La hormona orexina, posible causa de la muerte súbita

La hormona orexina, posible causa de la muerte súbita
comparte

La muerte súbita del lactante es la primera casa de mortalidad en los menores de 1 año, aunque en los últimos años el número ha descendido mucho gracias a las pautas de prevención establecidas. Ahora, un nuevo estudio nos acerca más a las posibles causas de este problema.

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte repentina e inesperada de un lactante aparentemente sano y sin causa aparente que se descubra en la autopsia. El fallecimiento siempre se produce mientras el bebé duerme, por lo que en los últimos años se han tomado una serie de precauciones que han reducido considerablemente el número de muertes al año, como poner al bebé a dormir boca arriba, evitar las mantas y sábanas con las que pueda ahogarse, la lactancia materna, el uso del chupete, etc.


No obstante, según las últimas estadísticas, en Europa mueren al año 5.000 lactantes víctimas de este síndrome (en España, fallecen de media 100 bebés al año), por lo que se continúan haciendo múltiples estudios para tratar de averiguar la causa y conseguir evitar todas las muertes.


Una de estas investigaciones es la de un grupo de científicos australianos del Hospital de Westmead que descubrieron que los bebés víctimas de este síndrome no tenían la misma concentración de una proteína del cerebro que los niños que no lo habían padecido: la orexina. Las orexinas, también llamadas hipocreatinas, son un par de hormonas neuropéptidas excitantes que fabrica el cerebro.

¿Qué hacer con un niño tartamudo?

¿Qué hacer con un niño tartamudo?

Si tu hijo tartamudea a menudo al hablar, lo primero que debes hacer es averiguar en qué situaciones le pasa para establecer la causa de la tartamudez y poder ayudarle de la mejor manera posible.


Los niños que habían padecido SMSL presentaban un 20% menos de esta proteína que ayuda a regular el sueño para despertarnos si no respiramos a causa de la apnea del sueño. Así, la Dra. Rita Machaalani, una de las autoras, explicaba que “parece que hay una disfunción neuronal que hace que estos niños sigan durmiendo en lugar de despertarse cuando les falta el aire”.


Por eso, los investigadores piensan que habría que establecer un examen previo en todos los bebés para evaluar su dosis de orexina. "Esto podría servir como elemento de vigilancia, pero primero tenemos que saber si esta proteína produce cambios en la sangre, y si estos cambios se observan en el cerebro. A partir de ahí se tendrá que hacer también una investigación genética para averiguar si se hereda ", explica.


No obstante, también explican que este no sería el único factor, simplemente sería una causa más que puede desencadenar el síndrome y una manera de evitar más muertes.

 

 

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×