Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés
comparte

En bebés menores de 18 meses es habitual el reflujo o regurgitación, una afección digestiva que provoca que los contenidos estomacales vuelvan del estómago al esófago, provocando vómitos, llanto, irritabilidad, problemas para comer y dormir, etc. Afortunadamente, la mayoría de casos se resuelven solos al crecer y madurar el sistema digestivo del bebé.

¿Por qué se produce el reflujo en bebés?

 

Hasta un 65% de los bebés menores de 6 meses padece regurgitaciones, es decir, retornos involuntarios a la boca de alimentos ya ingeridos que suelen desembocar en vómitos.

 

Este problema puede darse solo de vez en cuando, o incluso que después de cada toma eche un poco de leche. Esto no tiene por qué suponer un problema ni afectar a tu bebé de ningún modo.

 

Otra cosa es cuando el bebé vomita con frecuencia afectando a su crecimiento y causándole otros problemas y síntomas; en este caso, es probable que tu bebé padezca reflujo gastroesofágico.

 

El reflujo se produce cuando el esfínter esofágico del bebé (la válvula que conecta el esófago con el estómago) no está funcionando correctamente todavía o es inmaduro. Esto hace que los jugos gástricos y/o los alimentos suban desde el estómago a su boca.

 

Además de vomitar, el reflujo provoca otra serie de molestias:

 

- Tos y arcadas

- Disfagia

No te puedes perder ...

Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés

En bebés menores de 18 meses es habitual el reflujo o regurgitación, una afección digestiva que provoca que los contenidos estomacales vuelvan del estómago al esófago, provocando vómitos, llanto, irritabilidad, problemas para comer y dormir, etc. Afortunadamente, la mayoría de casos se resuelven solos al crecer y madurar el sistema digestivo del bebé.

 

- Llanto e irritabilidad

 

- Problemas para comer y pérdida de peso

 

- Dificultades para dormir

 

- Sibilancias u otros problemas respiratorios

 

- Dolor de estómago

 

- Negarse a comer

 

¿Qué hacer?

 

No existe un tratamiento determinado ya que en el 80% de los casos se resuelve por sí solo en torno a los 6 meses, cuando el esfínter madura. Si no fuera así, el pediatra se encargaría de valorar cómo e grave es el problema para ver si hiciera falta medicación o cirugía, pero esto es muy extraño.

 

Lo normal, como veíamos, es que sea una afección pasajera, pero muy molesta, que puedes aliviar siguiendo estos consejos:

 

- Hacer eructar al bebé de en medio de la toma, no esperes al final de la comida.

 

- Durante la comida y unos minutos después de acabar, mantenerlo en una postura vertical.

 

- Para dormir, colócale siempre boca arriba pero con una cuña debajo del colchón para que mantenga la parte superior del cuerpo ligeramente elevada.

 

- Darle de comer menos cantidad pero más a menudo.

 

- Evita los ambientes con humo ya que pueden empeorar el reflujo.


Te puede interesar:
El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>