¿Por qué mi bebé tiene reflujo?

¿Por qué mi bebé tiene reflujo?
comparte

Es normal que a un bebé se le salga un poco de leche por la boca cuando come, pero cuando esto va acompañado de varias molestias puede tratarse de reflujo, un problema que puede traer ciertas complicaciones si dura mucho tiempo y no se cuida.

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Cuando el bebé se mueve dentro de nosotras nos emociona como nunca, pero si este lo hace demasiado nos puede llegar a preocupar. Es por ello que te recomendamos informate sobre por qué tu bebé se mueve mucho, puesto que es una señal totalmente normal.

Es importante entender cómo funciona el desarrollo motriz de un bebé en relación con su capacidad para succionar y tragar su alimento en los primeros momentos de su vida, pues es un factor importante de su probable reflujo.

 

Muchas madres primerizas no saben lo complicado que puede ser la alimentación del bebé, puesto que es una experiencia totalmente nueva para nuestros pequeños, como para nosotras.

 

Por supuesto que es normal que un bebé esté sacando leche a la hora de comer, pues está aprendiendo a hacer procesos como el digestivo, por lo que no tiene el desarrollo motriz para poder tragar adecuadamente.

 

El bebé al no poder tragar va a regresar la leche, además que nosotras a veces no vamos a saber cómo darle la leche a nuestro bebé y esto puede hacer que se acumule de más.

 

Durante los primeros días nuestro pequeño no va a poder abrir bien la boquita ni cerrarla para succionar, incluso succionar es algo que tampoco sabe hacer, por ello es que nosotras lo podemos ayudar a cerrar su boca suavemente con nuestros dedos.

 

 

¿Qué es el reflujo?

 

El reflujo sucede cuando el contenido que se encuentra dentro del estómago se regresa por el esófago, así provocando una regurgitación en los pequeños.

 

Una vez que el alimento llega al estómago va a ser impedido de regresar al esófago por las fibras musculares que se encuentran en su parte superior, llamado esfínter esofágico interior, pero cuando este no cierra es cuando el alimento regresa al esófago.

 

En un bebé es normal que exista reflujo, puesto que su cuerpo se está acostumbrando a este tipo de procesos, pero cuando esto provoca complicaciones con el desarrollo del pequeño es cuando debemos hacer algo al respecto.

 

Los síntomas para que sepas si tu bebé tiene reflujo son los siguientes:

 

- Tose después de haberlo alimentado.

 

- Se niega a comer.

 

- Vómito excesivo.

 

- Pérdida de peso.

 

- Crece de manera lenta.

 

- Silbidos al respirar.

 

Un médico puede identificar si tu pequeño tiene reflujo al hacerte varias preguntas sobre los síntomas que presenta el bebé, además de realizar una revisión física.

 

 

¿El reflujo tiene complicaciones?

 

Cuando el bebé presente complicaciones en su desarrollo se le realizarán algunas pruebas:

 

- Radiografía del esófago.

 

- Radiografía del sistema digestivo.

 

- Monitoreo del pH en el esófago.

 

 

¿Cómo tratar el reflujo del bebé?

 

Es muy común que este problema se solucione con el paso de tiempo, al madurar el bebé; sólo algunos casos continúan con el problema y pueden terminar con el esófago dañado. De cualquier manera, puedes ayudar a tu pequeño a pasar esta etapa con estos consejos:

 

- Haz eructar al bebé cada tanto que haya consumido una cantidad considerable de leche materna.

 

- Sostén a tu pequeño de manera erguida durante 20 minutos después de que hayas acabado de alimentarlo.

 

- Eleva su cabecera cuando sea la hora de dormir.

 

- Agrega alimentos espesos a su alimentación cuando tu pequeño esté listo para la alimentación complementaria.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×