×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

Durante las primeras semanas de vida, el recién nacido tiene poca movilidad y es por tanto importante la postura en la que se le debe colocar porque así permanecerá la mayor parte del tiempo. 

Publicidad

¿Por qué dormir boca arriba?

Actualmente no hay duda de que se le debe acostar boca arriba siempre para dormir para evitar el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). El SMSL es la muerte repentina e inesperada en bebés aparentemente sanos que curre en menores que no han cumplido todavía su primer año de vida, aunque es más habitual antes de los 6 meses de vida.

Aunque no se sabe con seguridad por qué ocurre el SMSL, los estudios llevados a cabo en los últimos años han permitido averiguar que poner a dormir al bebé boca arriba reduce muchísimo este problema.


Por eso, en los primeros meses de vida, el bebé debe dormir por la noche siempre boca arriba, nunca de lado ni boca abajo.

¿Puede ser malo estar siempre boca arriba?

El único problema que puede causar dormir siempre boca arriba es que la cabeza se aplane a causa de la misma postura durante horas. Por eso, para evitar la plagiocefalia postural, es decir, el aplanamiento posterior de la cabeza, en los ratos en los que esté despierto y vigilado se le puede ir girando para que el niño vaya explorando lo que le rodea desde distintos puntos de vista y, además de descubrir mundo, no desarrolle plagiocefalia por estar siempre tumbado sobre el mismo lado.

¿Y si el bebé se pone a dormir solo boca abajo?

Llega un momento, entre los 4 y los 7 meses, que le bebé aprende a darse la vuelta solo tumbado, por lo que, aunque tú lo colocas boca arriba, él termina girándose y colocándose boca abajo.

En estos casos no debes preocuparte, ya que, si el niño es capaz de darse la vuelta solo, el riesgo de asfixia o SMSL disminuye ya que, si nota que le falta aire, será capaz de girarse él solo y buscar más aire.

Además, como decíamos, el mayor riesgo se encuentra entre los 0 y los 6 meses, y darse la vuelta solo suele hacerse desde esta edad. No te obsesiones si tu bebé se gira y déjale dormir como él prefiera, aunque sigas colocándole boca arriba.

¿Cuándo se puede dejar al bebé dormir de otra forma?

Colocar al bebé a dormir boca arriba solo debe alterarse cuando existan casos de fuerza mayor que lo desaconsejen, por ejemplo, si el bebé presenta malformaciones bucales, problemas respiratorios crónicos, reflujo gastroesofágico severo u otras circunstancias en las que lo indique el pediatra.

En estos casos, se puede colocar al bebé en otras posturas o con una cuña especial debajo del colchón pero teniendo siempre cuidado. En el caso de que, por ejemplo, el bebé pueda sufrir reflujo gástrico se recomienda a los papás y a las mamás de estos bebés que adquieran mejor un colchón especial con una inclinación de 45 grados para evitar así complicaciones con el bebé durante sus horas de sueño.

Otras medidas de prevención del SMSL

Además de colocar al bebé a dormir boca arriba, es conveniente que adoptes otras medidas para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante:

- Elegir un colchón firme y, a ser posible, antiasfixia.

No te puedes perder ...

Posturas para dar a luz

Posturas para dar a luz

Hasta que los partos comenzaron a ser asistidos en hospitales las mujeres han parido sentadas, en cuclillas, de rodillas… Actualmente, en la mayoría de las maternidades, la postura más extendida es la de la madre tumbada o semirrecostada sobre su espalda con las piernas separadas y levantadas (postura que facilita el trabajo de la matrona y el obstetra); si bien, es cada vez más frecuente ofrecer la posibilidad de parir adoptando otras posturas, probablemente más cómodas para la parturienta.

Y tambien:

- No uses colchas, mantas ni ropa de cama muy grande que pueda taparle y asfixiarle. Es mejor un pijama gordo o un saco de dormir. Tampoco debe usar almohada.

- No le abrigues en exceso para dormir y procura que la habitación no sobre pase los 20º C.

- No fumes delante del bebé ni de su habitación. El ser fumador pasivo aumenta el riesgo de sufrir SMSL.

Otras medidas para prevenir la plagiocefalia

- Si es posible, intenta que tu bebé pase en cada una de esas tres posiciones (boca arriba, de lado derecho, de lado izquierdo) un tercio del tiempo total, pero siempre de lado cuando estés delante o en las siesta diurnas.

- Ayúdate de bloques para mantener las posturas en que se le coloca.

- Durante el día ponle boca abajo y anímale a jugar desde esta posición. En cuanto llore, cámbiale de postura. Este le ayudará también a fortalecer los músculos del cuello y la espalda.

- Al dar le de comer, tanto si es biberón como pecho, cambia alternativamente de lado.

- Al coger al recién nacido, colócalo en diferentes posiciones, no lo apoyes siempre sobre el mismo lado.

- Si lo llevas en bandolera portabebé hazlo de forma que no esté completamente en vertical.

- Al jugar ponte boca arriba y coloca al bebé sobre tu pecho, de modo que quede dándote la cara, lo que le alentará a mover la cabeza y mirar a su alrededor.

- Jugando en el suelo, colócale juguetes a ambos lados para animarlo a que gire la cabeza y motivarle a que use las manos.

 


Te puede interesar:

En caso de decidirse utilizar leche de fórmula, el biberón para el recién nacido debe ser suministrado a demanda, como si la lactancia materna se tratara. De esta manera el bebé regulará el consumo de leche según sus necesidades.

Fuente:

Silveira, Dr. Manuel (2011), 50 cosas que debes saber sobre un recién nacido, Barcelona, Libros Cúpula.

Fecha de actualización: 09-03-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.