el recién nacido pide atención continua, descansar es casi misión imposible. Aprovecha los ratos en los que tu bebé está durmiendo para hacerlo tú también. Tendrás que decidir si restringir las visitas durante los primeros días o no.

- Ante cualquier duda, lo mejor es ponerte en contacto con tu matrona o una asesora de lactancia materna. Muchas veces el desconocimiento (junto con las falsas creencias sobre la lactancia) son las que desalientan a las madres.


Te puede interesar:

Las tomas de biberón de un recién nacido deben ser definidas por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 22-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.