×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué mi bebé tiene reflujo?

¿Por qué mi bebé tiene reflujo?

Es normal que a un bebé se le salga un poco de leche por la boca cuando come, pero cuando esto va acompañado de varias molestias puede tratarse de reflujo, un problema que puede traer ciertas complicaciones si dura mucho tiempo y no se cuida.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Qué puedo darle a mi bebé que tiene flemas?

¿Qué puedo darle a mi bebé que tiene flemas?

Es totalmente normal que los bebés presenten mocos y flemas durante sus primeros meses de vida. Esta es la razón por la que se les dice mocosos, así que no te preocupes por si tu bebé se encuentra resfriado, puesto que no lo está. Realmente las flemas sirven para proteger a tu pequeño, son un mecanismo de defensa para su organismo, que empieza a fortalecerse ante los virus. 

Y tambien:

Índice

 

Desarrollo bebé

Es importante entender cómo funciona el desarrollo motriz de un bebé en relación con su capacidad para succionar y tragar su alimento en los primeros momentos de su vida, pues es un factor importante de su probable reflujo.

Muchas madres primerizas no saben lo complicado que puede ser la alimentación del bebé, puesto que es una experiencia totalmente nueva para nuestros pequeños, como para nosotras.

Por supuesto que es normal que un bebé esté sacando leche a la hora de comer, pues está aprendiendo a hacer procesos como el digestivo, por lo que no tiene el desarrollo motriz para poder tragar adecuadamente.

El bebé al no poder tragar va a regresar la leche, además que nosotras a veces no vamos a saber cómo darle la leche a nuestro bebé y esto puede hacer que se acumule de más.

Durante los primeros días nuestro pequeño no va a poder abrir bien la boquita ni cerrarla para succionar, incluso succionar es algo que tampoco sabe hacer, por ello es que nosotras lo podemos ayudar a cerrar su boca suavemente con nuestros dedos.

¿Qué es el reflujo?

El reflujo sucede cuando el contenido que se encuentra dentro del estómago se regresa por el esófago, así provocando una regurgitación en los pequeños.

Una vez que el alimento llega al estómago va a ser impedido de regresar al esófago por las fibras musculares que se encuentran en su parte superior, llamado esfínter esofágico interior, pero cuando este no cierra es cuando el alimento regresa al esófago.

En un bebé es normal que exista reflujo, puesto que su cuerpo se está acostumbrando a este tipo de procesos, pero cuando esto provoca complicaciones con el desarrollo del pequeño es cuando debemos hacer algo al respecto.

Los síntomas para que sepas si tu bebé tiene reflujo son los siguientes:

- Tose después de haberlo alimentado.

- Se niega a comer.

- Vómito excesivo.

- Pérdida de peso.

- Crece de manera lenta.

- Silbidos al respirar.

Un médico puede identificar si tu pequeño tiene reflujo al hacerte varias preguntas sobre los síntomas que presenta el bebé, además de realizar una revisión física.

¿Qué es lo que causa el reflujo en los bebés?

Existe un músculo que actúa como una válvula entre el esófago y el estómago. Cuando un bebé traga, este músculo se relaja para permitir que los alimentos pasen del esófago al estómago. Por lo general, este músculo permanece cerrado y el contenido del estómago no regresa al esófago.

En los bebés que ocurre muchas veces el reflujo es porque el esfínter esofágico inferior no está totalmente desarrollado y, por eso, el contenido del estómago regresa al esófago. Esto hace que su bebé regurgite o “devuelva” la leche. Una vez que el esfínter se desarrolla por completo, tu bebé no debería regurgitar más.

¿Es normal que un bebé tenga reflujo?

El reflujo gastroesofágico es algo muy común en los bebés. Cerca de la mitad de los bebés regurgitan varias veces al día durante los primeros meses de vida. Normalmente los bebés dejar de regurgitar entre los 12 y los 14 meses.

¿El reflujo tiene complicaciones?

Cuando el bebé presente complicaciones en su desarrollo se le realizarán algunas pruebas:

- Radiografía del esófago.

- Radiografía del sistema digestivo.

- Monitoreo del pH en el esófago.

¿Cómo tratar el reflujo del bebé?

Es muy común que este problema se solucione con el paso de tiempo, al madurar el bebé; sólo algunos casos continúan con el problema y pueden terminar con el esófago dañado. De cualquier manera, puedes ayudar a tu pequeño a pasar esta etapa con estos consejos:

- Haz eructar al bebé cada tanto que haya consumido una cantidad considerable de leche materna.

- Sostén a tu pequeño de manera erguida durante 20 minutos después de que hayas acabado de alimentarlo.

- Eleva su cabecera cuando sea la hora de dormir.

- Agrega alimentos espesos a su alimentación cuando tu pequeño esté listo para la alimentación complementaria.

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo en los bebés?

En la mayoría de los casos, los médicos son capaces de diagnosticar el reflujo revisando los síntomas y la historia cínica del bebé. Si los síntomas no mejoran con los cambios en la alimentación y los medicamentos para el reflujo, es posible que los médicos soliciten una serie de pruebas.

Entre las pruebas más comunes están:

- Serie gastrointestinal superior: en la que se examina la forma del tracto gastrointestinal superior del bebé. Tu bebé tomará un líquido de contraste llamado bario. El bario se mezcla en un biberón con otro alimento. Cuando este se haya ingerido se le realizarán varias radiografías para rastrear el bario por el esófago y estómago.

- Monitorización de pH esofágico: en esta prueba se mide la cantidad de ácido o de líquido en el esófago de tu bebé. Un médico o enfermera coloca un tubo delgado flexible en el estómago a través de la nariz del bebé. El extremo del tubo en el esófago mide cuándo y cuánto ácido entra en el esófago. El otro extremo del tubo se conecta a un monitor que registra las mediciones. Para esta prueba probablemente se necesite que tu bebé pase 24 horas con el tubo en el hospital.

- Endoscopia gastrointestinal superior y biopsia: para esta prueba se utiliza un endoscopio, un tubo largo y flexible con cámara. El médico recorrerá el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado con el endoscopio. Mientras observa las imágenes del endoscopio, el médico también puede tomar muestras de tejido (biopsia).

Estas pruebas no se suelen requerir ya que con la observación suele ser suficiente. Si tienes alguna duda o piensas que tu bebé pueda tener más reflujo de lo normal, consulta con su pediatra para su estudio.


Te puede interesar:

Muchos padres se preguntan "¿cómo calcular la altura de una persona?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico.

Fuente:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/gerd/symptoms-causes/syc-20361940

Fecha de actualización: 31-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad