×
  • Buscar
Publicidad

Alimentación del bebé de 7 meses

Alimentación del bebé de 7 meses

Desde los 6 meses de edad, comienza la introducción de los alimentos sólidos a los bebés (primero en purés, y más tarde cortados en trocitos). ¿Sabes qué alimentos le puedes dar con esta edad?

Publicidad

A los 6 meses los bebés abandonan la lactancia exclusiva, ya están preparados para comenzar a comer otro tipo de alimentos. Lo primero serán las frutas y las verduras, y gradualmente irán ampliando su dieta.

Con 7 meses puedes introducir las carnes. Primero las carnes blancas, como el pollo o el pavo, y más tarde las rojas (ternera, cerdo…). Esta carne se mezclará en los purés de verduras. Elige siempre trozos magros y tiernos, son piel ni cartílagos.

Nunca introduzcas en la misma semana varios alimentos diferentes, para poder comprobar si presenta alergia a alguno de ellos.

Además, en este mes puede comenzar con los cereales con gluten (trigo, maíz). Primero en papilla con la leche del desayuno o de la cena, y más tarde puedes empezar a ofrecerle un trocito de pan, una galleta…

La dieta ideal de un niño de 7 meses es:

- Desayuno: Lactancia materna (ya no es exclusiva, pero se puede continuar con ella todo el tiempo que se desee) o papilla de cereales con leche.

- Comida: Puré de verduras con carne.

No te puedes perder ...

¿Qué puede comer un bebé de 7 meses?

¿Qué puede comer un bebé de 7 meses?

Cuando pasan siete meses, el bebé puede combinar la leche materna con alimentos nuevos complementarios que sean semisólidos, como los purés y las papillas. Estas comidas deben incluir cereales, frutas, verdura y carne.

Y tambien:

- Merienda: Papillas de frutas.

- Cena: Leche con cereales o lactancia materna.

 

 


Fuente: Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 24-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.