Qué comer para tener más leche

Qué comer para tener más leche
comparte

Cuando nuestro bebé nace y llevamos muy pocos días con él, es lógico que surjan algunas dudas con respecto a su alimentación. Podemos tener la sensación de que nos pide con mucha frecuencia, de que no se ha alimentado lo suficiente o quizás de que nuestra leche no es buena o tenemos muy poquita.

Pues bien, lo primero que debemos saber es que la leche de cualquier mujer es buena, aunque sea poca. La leche materna es la más adecuada para nuestros hijos y, además, tiene la propiedad de ir cambiando en cantidad y composición a lo largo del día o los meses, adecuándose a las necesidades del pequeño en función de su edad.


Al contrario de lo que piensan algunas mujeres, es prácticamente imposible no producir leche tras dar a luz. La naturaleza es sabia y nuestro organismo se pone en marcha casi desde el inicio de la gestación para asegurar el sustento de nuestro bebé nada más nacer. Por eso, una vez haya nacido nuestro hijo, nuestro pecho estará preparado para ofrecerle la cantidad idónea.


Una de las cosas más fundamentales durante el periodo de lactancia materna es la hidratación. Una parte del agua que bebemos irá directamente destinada a la fabricación de la leche por lo que para mantener su producción diaria debemos beber suficiente líquido, preferiblemente agua, y por supuesto mantener una alimentación sana y equilibrada.

Tengo poca leche

Tengo poca leche

Este supuesto problema anima a algunas mujeres a dejar de dar el pecho a su bebé o a complementar la lactancia materna con fórmula artificial. Sin embargo a pesar de lo que se cree, sí se puede aumentar la producción de leche materna.   


Por ejemplo, para cubrir las necesidades básicas de líquidos conviene llevar una rutina a lo largo de dicho periodo: zumo de frutas en el desayuno, agua en comidas y cenas y fruta siempre de postre y en las meriendas. Además, se aconseja tener siempre al lado (mientras amamantamos) un vaso de agua para calmar nuestra sed, pues una de las sensaciones más comunes en mujeres embarazadas en periodo de lactancia es la sed en el momento en que amamantan.


A pesar de lo que muchas mujeres piensan, realmente no es necesario comer nada especial para producir más leche, pero tampoco comer más de lo habitual. Aunque la lactancia consume calorías, nuestro cuerpo ya tiene suficientes reservas del proceso de gestación. Lo más importante es, por tanto, comer bien manteniendo una dieta sana y equilibrada para asegurar la calidad de la leche.


No obstante, sí que es importante tomar un suplemento de yodo, mineral fundamental para el bebé. ¿Cómo podrá adquirirlo? A través de nuestra leche materna. Por este motivo debemos asegurarnos de tomar al menos 200 microgramos al día, pero como resulta bastante difícil garantizar esta dosis se aconseja tomar el yodo a través de suplementos en forma de pastillas.


Lo que debemos tener claro es que mientras demos el pecho a nuestro bebé vamos a necesitar alrededor de 2.500 calorías para amamantarle y garantizar sus requerimientos de leche. Nada más. De hecho, la alimentación durante la lactancia no debe ser muy diferente a la dieta que seguíamos durante el embarazo. Mientras dure la lactancia, lo que demandará nuestro cuerpo serán más vitaminas, minerales y proteínas que antes de dar a luz.


Como decíamos arriba, alrededor de 500 calorías diarias más será la cantidad estimada, según algunos especialistas, para la formación de leche. De todas formas, lo más importante será la calidad de los alimentos consumidos y los nutrientes aportados, de los cuales depende realmente la calidad de la leche.


Aunque no existen en cierto modo alimentos para tener más leche como tal, sí que existen algunos indispensables durante la lactancia materna entre los que se encuentran los lácteos (unos 400 mg al día más), las proteínas (10 a 15 g más) y la carne, el pescado, las leguminosas secas, las frutas y verduras que deberán ser prioritarias en nuestra dieta.


Finalmente, es importante tener en cuenta que las claves para producir más leche materna son una lactancia exclusiva y a demanda con tomas frecuentes, y asegurarnos de que nuestro pequeño vacía correctamente nuestros senos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×