¿La leche materna puede ser de mala calidad?

¿La leche materna puede ser de mala calidad?
comparte

La leche de una madre siempre es buena y la mejor para su hijo, y por supuesto más adecuada que la de fórmula. Además la leche materna tiene la propiedad de ir cambiando en cantidad y composición a lo largo del día e incluso de los meses, y así ir adaptándose a las necesidades del niño en función de su edad. Por eso, la primera leche es diferente de la que se producirá cuando el niño tenga 2 meses o de la de al cabo de 9.

¿Por qué se dice que hay leches de mala calidad?

Esto suele ocurrir cuando el bebé no gana el peso que debería o no se suelta del pecho. Pero hay que resaltar que, en la mayoría de las ocasiones, esto se debe a que el bebé no está bien agarrado al pecho, tiene alguna dificultad de succión o la técnica de amamantamiento de la madre no es la correcta, no tiene que ver con la calidad de la leche.

A esto se junta que la leche materna tiene un aspecto muy diferente al de la leche de vaca que se compra en el supermercado (homogeneizada). Esta leche de vaca es procesada para que tenga toda el mismo aspecto. Es normal que si dejas reposar la leche materna sin manipular, esta presente capas más o menos densas (normalmente la capa más densa, pero más pequeña es la de grasa, que se encuentra en la parte superior). Comparar las distintas capas de la leche pueden hacer que pienses que tu leche es muy liviana, pero tu leche es totalmente normal y de buena calidad para tu bebé.

Esto se trata de un mito, la ciencia ha demostrado que no hay leches de mejor calidad que otras. También se ha demostrado que la dieta de la madre tampoco es demasiado importante en cuanto a la composición de la leche. Las diferencias relacionadas con la alimentación de la madre son muy  pequeñas.

No obstante, es común, aún hoy, oír voces que aseguran que a partir del año (¡hay quien dice que antes!) la leche materna ya no alimenta. Bien, es cierto que alrededor de los 6 meses el bebé comienza a consumir otros alimentos y la leche deja de ser su único sustento, pero hasta el primer año esta aún tiene que ser su alimento principal y la comida sólida un complemento. Cumplido el primer año, la dieta del niño se irá ampliando progresivamente de manera que, a lo largo de esos meses, su menú se irá igualando al de los adultos.

No te puedes perder ...

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.

 

A partir de los 12 o 15 meses podrá tomar leche de vaca, aunque como aconseja la OMS, “hasta los 2 años o más, los niños deben seguir con la lactancia materna, complementada con otros alimentos nutritivos”. La leche materna le seguirá aportando al lactante muchos más beneficios que la de vaca.

 

Igualmente la Asociación Española de Pediatría dice al respecto:“Los niños que maman por encima del año siguen obteniendo una cantidad sustanciosa de calorías y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) de la leche que toman de sus madres (en ocasiones, por encima del 50% de las necesidades diarias). Después del primer año y por lo menos hasta el segundo, es recomendable que el niño realice al menos 4 tomas de pecho al día, antes o después de las comidas, por la noche, etc. En esta etapa muchos niños maman como postre, y cuando están enfermos, es lo único que comen”.

 

Si el niño de un año hace 4 o 5 tomas diarias de pecho no precisa de otra fuente de leche.

 

Recuerda que si aumenta de peso normalmente es que está bien alimentado. Las revisiones con el pediatra te mantendrán informada sobre su estado.
 

¿Qué puede afectar a la calidad de la leche?

A pesar de que está demostrado que la calidad de la leche siempre va a ser excelente (a no ser, por ejemplo, que estés tomando un medicamento incompatible con la lactancia), existen causas por las cuales la calidad de la leche materna se puede ver afectada.

En el caso de que no puedes dar el pecho tantas veces como te gustaría a tu bebé, debes extraértela con un sacaleches y conservarla para su posterior administración. Este es un proceso que se debe realizar con mucho cuidado ya que puede afectar a la calidad de la leche y convertir una buena leche en una leche de mala calidad (por contacto con microorganismos externos a la madre).

También se debe tener en cuenta que la leche que ha sido extraída sólo se debe consumir en las 24 horas siguientes si está a temperatura ambiente, un par de días si está refrigerada. Para saber si está en buen estado lo mejor es que la pruebes tú antes, si notas que sabe diferente o tiene un mal aspecto lo mejor es que no se la des. La leche en mal estado puede ser nociva para la salud del bebé.

Recuerda que si está separada en capas es totalmente normal, no debe ser un motivo por el que desecharla. Agítala con cuidado y sin gran fuerza para que vuelva a su aspecto de siempre.

¿Qué le puede pasar entonces a mi leche? Mi bebé no engorda

Así como se ha demostrada que la calidad de la leche siempre es óptima para el bebé, lo que puede pasar es que no produzcas leche suficiente. Esto puede deberse a que la cantidad de leche no es suficiente para el bebé. Puede deberse a lo que comentábamos anteriormente (mal agarre del bebé o mala técnica de lactancia de la madre) o porque el bebé tenga alguna dificultad de succión o que la madre no produzca leche suficiente.

Si crees que puedes tener algún problema con la lactancia consulta con un asesor, pero el problema no va a ser la calidad de tu leche, tienes la calidad necesaria para alimentar a tu bebé. Si se presentan dificultades en la lactancia, busca las causas y no creas el mito de que es culpa de tu leche.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fuentes:

Lactapp, https://blog.lactapp.es/leche-materna-de-mala-calidad/

Asociación Española de Pediatría, https://www.aeped.es/sites/default/files/4-leche_insuficiente.pdf

Fecha de actualización: 17-12-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>