• Buscar
Publicidad

Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés

En bebés menores de 18 meses es habitual el reflujo o regurgitación, una afección digestiva que provoca que los contenidos estomacales vuelvan del estómago al esófago, provocando vómitos, llanto, irritabilidad, problemas para comer y dormir, etc. Afortunadamente, la mayoría de casos se resuelven solos al crecer y madurar el sistema digestivo del bebé.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué se produce el reflujo en bebés?

Hasta un 65% de los bebés menores de 6 meses padece regurgitaciones, es decir, retornos involuntarios a la boca de alimentos ya ingeridos que suelen desembocar en vómitos.

Este problema puede darse solo de vez en cuando, o incluso que después de cada toma eche un poco de leche. Esto no tiene por qué suponer un problema ni afectar a tu bebé de ningún modo.

Otra cosa es cuando el bebé vomita con frecuencia afectando a su crecimiento y causándole otros problemas y síntomas; en este caso, es probable que tu bebé padezca enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

El reflujo se produce cuando el esfínter esofágico del bebé (la válvula que conecta el esófago con el estómago) no está funcionando correctamente todavía o es inmaduro. Esto hace que los jugos gástricos y/o los alimentos suban desde el estómago a su boca.

En los bebés que tienen ERGE, el músculo del esfínter se debilita o se relaja cuando no debe. Además de vomitar, el ERGE provoca otra serie de molestias:

- Tos y arcadas

- Arqueo de la espalda

- Disfagia

- Llanto e irritabilidad

- Problemas para comer y pérdida de peso

- Dificultades para dormir

- Sibilancias u otros problemas respiratorios

- Dolor de estómago

- Negarse a comer

¿Cómo diagnostican el reflujo y la ERGE en los bebés?

En diagnóstico del reflujo es solo clínico, es decir, revisando los síntomas que presenta en la consulta de pediatría.

En el caso del ERGE, se pueden realizar varias pruebas como una serie gastrointestinal superior que examina la forma del tracto gastrointestinal superior del bebé tras la ingesta de bario. El profesional de medicina tomará varias radiografías del pequeño para rastrear el bario por el esófago y el estómago.

Otra opción es realizar una monitorización de pH esofágico que mide la cantidad de ácido o líquido en el esófago del bebé. También se puede realizar una endoscopia gastrointestinal superior y biopsia.

¿Qué hacer en estos casos?

No existe un tratamiento determinado ya que en el 80% de los casos se resuelve por sí solo en torno a los 6 meses, cuando el esfínter madura. Si no fuera así, el pediatra se encargaría de valorar cómo e grave es el problema para ver si hiciera falta medicación o cirugía, pero esto es muy extraño.

Lo normal, como veíamos, es que sea una afección pasajera, pero muy molesta, que puedes aliviar siguiendo estos consejos:

- Hacer eructar al bebé de en medio de la toma, no esperes al final de la comida.

- Durante la comida y unos minutos después de acabar, mantenerlo en una postura vertical.

- Para dormir, colócale siempre boca arriba pero con una cuña debajo del colchón para que mantenga la parte superior del cuerpo ligeramente elevada.

- Darle de comer menos cantidad, pero más a menudo.

- Evitar los ambientes con humo ya que pueden empeorar el reflujo.

- Probar otra leche de fórmula si no está alimentado con leche materna.

- Si tiene más de 5 meses, añadir cereales a la leche para espesar el alimento. 

Si esto no funciona y hace falta medicación, los medicamentos para la ERGE en los bebés incluyen bloqueadores H2, que disminuyen la producción de ácido, e inhibidores de la bomba de protones, que reducen la cantidad de ácido que produce el estómago.

Si estos no ayudan, la cirugía podría ser una opción, aunque se realiza solo en casos raros, si el bebé tiene problemas respiratorios graves o un problema físico que causa los síntomas de ERGE.


Te puede interesar:

El peso en bebés es una de las variables que utiliza el pediatra para controlar si el desarrollo de un bebé dado está siendo el correcto en relación con otros bebés de su misma edad.

Glosario

Reflujo gastroesofágico

Definición:

Es la vuelta a la boca de alimento contenido en el estómago o el esófago después de que el bebé haya comido o si le han movido mucho.

Síntomas:

Si la cantidad expulsada es escasa, poco frecuente y va acompañada de un eructo es una simple regurgitación y se resuelve espontáneamente al crecer el niño. Pero sin son habituales y abundantes, pueden repercutir en el crecimiento del bebé. Además, el ácido puede llegar a irritar la mucosa del esófago e incluso la laringe.

Tratamiento:

No mover demasiado al bebé después de comer; acostarle boca arriba con la cabeza más alta que el resto del cuerpo; no tumbarle inmediatamente después de la comida; intentar que no ingiera mucho aire. Sólo en casos graves se recurre a la cirugía. El reflujo suele mejorar al cambiar a alimentos sólidos.

Fuentes:

NIH: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales

Healthy Children: https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/abdominal/Paginas/gerd-reflux.aspx

Fecha de actualización: 16-04-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×