×
  • Buscar
Publicidad

Estoy amamantando, ¿puedo comer chocolate?

Estoy amamantando, ¿puedo comer chocolate?

Durante la lactancia son pocas las restricciones alimentarias que debes seguir ya que a través de la leche materna no le llegan bacterias que puedan ser perjudiciales, como ocurría en el embarazo. Por lo tanto, puedes comer casi de todo, incluido chocolate. No obstante, no debes consumir más de 400 gramos de chocolate al día ya que puede causar diversos problemas al bebé por su alto contenido en teobromina, un derivado de la cafeína.

Publicidad

Indice

 

Comer chocolate, con moderación, durante la lactancia es buena idea

Después del parto, y durante las primeras semanas, es normal que te apetezca consumir productos dulces como el chocolate ya que proporciona una energía extra y ayuda a aumentar las endorfinas, una hormona que aumenta nuestro estado de ánimo.

Por eso, incluso se recomienda consumir chocolate (mejor puro) de manera moderada en estas primeras semanas para evitar la depresión posparto y los niveles bajos de glucosa en sangre, cuya falta puede causar dolor de cabeza, fatiga, estado de ánimo bajo, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Así que no hay ningún problema en que comas todos los días una onza de chocolate o te comas algún bombón de los miles que te regalarán las visitas en estas primeras semanas. Sin embargo, no se debe abusar del chocolate ya que este contiene teobromina, un derivado de la cafeína con un menor efecto de neuro-excitabilidad. Los estudios muestran que consumir más de 400 gramos de cacao al día puede provocar irritabilidad o cólicos al bebé. 100 g de chocolate contienen de 120 a 230 mg de teobromina y de 20 a 30 mg de cafeína.

Menos del 1% de cafeína que entra en el torrente sanguíneo de la madre termina en la leche materna, por lo que no hay ningún inconveniente en beber café o tomar chocolate de manera moderada durante la lactancia. Pero si se abusa del chocolate puede sentarle mal al bebé y que aparezcan síntomas como gases, vómitos, diarrea, náuseas, inquietud, erupciones cutáneas, hiperactividad, insomnio o rechazo del alimento.

Además, algunos bebés son más sensibles que otros a ciertos alimentos y puede aparecer alguno de estos síntomas en ellos aunque se haya consumido poco chocolate. Si es así, lo mejor es dejar de tomar chocolate por un tiempo y ver si al bebé se le pasa. Si sigue mostrando estas molestias, hay que acudir al pediatra porque la causa será otra. Si desaparecen y al volver a consumir chocolate vuelven a aparecer, lo mejor es que dejes de tomarlo mientras das el pecho aunque es una reacción poco habitual y lo normal es que puedas comer algo de chocolate sin problemas.

Lo que no es cierto es que el consumo de chocolate disminuya la producción de leche materna.

También hay que tener en cuenta que el chocolate negro tiene un contenido en cafeína mayor que el chocolate blanco, que apenas tiene teobromina. El problema del chocolate blanco es que suele contener más cantidad de azúcares, que no son buenos ni para tu salud ni para la del bebé.


Consejos a la hora de consumir chocolate en la lactancia

- No comas más de 25 gramos al día de chocolate amargo o puro.

- Limita el consumo mientras des el pecho para evitar alergias (el chocolate suele tener leche de vaca) o problemas al bebé.

- Busca chocolate con poca cantidad de azúcar y grasas saturadas.

- Consume mejor el chocolate por la mañana para que quemes las calorías extra y puedas observar si causa alguna alteración al bebé. Si le salen manchas, le duele el estómago, tiene gases, está irritable o le cuesta dormir, puede que la causa sea el chocolate.

A pesar de todo, lo normal es no consumir mucho chocolate ni que cause reacciones en el bebé, por lo que podrás comer o beber chocolate sin problemas todo el tiempo que des el pecho a tu pequeño.

 

¿Qué alimentos debo evitar durante la lactancia?

- Durante la lactancia hay que evitar las bebidas y los alimentos que general gases estomacales. Aunque estos no sea un problema para la madre, es un problema para el niño ya que le aumentan los gases y puede que después se le conviertan en cólicos. Algunos de estos alimentos y bebidas son: las judías, las alubias, los garbanzos, las bebidas gaseosas, el aguacate, las castañas, etc.

- También hay que evitar la cafeína. Esto es debido a que es un estimulante que actúa directamente sobre el sistema nervioso central. La cafeína llega al bebé a través de la leche materna y puede ocasionar insomnio, irritabilidad y nerviosismo. Alimentos que se deben evitar son: el café, la cola, el té negro y el té verde o el chocolate negro en grandes cantidades.

- Habrá que evitar comidas picantes y muy condimentadas. Estas pueden irritar el sistema gastrointestinal de tu bebé. Sobre todo en los primeros meses de vida, aunque habría que ingerir una gran cantidad de este alimento para que esto ocurriese.

- Evitar comer pescado que puede estar contaminado. El pescado azul (sardina, jurel, boquerón, etc.) en su periodo en el mar pudo haber estado expuesto a muchos factores a los que no se le quieren exponer a un bebé (mercurio, radiación, metales pesados, etc.). Es mejor optar por pescados que han sido criados en cultivos acuícolas con alimentación controlada y sin posibilidad de contaminación

 

¿Que alimentos son buenos para la lactancia materna?

- Alfalfa germinada: un puñado de alfalfa germinada al día está recomendada para nutrir la sangre, en consecuencia se favorece la segregación de leche

- Espirulina: la espirulina es un alga que está denominada como súperalimento. Esta microalga es rica en aminoácidos y clorofila, compuestos que mejoran la composición de la sangre,

- Hojas verdes variadas: son muy densas nutricionalmente. Además de clorofila también aportan vitaminas y minerales en grandes dosis.

- Mijo: tonifica el bazo y sistema digestivo para favorecer una correcta absorción de nutrientes. Puede ser tanto en recetas dulces como saldas. El consumo recomendable es hasta 3 veces a la semana.

- Melocotón: es rico en betacaroteno. Tonifica el sistema digestivo y ayuda a una mejor formación y composición de la sangre, y por tanto, de la leche.

- Levadura nutricional: hace que la leche sea más nutritiva.

- Cebada: para hidratar el cuerpo y favorecer la correcta nutrición de la madre

- Horchata de chufa: rica en micronutrientes (como fósforo, magnesio, potasio, calcio o hierro).

- Semillas de cáñamo: para el desarrollo del cerebro del bebé.

- Remolacha: da energía ya que es rica en hidratos de carbono.

 


Fuentes:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

e-lactancia, http://www.e-lactancia.org/breastfeeding/chocolate/synonym/

Fecha de actualización: 14-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.