×
  • Buscar
Publicidad

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

La evidencia lo demuestra: el contacto de piel con piel con el bebé recién nacido es tremendamente positivo. El apego directo no solo fortalece el vínculo emocional y afectivo con el bebé, sino que es decisivo para el desarrollo del bebé.

Publicidad

Como se explica desde la Organización Mundial de la Salud, se ha observado evidencia que respalda lo beneficioso del contacto directo y temprano piel a piel con el bebé. Ya sea en el momento de nacer (entre una y 24 horas después del nacimiento), o durante los meses de lactancia (en la OMS hablan de hasta cuatro meses, pero esta puede continuar durante más tiempo).

 

Diversos estudios clínicos señalan que este contacto favorece la lactancia y su eficiencia. Otros demuestran que el contacto temprano piel con piel también ayuda a regular la temperatura del recién nacido, los niveles de azúcar en sangre o una mejor estabilidad cardiorrespiratoria.

 

El vínculo que existe entre madre y bebé no se rompe en el momento en que este nace. Este vínculo se ha respetado evolutivamente. Pensemos en grupos de población no urbanizados y “civilizados”, en los que las madres mantienen un contacto directo con sus bebés a través del porteo, por ejemplo. En occidente, en cambio, el estilo de vida ha ido derivando en una mayor separación entre madre y bebé. No simplemente por motivos laborales o prácticos, sino más bien por motivos culturales (los carritos en lugar del porteo, la cada vez más reducida lactancia materna…).

No te puedes perder ...

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

Los beneficios del contacto piel con piel con el bebé

La evidencia lo demuestra: el contacto de piel con piel con el bebé recién nacido es tremendamente positivo. El apego directo no solo fortalece el vínculo emocional y afectivo con el bebé, sino que es decisivo para el desarrollo del bebé.

Y tambien:

 

De hecho, como defienden diversos profesionales, la exterogestación (basada en el contacto piel con piel con el bebé) no sólo es positiva, sino necesaria para ayudar al desarrollo de los bebés, que, en el caso de los humanos, nacen aún inmaduros.

 

¿Por qué resulta tan beneficioso? Si bien el contacto directo piel con piel resulta muy positivo durante los primeros meses del niño, es en sus primeras horas de vida cuando resulta especialmente decisivo. En las horas que siguen al nacimiento, el bebé reconoce a la madre a través del contacto, lo cual supone una reconfortante presencia frente al mundo nuevo en el que se encuentra después de haber permanecido aislado, seguro y cálido en el útero.

 

De hecho, es una práctica muy común en las salas de parto poner al bebé encima del pecho de la madre lo antes posible después de nacer. Y es que la parte central del tórax de una mujer aumenta involuntariamente su temperatura después de dar a luz, más que en cualquier otra persona. Así, la madre estabiliza la temperatura de su bebé con el mero contacto directo e ininterrumpido entre los dos en las horas posteriores al parto.

 

La madre también se beneficia

 

De la misma manera que el contacto del bebé con su madre ayuda a regular su temperatura, conservación de energía o respiración, el bebé puede regular la atención de su madre a sus necesidades, ayudar al mantenimiento de su energía o al aprovechamiento de las calorías ingeridas derivado de la liberación de una hormona del tracto digestivo.

 

Cómo continuar el contacto piel con piel después del parto

 

El contacto humano con el bebé no tiene por qué limitarse a la madre. Sistemas como el porteo ergonómico permiten implementar el contacto directo en el día a día de una manera factible y sin poner en peligro la higiene postural de padres o bebé. La lactancia (incluso con biberón) también es un momento que se puede aprovechar para maximizar el contacto directo entre los dos. No hay por qué limitar el contacto piel con piel al transporte o lactancia, o pensar que este debe ser continuo. Mientras el bebé crece, también se puede aplicar simplemente acariciando al bebé, jugando con él, con sus manitas o pies, haciéndole masajes en la barriga o la espalda…Las posibilidades son infinitas.

 


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan por "¿cuánto biberón de leche toma un bebé de 4 meses?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.

Fuentes:

OMS

El contacto piel con piel de la madre con el recién nacido durante el parto http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1132-12962013000100017

Fecha de actualización: 11-11-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad